domingo 26 de mayo de 2024
spot_img

YPF: Lo que nadie quiere ver

Umberto Eco sostenía que toda la información es libremente accesible; lo que cuenta es distinguir lo urgente de lo importante. Estas categorías toman especial valor en el ejercicio del poder, porque se puede fijar la agenda, pero muchas veces los temas se imponen más allá de las intenciones.
Una vez más el juicio por la estatización de YPF. Sólo que esta vuelta no se está haciendo la lectura correcta. La sentencia era ejecutable desde que la jueza Preska fijó el monto de la condena en 16 mil millones de dólares. El modo de impedirlo era requiriendo un “stay”, es decir que quede pendiente la ejecución hasta que confirme o no la cámara de apelaciones. La regla es exigir garantías al condenado, de las que suele exceptuarse a los Estados.
Argentina pidió el stay y la excepción. Argumentó su calidad de soberano; su solvencia, más allá de problemas de liquidez temporaria. Sumó que otros acreedores (como el FMI y titulares de bonos deuda pública) se verían afectados en sus derechos si se otorgara una garantía. Que podrían ocurrir violaciones a leyes internas, como la de administración financiera y la de presupuesto; y que si la Cámara revirtiera el fallo, no podría recuperar nada de múltiples accionistas de un fondo buitre.
Los demandantes contestaron con nuestra historia. Triste, que se remonta a 2001 y todos los sucesivos incumplimientos. Recordaron las bravuconadas ministeriales, asumiendo un rol de paria internacional en los mercados, al punto que nos embargaron la Fragata Libertad. Agregaron una picardía letal: identificaron los bienes que podían ser dados en garantía por el país; acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, acciones de YPF y créditos contra Paraguay por la construcción de Yacyretá.
La jueza nos dio la razón sin dárnosla: concedió el stay pero exigió que las garantías sean las acciones que el Estado ostenta en YPF y los créditos de Yacyreta. Aquí el truco de la magistrada, metiendo a YPF por la ventana (había quedado fuera de la condena). Asumiendo una sentencia confirmatoria adversa, habrían sido dos los caminos posibles. Uno no cumplir; quedó clausurado, por la sencilla razón de que perderíamos YPF de hacerlo, tras una simple ejecución de la garantía. El otro cumplir, para lo que generalmente se recurre a bonos que postergan el pago con una tasa de interés razonable; también cerrado: ¿por qué aceptarían algo así los demandantes si tienen las acciones de YPF al alcance de la mano?
Lo que parece un mero paso procesal significa consecuencias gravísimas para el fisco, la política internacional del gobierno entrante, YPF y el bolsillo de los argentinos. Estamos ante una posible privatización de facto, sin que entre un peso al Estado que aún así seguiría debiendo. Las mismas acciones por las que pagamos 11 mil millones de dólares a Repsol, servirían para pagar a los que no fueron expropiados para cumplir la condena. Menudo dilema, por lo demás, para el nuevo gobierno: el nuevo encuadre internacional podría empezar con la espada de Damocles de pagar o no 16 mil millones de dólares, en un país que tiene vencimientos de deuda externa hasta Abril por 10 mil millones, y una deuda comercial impaga (lo que nos costó la campaña presidencial oficialista) por 43 mil millones.
Tal vez es tiempo de cortar con tanta dulzura y empezar a pensar en serio el escenario dramático que enfrentamos. Pero sobre todo aprender que se puede hacer cualquier cosa, sea de derecha o izquierda, estatista o liberal; lo que no se puede es evitar pagar las consecuencias.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Agustín Campero

Así como está, la “Ley Bases” es inconveniente para la ciencia y el desarrollo tecnológico

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal