menu
Al toque 02 06 2020

Diego Martínez: Villa Azul, ¿una política adecuada para el contexto de pandemia?


Autor: Diego Martínez










El aislamiento en Villa Azul.

Hoy vamos a hablar de lo que sucede en Villa Azul, un humilde barrio ubicado entre los límites de los municipios de Avellaneda y Quilmes. Allí hay 196 casos confirmados de Covid-19. El gobernador Axel Kiciloff decidió aislar el barrio, de alguna manera sitiarlo, impedir a las familias todo tipo de movimientos colocando a las fuerzas de seguridad de su entorno y garantizándoles por los próximos 15 días provisiones sanitarias y alimentarias. Una medida muy compleja, que merece ser analizada en dos dimensiones.

La primera de ellas, es si esto es escalable, porque el gobernador ha dicho que está dispuesto a tomar medidas parecidas o similares en otros barrios vulnerables, pero también para barrios de niveles socioeconómicos más altos en edificios urbanos de Gran Buenos Aires o en barrios cerrados. Esta decisión, sólo pensándola en términos de los barrios vulnerables, es imposible de implementar, básicamente porque en la provincia, según cifras oficiales, hay 1.585 barrios de lo que se denominan villas miserias o asentamientos. Los cuales según un informe de la Universidad Nacional de General Sarmiento, hay en el entorno del AMBA viviendo en esa condición 400.000 familias en unas 13.000 hectáreas. Sin ningún lugar a dudas, pensar una política pública de estas características es muy difícil y no resulta una medida muy eficiente para la capacidad operativa del estado.

En segundo lugar, en general, los organismos internacionales recomiendan que para la implementación de políticas sociales sanitarias, la regla básica es la construcción de confianza con la comunidad. La decisión tomada en Villa Azul, genera todo lo contrario, una enorme incertidumbre, una enorme preocupación para las familias, que ven que la presencia del Estado en los próximos días no va a ser para atenderlos, sino probablemente, para impedirles todo tipo de movimiento. En definitiva, lo que se está discutiendo acá, es si la presencia espasmódica que el Estado tiene en estos barrios, puede transformarse en los próximos días en una presencia seria, organizada, eficiente, a escala y que dé respuestas a una situación de crisis tan compleja. Estaremos atentos a lo que sucede en los próximos días.