lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Una política exterior nacionalista hindú

Bajo Modi, la India se está volviendo más firme.

Traducción Alejandro Garvie

El 15 de marzo, el ministro del Interior indio, Amit Shah, viajó al estado de Gujarat para lanzar su campaña de reelección. Hablando ante una multitud de trabajadores del Partido Bharatiya Janata, Shah, estrecho colaborador del primer ministro indio Narendra Modi, argumentó que el BJP estaba haciendo avanzar las fortunas de los indios comunes y corrientes y elevando la reputación de la India en todo el mundo. Sólo el BJP, dijo, podría permitir que “un trabajador de poca monta del partido” como él y “un vendedor de té de una familia pobre” como Modi se convirtieran en los hombres más poderosos del país. Sólo Modi, continuó, podría haber hecho que la India fuera segura y próspera, haber enfrentado a China y haberle dado a su país reconocimiento internacional. Modi “ha sido la persona más popular no sólo en la India sino a nivel mundial”, declaró Shah.

Hay una razón por la cual Shah insistió en mezclar las relaciones exteriores y la política interna en su discurso. A diferencia de campañas pasadas, el papel global de la India es ahora un tema central en la política. Hoy en día, más indios se preocupan por el lugar de su país en el mundo que hace una década, y las aspiraciones de los ciudadanos promedio se reflejan en la suerte de su nación como nunca antes. El BJP ha utilizado esta nueva atención para elaborar un mensaje que se refuerza a sí mismo: si el partido puede catapultar a un “ciudadano común” como Modi a la prominencia mundial, puede hacer lo mismo con un país que ha languidecido en la pobreza y la debilidad. De manera similar, si Modi puede hacer que la India sea segura, próspera y ampliamente respetada, puede hacer lo mismo por el votante indio.

Los observadores han atribuido la popularización masiva de la política exterior al carisma de Modi y a la estrategia política del BJP. Sin duda, Modi ha aportado nueva publicidad a los temas internacionales. Salvo momentos excepcionales, como cuando India y Estados Unidos firmaron un acuerdo nuclear en 2008, los gobiernos anteriores trataron la diplomacia como un ámbito aburrido y especializado, en gran medida aislado de las preocupaciones sociales. Por el contrario, el gobierno del BJP ha infundido a la diplomacia un sentido de propósito nacional y la ha transformado en una de las dimensiones clave sobre la cual los ciudadanos evalúan su gobierno.

Pero la expansión del compromiso de las elites con las masas en las relaciones internacionales tiene causas más profundas y predecibles. A medida que la India ascendió al poder, su población estaba obligada a expresar un mayor interés en los asuntos internacionales y un mayor deseo de respeto y reconocimiento global. El hecho de que Modi pudiera captar fundamentalmente las crecientes ambiciones de los indios y canalizarlas habla de su astucia como político.

Sin embargo, una política exterior nacionalista no siempre sirve al interés nacional. Cuando los Estados en ascenso buscan reconocimiento global, a menudo recurren a una diplomacia asertiva y a una conducta internacional que provoca reacciones negativas y descarrila su ascenso. Y a medida que Nueva Delhi gane influencia, sus intereses empezarán a entrar en conflicto grave con los de gobiernos más poderosos, incluido el de Washington. Un público demasiado confiado podría entonces convertirse en un lastre para el liderazgo político de la India, obligándolo a magnificar disputas menores con otras sociedades y empujándolo hacia estrategias más arriesgadas y posturas más intransigentes.

CON TODO RESPETO

Los indios, especialmente los jóvenes y los urbanos, se están interesando activamente por el lugar que ocupa su país en el mundo. En una encuesta realizada el año pasado a 5.000 encuestados de entre 18 y 35 años en 19 ciudades, el 88 por ciento estuvo de acuerdo en que era importante para la India asegurarse un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, y el 83 por ciento pensó de manera similar que la India debería convertirse en una parte permanente del Consejo. G-7. Las encuestas también muestran que los indios apoyan el manejo de la política exterior por parte del gobierno. En una encuesta de Pew, de 2022, el 68 por ciento de los encuestados indios pensaban que la influencia global de su país se estaba fortaleciendo. Aunque es difícil medir si la aprobación se traducirá en votos, los políticos se están comportando como si fuera posible. Los partidos indios ahora incorporan rutinariamente la política exterior y el orgullo nacionalista relacionado con ella en sus estrategias electorales nacionales y locales.

A los analistas no debería sorprenderles que los indios estén prestando más atención a la política global. La liberalización económica de la India ha hecho que los ciudadanos sean más ricos, y las personas más ricas tienden a interesarse más en los asuntos internacionales. Una encuesta sobre las actitudes en política exterior de más de 200.000 hogares indios en 2005 y 2006, por ejemplo, encontró que el 82 por ciento de los miembros del grupo socioeconómico más bajo de la India no sabían lo que pensaban o no podían responder preguntas sobre política exterior, en comparación con el 29 por ciento, entre el grupo socioeconómico más alto. En ese momento, los miembros de la primera clase constituían el 30 por ciento de la población del país, mientras que los segundos constituían sólo el uno por ciento. Aunque las categorías oficiales utilizadas para clasificar los grupos socioeconómicos han cambiado desde entonces, el ingreso per cápita de la India se ha más que duplicado desde 2005, lo que sugiere que los indios se están volviendo más ricos en promedio.

Las poblaciones más ricas están más interesadas en los asuntos globales, en parte porque es más probable que hayan viajado al extranjero, y los indios no son una excepción. A medida que el país ha ido prosperando, sus ciudadanos han visitado otros países en cantidades récord. En la década anterior a que Modi se convirtiera en primer ministro en 2014, el número anual de turistas indios salientes aumentó casi un 300 por ciento, a 18 millones. Durante el mismo período, el número de personas nacidas en India que viven en Estados Unidos aumentó en un 55 por ciento, a 2,2 millones. Estas tendencias han continuado: casi 27 millones de turistas indios viajaron al extranjero en 2019, justo antes de la pandemia de COVID-19, y el número de personas nacidas en India en Estados Unidos aumentó a casi 2,7 millones. India ahora también está más conectada con el mundo de otras maneras. En 2018, el 20 por ciento de la población utilizaba Internet. En 2021, esa cifra fue del 46 por ciento. India es una nación en línea y en movimiento, lo que resulta en una creciente conciencia y proliferación de vínculos con otros países.

Pero la globalización no ha hecho a la India menos nacionalista. En una encuesta de 2019-2020, el 72 por ciento de los indios estuvo completamente de acuerdo en que “la cultura india es superior a las demás”, casi idéntico al número que respondió de manera similar en 2002: 74 por ciento. Por lo tanto, no sorprende que el BJP, un partido nacionalista, se haya beneficiado del creciente interés de los indios en las relaciones internacionales, o que el BJP haya canalizado las actitudes del país hacia una política exterior más firme. Esto es más evidente en la contundente respuesta del gobierno a posibles amenazas y provocaciones de sus rivales tradicionales, China y Pakistán. Mientras que los gobiernos anteriores prefirieron actuar entre bastidores, la India bajo Modi cruzó unilateralmente la frontera internacional con Bután para disuadir a China de la construcción de carreteras en territorio en disputa en 2017, y llevó a cabo públicamente ataques aéreos en suelo paquistaní en 2019.

El giro nacionalista de la India puede resultar discordante para los gobiernos extranjeros. Pero no es un hecho sorprendente. La creciente confianza en sí mismos de los diplomáticos indios, la mayor sensibilidad de los ciudadanos indios a los desaires percibidos contra su país y la sensación general entre el público indio de que el país ha “llegado” al escenario global recuerdan de hecho a otro ascenso caótico de la democracia: los Estados Unidos del siglo XIX. En un escrito con cierta exasperación en la década de 1850, el embajador británico en Washington observó cómo los estadounidenses confiaban en “el poder de la arrogancia” y mantenían un “tono amenazador para todo el mundo” a pesar de que no tenían las capacidades militares para igualar su retórica. Sostuvo que la democracia estadounidense se había vuelto “morbosamente sensible a cualquier ataque o indignidad imaginable contra sí misma” y al mismo tiempo era insensible a cualquier soplo de justicia o juego limpio en sus tratos con los demás. Una queja de este tipo bien podría escucharse hoy por parte de muchos diplomáticos occidentales que tratan con la India.

Otras potencias en ascenso con sistemas políticos muy diferentes se han comportado de manera similar. El Japón de principios del siglo XX, recién salido de los éxitos económicos y militares de la era Meiji, estaba consumido por el fervor nacionalista y el sentimiento público de tener el mismo rango que las grandes potencias de la época. Y China, desde el comienzo de su rápido ascenso en la década de 1970, también se ha vuelto más nacionalista, y su giro hacia la diplomacia beligerante del “guerrero lobo” surgió de un deseo similar de respeto internacional. A medida que su poder crece, los estados esperan que los países que se encuentran por debajo de ellos cederán ante ellos y que los países por encima de ellos dejarán espacio para su continuo ascenso.

NACIONALISMO VS. INTERNACIONALISMO

Modi no es el primer líder indio con ambiciones globales. El primer primer ministro del país, Jawaharlal Nehru, también buscó un papel de liderazgo para la India y trabajó enérgicamente desde los años 1940 hasta los años 1960 para promover un tipo distinto de política exterior (no alineación tanto con la Unión Soviética como con los Estados Unidos) a través de instituciones internacionales. Pero los esfuerzos de Nehru resonaron sólo en una estrecha elite interna; la población en general estaba demasiado acosada por la pobreza como para preocuparse por cosas intangibles como el reconocimiento internacional. India, por el contrario, hoy es una potencia en ascenso cuya población está preparada para que los líderes manipulen las aspiraciones nacionales para obtener ganancias nacionales e internacionales. Modi también ha utilizado con éxito una sociedad y una diáspora más seguras y asertivas para impulsar la suerte política de su partido y mejorar la posición global de la India.

En algunos aspectos resulta sorprendente que Modi pudiera capitalizar con tanta eficacia las cuestiones exteriores. El primer ministro tenía una experiencia diplomática mínima cuando asumió el cargo, en 2014. Sin embargo, esta falta de familiaridad le permitió idear una nueva forma de interactuar con el mundo, una que convirtió la diplomacia en un arte escénico para las masas. Como líder populista acostumbrado a eludir las instituciones tradicionales, apelar directamente a sus partidarios y controlar estrictamente la información, Modi (y su gobierno) utilizaron los medios de comunicación y las grandes manifestaciones con gran efecto. Por ejemplo, han celebrado megaeventos para la diáspora india en el estadio de Wembley en Londres y el Madison Square Garden en la ciudad de Nueva York, han lanzado una incesante campaña publicitaria para promover reuniones diplomáticas y han llevado a cabo metódicas campañas en las redes sociales en todo el mundo. El partido se acerca constantemente a la gente de todas partes, tratando de ganar seguidores. Incluso con la interrupción de la pandemia de COVID-19, Modi ha realizado más visitas internacionales en sus dos mandatos como primer ministro que su predecesor, Manmohan Singh, en sus dos mandatos.

Los mensajes de política exterior del gobierno de Modi han sido consistentes. Está creando un nuevo paradigma político basado en valores de civilización hindú autodefinidos, un enfoque transaccional de la política de poder, la voluntad de usar o amenazar con usar la fuerza militar y el deseo de asumir responsabilidades globales trabajando con otros países. Estas políticas surgen del objetivo declarado de la India de convertirse en una potencia mundial líder y son visibles en una variedad de iniciativas: por ejemplo, en la promoción por parte de Nueva Delhi del Día Internacional del Yoga, su negativa a tomar partido en la guerra en Ucrania, su diplomacia coercitiva contra Pakistán y su multilateralismo climático proactivo. En cierto modo, estas iniciativas no son nuevas: los gobiernos indios siempre han buscado promover la cultura india, resistir la dominación occidental, coaccionar a Pakistán y resolver problemas transnacionales colectivamente. Pero el BJP de Modi destaca por su singular interpretación de la cultura india y su voluntad de asumir mayores riesgos diplomáticos, como los ataques de 2019 en Pakistán.

Por supuesto, la creciente importancia de la India no puede atribuirse exclusivamente a Modi o a las iniciativas de su gobierno (o a las de primeros ministros anteriores). El país ha recibido ayuda, aunque indirectamente, de China. A medida que Beijing se ha convertido en una amenaza persistente para sus vecinos de Asia y Occidente, las acciones de la India han aumentado. Estados Unidos, en particular, está cortejando a India en un esfuerzo por limitar las ambiciones de China. Mientras Nueva Delhi pueda ayudar a los países a competir con Beijing, la India tendrá muchos socios internacionales, lo que le dará un considerable margen de maniobra en sus relaciones exteriores.

Pero la historia de China es también una advertencia. Cuando Beijing llegó a ser un actor mundial, abandonó su estrategia de construir vínculos amistosos con otros países basados ​​en el beneficio económico mutuo. En lugar de ello, impulsado por el nacionalismo popular y de élite, comenzó a hacer valer con fuerza sus reclamos sobre territorios en disputa, actuando imprudentemente en su propia región y exigiendo deferencia de los demás, alienando a sus vecinos y prácticamente a todas las potencias importantes, excepto Rusia. Este camino es particularmente complicado porque el creciente nacionalismo exacerba los conflictos de intereses rutinarios. Una sociedad y un sistema de gobierno que se ofenden incluso por desaires menores pronto encontrarán el rechazo de otros estados, lo que a su vez intensificará las ansiedades internas y los sentimientos de orgullo herido, lo que conducirá a un círculo vicioso de provocación. La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán en 2022 es un ejemplo de ello. Beijing calificó la visita de provocación y advirtió a Estados Unidos que no “juegue con fuego”. Pelosi, imperturbable, fue de todos modos. Luego, China comenzó a realizar ejercicios militares alrededor de Taiwán, aumentando aún más los riesgos en el estrecho. Irónicamente, cuando todo se calmó, los nacionalistas chinos acusaron a su gobierno de lanzar amenazas vacías y de no hacer lo suficiente para enfrentarse a Estados Unidos.

India aún se encuentra en las primeras etapas de su trayectoria como potencia en ascenso. Pero hay indicios de que podría caer en una trampa similar. Según funcionarios de inteligencia estadounidenses, Nueva Delhi asesinó a un ciudadano canadiense sikh, oficialmente designado terrorista por el gobierno indio, en suelo canadiense en 2023. Ottawa condenó el ataque y exigió una explicación a Nueva Delhi. En lugar de buscar una manera de desactivar esta crisis, se indignó con Canadá por albergar a separatistas sikh y se comprometió a proteger la seguridad de la India (al mismo tiempo que negó las acusaciones). Nueva Delhi también tomó medidas para expulsar a los diplomáticos canadienses y suspender nuevas visas para los canadienses que deseen visitar la India. Más tarde ese mismo año, funcionarios estadounidenses acusaron a Nueva Delhi de conspirar para asesinar a un estadounidense sikh, lo que desató otra disputa.

Estos episodios atraen la atención mundial. Pero marcan la continuación de un viaje que la India ha emprendido desde hace algún tiempo. El arresto en 2013 del diplomático indio Devyani Khobragade en Nueva York, acusado de fraude de visas, provocó una protesta pública en la India. El gobierno indio incluso revocó las protecciones de seguridad para la embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi. Desde entonces, India y Estados Unidos han desarrollado medios confiables para manejar tales controversias. Pero ambos pueden esperar más desafíos (y más tenaces) a medida que el orden internacional se vuelve cuestionado y la política exterior de la India está cada vez más envuelta en una política interna nacionalista. “Una perspectiva nacionalista producirá naturalmente una diplomacia nacionalista, y es algo a lo que el mundo tendrá que acostumbrarse”, argumentó el Ministro de Relaciones Exteriores de la India, Subramanyam Jaishankar, en su libro de 2024 sobre su país.

La mayoría de las sociedades modernas, por supuesto, son nacionalistas hasta cierto punto. Pero cuando la política exterior se vuelve nacionalista, surgen riesgos contraproducentes. Hoy, la India está envuelta en controversias sobre asesinatos extraterritoriales. Mañana, su gobierno podría verse envuelto en controversias sobre el cuestionamiento externo de las credenciales democráticas de la India, el trato a los indios en el extranjero o la creciente cercanía de China a los vecinos más pequeños de la India. Podría, por ejemplo, interferir en la política interna de otros países para socavar a los críticos extranjeros. Podría intimidar económicamente a los países más pequeños que no se alineen. Las grandes potencias, incluido Estados Unidos, recurren habitualmente a este tipo de tácticas. Pero también están bien posicionados para gestionar las consecuencias. Como potencia en ascenso, India todavía está lejos de ese nivel de peso e influencia global.

Una diplomacia nacionalista respaldada por un público cada vez más confiado y firme también hará que estas cuestiones sean difíciles de resolver al limitar el margen de compromiso. Los votantes, por ejemplo, pueden volverse contra un gobierno que, tras haber fijado altas expectativas, no logra proteger versiones expansivas de los intereses y el honor del país. Puede que el orgullo nacional no tenga límites, pero la política exterior debe operar en un entorno muy restringido. Por lo tanto, los dirigentes políticos de la India tendrán que trabajar cuidadosamente para garantizar que su diplomacia nacionalista no socave los objetivos nacionales. Al mismo tiempo, los amigos y socios de la India tendrán que adaptarse a su comportamiento asertivo, en parte, haciendo espacio para que el país ascienda en el orden internacional.

Link https://www.foreignaffairs.com/india/hindu-nationalist-foreign-policy

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo