jueves 30 de mayo de 2024
spot_img

Un plan para que América vuelva al trabajo

Algunos expertos dicen que se puede hacer en semanas, no en meses, y que la economía y la salud pública están en juego.

(Traducción: Alejandro Garvie)

Estos son días que ponen a prueba a cada líder, local, estatal y nacional. Se les pide a cada uno que tome grandes decisiones de vida o muerte, mientras conducen a través de la niebla, con información imperfecta, mientras todos gritan desde el asiento trasero. Mi corazón está con todos ellos. Sé que tienen buenas intenciones. Pero a medida que muchos de nuestros negocios cierran y millones comienzan a ser despedidos, algunos expertos comienzan a preguntar: “¡Esperen un minuto! ¿Qué demonios nos estamos haciendo? ¿A nuestra economía? ¿A nuestra próxima generación? ¿Es esta cura, incluso por un corto tiempo, peor que la enfermedad?

Comparto estas preguntas. Nuestros líderes no vuelan completamente ciegos: están trabajando por consejo de epidemiólogos serios y expertos en salud pública. Sin embargo, aún debemos tener cuidado con el “pensamiento grupal”, que es una reacción natural pero peligrosa al responder a una crisis nacional y mundial. Estamos tomando decisiones que afectan a todo el país y a toda nuestra economía; por lo tanto, pequeños errores en la navegación podrían tener enormes consecuencias.

Por supuesto, debido a que este virus está afectando potencialmente a tantos estadounidenses a la vez, necesitamos proporcionar más camas de hospital, equipo de tratamiento para aquellos que lo necesiten y equipo de protección como máscaras N95 para los médicos y enfermeras que atienden a pacientes infectados con virus. ¡Eso es urgente! Y tenemos que rectificar de inmediato la falla colosal para suministrar pruebas rápidas y generalizadas. ¡Eso es urgente!

Pero también debemos preguntarnos, con la misma urgencia, si podemos minimizar quirúrgicamente la amenaza de este virus para las personas más vulnerables mientras maximizamos las posibilidades de que la mayor cantidad posible de estadounidenses puedan volver a trabajar de manera segura lo antes posible. Un experto con el que hablé cree que eso podría suceder en unas pocas semanas, si nos detenemos un momento y pensamos de nuevo sobre el desafío del coronavirus.

De hecho, se está gestando una reacción reflexiva a la estrategia en la que entrado a tropezones el país. Y tropezar es lo que sucede inevitablemente cuando tienes un presidente que pasa de tratar el coronavirus como un engaño a una guerra en el espacio. Muchos expertos en salud quieren encontrar un mejor equilibrio entre los problemas médicos, económicos y morales que ahora nos desafían a la vez.

El Dr. John PA Ioannidis, epidemiólogo y codirector del Centro de Innovación de Meta-Investigación de Stanford, señaló en un ensayo del 17 de marzo en statnews.com, que todavía no tenemos una comprensión firme de la tasa de mortalidad por coronavirus en toda la población.  Sin embargo, una mirada a algunas de las mejores pruebas disponibles en la actualidad indica que puede ser del 1 por ciento e incluso podría ser inferior.

“Si esa es la verdadera tasa”, escribió Ioannidis, “cerrar el mundo con consecuencias sociales y financieras potencialmente tremendas puede ser totalmente irracional”. Es como un elefante atacado por un gato doméstico. Frustrado e intentando evitar al gato, el elefante salta accidentalmente de un acantilado y muere”.

El Dr. Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, compartió conmigo algunas ideas que estaba formulando en un ensayo: “La respuesta de la sociedad a Covid-19, como cerrar negocios y cerrar comunidades, puede ser necesario para frenar la propagación en la comunidad, pero podría dañar la salud de otras maneras, costando vidas. Imagine a un paciente con dolor en el pecho o un derrame cerebral en desarrollo, donde la velocidad es esencial para salvar vidas, dudando en llamar al 911 por miedo a contraer el coronavirus. O un paciente con cáncer que tiene que retrasar la quimioterapia porque el centro está cerrado. O un paciente con enfisema avanzado que muere por falta de una instalación con un ventilador”.

E imagine el estrés y la enfermedad mental que vendrá, ya ha venido, de nuestro cierre de nuestra economía, provocando despidos masivos.

“El ingreso es uno de los predictores más fuertes de los resultados de salud y de cuánto tiempo vivimos”, dijo Woolf. “Los salarios perdidos y los despidos laborales están dejando a muchos trabajadores sin seguro médico y obligando a muchas familias a renunciar a la atención médica y los medicamentos para pagar los alimentos, la vivienda y otras necesidades básicas. Las personas de color y los pobres, que han sufrido durante generaciones con tasas de mortalidad más altas, serán las más afectadas y probablemente las menos ayudadas. Los trabajadores de bajos ingresos que logran ahorrar el dinero para comprar alimentos y llegar a la tienda pueden encontrar estantes vacíos, abandonados por los compradores en pánico con los recursos para el acaparamiento”.

¿Hay otra manera?

Una de las mejores ideas que he encontrado fue la ofrecida por el Dr. David L. Katz, el director fundador del Centro de Investigación de Prevención Yale-Griffin financiado por los CDC de la Universidad de Yale y un experto en salud pública y medicina preventiva.

Katz escribió un artículo de opinión en The Times, el viernes, que me llamó la atención. Argumentó que tenemos tres objetivos en este momento: salvar tantas vidas como podamos, asegurarnos de que nuestro sistema médico no se vea abrumado, pero también asegurarse de que en el proceso de lograr los dos primeros objetivos no destruyamos nuestra economía y como resultado de eso, incluso, más vidas.

Argumentó que, por todas estas razones, debemos pasar de la estrategia de “interdicción horizontal” que estamos desplegando ahora, restringir el movimiento y el comercio de toda la población, sin tener en cuenta los riesgos variables de infección grave, a una intervención más “quirúrgica” o estrategia de “interdicción vertical”.

Un enfoque vertical quirúrgico se centraría en proteger y apartar a aquellos de nosotros que tienen más probabilidades de morir o sufrir daños a largo plazo por la exposición a la infección por coronavirus, es decir, los ancianos, las personas con enfermedades crónicas y los inmunológicamente comprometidos, mientras que básicamente se trata resto de la sociedad de la forma en que siempre nos hemos enfrentado a amenazas familiares como la gripe. Eso significa que les diríamos que sean respetuosos con los demás al toser o estornudar, que se laven las manos regularmente y si se sienten enfermos quedarse en casa y superarlo, o que busquen atención médica si no se están recuperando como se esperaba.

Porque, al igual que con la gripe, la gran mayoría lo superará en días, un pequeño número requerirá hospitalización y un porcentaje muy pequeño de los más vulnerables morirá, trágicamente. (Dicho sea de paso, el coronavirus es más peligroso que la gripe típica con la que estamos familiarizados). Como argumentó Katz, los gobernadores y alcaldes, al elegir el enfoque horizontal de enviar básicamente a todos a casa por un período no especificado, podrían haber aumentado los peligros de infección para los más vulnerables.

“Mientras despedimos a los trabajadores, y las universidades cierran sus dormitorios y envían a todos sus estudiantes a casa”, señaló Katz, “los jóvenes de estado infeccioso indeterminado están siendo enviados a sus hogares para reunirse con sus familias en todo el país”. Y debido a que carecemos de pruebas generalizadas, pueden estar portando el virus y transmitiéndolo a sus padres de 50 y unos abuelos de 70 u 80”.

“Bien”, dije, llamando a Katz por teléfono a su casa en Connecticut después de leer su artículo, “pero estamos donde estamos ahora. La mayoría de los estados y ciudades se han comprometido básicamente a algún período de distanciamiento social horizontal y refugio en el lugar. Entonces, ¿podemos hacer limonada con este limón y no destruir nuestra economía? ”

No veo por qué no, respondió. “Ahora que hemos cerrado casi todo, todavía tenemos la opción de pasar a un enfoque más específico. Incluso podríamos aprovechar el esfuerzo actual en la interdicción horizontal, a nivel de toda la población para nuestra ventaja a medida que pasamos a la interdicción vertical basada en el riesgo”.

¿Cómo? “Use una estrategia de aislamiento de dos semanas”, respondió Katz. Dígales a todos que básicamente se queden en casa por dos semanas, en lugar de indefinidamente. (Esto incluye a todos los estudiantes universitarios imprudentes que abarrotan las playas de Florida). Si está infectado con el coronavirus, generalmente se presentará dentro de un período de incubación de dos semanas.

“Aquellos que tienen infección sintomática deben autoaislarse, con o sin pruebas, que es exactamente lo que hacemos con la gripe”, dijo Katz. “Aquellos que no lo hagan, si se encuentran en la población de bajo riesgo, deberían poder regresar al trabajo o la escuela, después del final de las dos semanas”.

Efectivamente, ‘reiniciaríamos’ nuestra sociedad en dos o quizás más semanas a partir de ahora. “El efecto rejuvenecedor sobre los espíritus, y la economía, de saber dónde hay luz al final de este túnel sería difícil de exagerar. El riesgo no será cero, pero el riesgo de algún mal resultado para cualquiera de nosotros en un día determinado nunca es cero ”.

Mientras tanto, debemos hacer todo lo posible para evitar cualquier contacto con posibles portadores de ancianos, personas con enfermedades crónicas y personas inmunológicamente comprometidas para quienes el coronavirus es más peligroso. Y “potencialmente podríamos establecer subgrupos de profesionales de la salud, que resulten negativos para el coronavirus, para atender preferentemente a aquellos con mayor riesgo”, agregó Katz.

De esta manera, dijo Katz, “los más vulnerables están cuidadosamente protegidos hasta que la infección haya seguido su curso por el resto de nosotros, y la pequeña fracción de aquellos de bajo riesgo que desarrollamos una infección grave, sin embargo, reciben atención médica experta de un sistema no abrumado. … No contamos con un diferencial cero después de las dos semanas; no podemos lograr un diferencial cero bajo ningún escenario. Contamos con la minimización de los casos graves al proteger a los más vulnerables de la propagación, ya sea por aquellos con o sin síntomas”.

Es por eso que también deberíamos usar este período de transición de dos semanas (o más, si eso es lo que deciden los CDC) para establecer a través del análisis de datos los mejores criterios posibles para diferenciar a los especialmente vulnerables de todos los demás. Por ejemplo, algunas personas más jóvenes han sido muuertas por el coronavirus. Necesitamos entender mejor por qué. Katz dice que hay algunas investigaciones que sugieren que muchos de ellos también tenían otras afecciones médicas primarias crónicas graves, pero esto necesita más datos y análisis. Quién está exactamente en alto riesgo debe basarse en los datos más recientes y ser actualizado de manera rutinaria por las autoridades de salud pública relevantes.

Es por eso que es tan importante presionar al gobierno federal para que amplíe las pruebas de la manera más amplia y rápida posible.

Katz ha creado una plantilla aproximada para la estrategia de más de dos semanas de apartamiento de los más vulnerables y cómo pensar sobre la estratificación del riesgo de coronavirus y las diferentes respuestas en su sitio web.

El enfoque de Katz es sobrio y esperanzador. Básicamente está argumentando que en esta etapa no hay forma de evitar el hecho de que muchos, muchos estadounidenses van a contraer el coronavirus o ya lo tienen.

“Perdimos la oportunidad de contener a toda la población”, dijo, “así que ahora necesitamos ser oportunistas estratégicos: dejar que aquellos que inevitablemente contraerán el virus y que tengan una alta probabilidad de recuperarse sin incidentes, lo obtengan y superarlo y volver al trabajo y la relativa normalidad. Y, mientras tanto, proteja a los más vulnerables”.

Durante este tiempo, nos gustaría establecer sistemas móviles de prueba y verificación de temperatura, como lo han hecho China y Corea, para identificar a aquellos que pueden no cumplir con este enfoque de aislamiento de 14 días, o por cualquier otro motivo, permanecer o infectarse. También queremos confirmar cuidadosamente que, una vez que se recupere de Covid-19, es inmune a contraerlo o propagarlo nuevamente por un período de tiempo. La mayoría de los expertos creen que eso es cierto, dijo Katz, pero ha habido algunos informes de reinfección, y el asunto no está resuelto.

“Confirmar que las personas están completamente recuperadas, verdaderamente inmunes y no capaces de transmitir es un elemento crucial para proteger a nuestros seres queridos más vulnerables a las infecciones graves”, dijo Katz.

Una vez que las tasas de transmisión se han reducido a casi cero, y se ha establecido la inmunidad del rebaño, concluyó Katz, podemos pensar en dar el “ok” a los más vulnerables. Esto podría llevar meses. Pero el plan de Katz ofrece a la mayoría de la población la posibilidad de normalidad en un número relativamente pequeño de semanas, en lugar de un número indefinido de meses.

Y todo el tiempo, por supuesto, debe haber un trabajo rápido en tratamientos efectivos y vacunas. Estos deben implementarse, globalmente, tan pronto como sea razonable.

No soy un experto médico. Solo soy un reportero, que teme por sus propios seres queridos, por sus vecinos y por las personas de todo el mundo tanto como cualquiera. Comparto estas ideas no porque sepa que son la cura mágica o porque he pensado en todas las variables. Los comparto porque estoy seguro de que necesitamos ampliar el debate, estoy seguro de que necesitamos menos mentalidad de rebaño y más inmunidad de rebaño, a medida que aceptamos nuestra elección infernal:

O bien, dejamos que muchos de nosotros recibamos el coronavirus, nos recuperemos y volvamos al trabajo, mientras hacemos todo lo posible para proteger a los más vulnerables a ser asesinados por él. O, cerramos durante meses para tratar de salvar a todos en todo el mundo de este virus, sin importar su perfil de riesgo, y matar a muchas personas por otros medios, matar nuestra economía y quizás matar nuestro futuro.

Publicado en The New York Times el 22 de marzo de 2020.

Link https://www.nytimes.com/2020/03/22/opinion/coronavirus-economy.html?smtyp=cur&smid=tw-nytopinion

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Sobre la falta de gas: no fue frío, fue impericia

Jesús Rodríguez

Una necesidad imperiosa: la sólida infraestructura institucional

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal