domingo 26 de mayo de 2024
spot_img

Un petrolero preside la COP28 ¿Qué puede salir mal?

 

En Dubai, Emiratos Árabes Unidos, se está desarrollando la cumbre climática COP28 presidida por el Sultan Al-Jaber, director ejecutivo de Abu Dhabi National Oil Company (ADNOC), la petrolera estatal de ese país. La disminución global del uso de combustibles fósiles es el tema central.

El representante climático de Estados Unidos, John Kerry tuvo que hacer contorsiones dialécticas para explicar las declaraciones de Al-Jaber quien dijo que “no existe ninguna ciencia, ni ningún escenario, que diga que la eliminación progresiva de los combustibles fósiles es lo que va a permitir alcanzar el aumento tope de 1,5 acordado en la conferencia de París”, puesto que hay otros factores, tales como las emisiones de metano producidas por las vacas. Estas declaraciones fueron vertidas durante la mesa redonda She Changes Climate, celebrada el 21 de noviembre pasado y fueron difundidas recién este domingo en un reportaje publicado por el diario británico The Guardian.

“Mire, él tiene que decidir cómo quiere expresarlo, pero la conclusión es que esta COP debe comprometerse a eliminar gradualmente todos los combustibles fósiles”, declaró Kerry a la prensa de su país. Y ensayó: “Lo que creo que estaba diciendo, y tal vez salió mal, no lo sé; es que la ciencia no dicta la metodología que hay que utilizar”. “Hay que elegir entre muchas formas diferentes de hacerlo. Tal vez suceda mediante la captura de carbono, tal vez no”, en referencia a la tecnología que eliminaría las emisiones antes de que entren a la atmósfera. Para los ambientalistas, esa tecnología de captura es cara, no está probada a gran escala y es utilizada, a su juicio, como un argumento por las mismas petroleras para evitar la reducción del uso de combustibles fósiles.

Los EE.UU. habían aceptado la decisión de colocar a un ejecutivo petrolero en la cúspide del encuentro sobre el clima, aduciendo que podría ayudar a que la industria tuviera más protagonismo en la mesa que debe negociar recortes muy necesarios a la contaminación por gases de efecto invernadero. Pero ese apoyo recibió una avalancha de críticas por parte de los defensores del clima y de decenas de legisladores en Estados Unidos y la UE. Algo así como la “autodepuración” aplicada en algunos casos, a sabiendas de que nunca funciona.

Al-Jaber también utilizó la argucia acerca de que la eliminación gradual de los combustibles fósiles no permitiría el desarrollo sostenible “a menos que se quiera llevar al mundo de nuevo a la era de las cavernas”. El sultán acusó a los medios de sacar de contexto sus comentarios y recordó que siempre sostuvo que es “inevitable” y “esencial” que el mundo abandone los combustibles fósiles.

No obstante, Al-Jaber enfrenta críticas constantes por no abordar el propio aumento de la producción de petróleo en los Emiratos Árabes Unidos. ADNOC se dispondría a incrementar la perforación un 42 por ciento más para 2030, según proyecciones recientes. La producción de petróleo estadounidense, por supuesto, también alcanzó un máximo histórico este año. Otro tanto ocurre en la Argentina con el exponencial aumento de la producción de petróleo no convencional de Vaca Muerta.

A este paso, y según un informe reciente de varias instituciones científicas, entre ellas el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se espera que la producción de combustibles fósiles en 2030 sea más del doble de lo necesario para mantener el calentamiento global por debajo de los famosos 1,5 grados. Para llegar a esa conclusión, el informe se basó en las hipótesis elaboradas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, desestimó el esfuerzo que mostró el sultán a reunir a unas 50 petroleras para que se comprometan a reducir sus emisiones, asegurando que, “las promesas hechas no cumplen con lo que se requiere”, destacando el fracaso en abordar las emisiones derivadas de la posterior quema de petróleo y gas de la industria.

Mientras estas discusiones se llevan a cabo con un resultado incierto, la Organización Meteorológica Mundial señala los récords de calor en la última década: 2011-2022 fue la más ardiente y el ritmo de aceleración del calentamiento sigue su curso.

“Es muy importante para nosotros tener una perspectiva temporal de lo que está pasando. Podemos ver claramente cómo va acelerándose el cambio climático”, comenzó Elena Manaenkova, Secretaria General Adjunta de la OMM durante la conferencia de prensa en la que se presentó la investigación en el predio donde se desarrolla la COP28.

“Desde los años noventa del siglo pasado, cada década ha sido más cálida que la anterior y no vemos señales inmediatas de que esta tendencia vaya a revertirse. El número de países que registraron temperaturas máximas sin precedentes fue mayor que en cualquier otra década. Nuestros océanos se calientan cada vez más y más rápido y el ritmo de aumento del nivel del mar casi se ha duplicado en menos de una generación. Estamos perdiendo la carrera para salvar nuestros glaciares y mantos de hielo que se derriten”, declaró el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.

Reducir la producción, tender a su eliminación son los polos de la discusión, lo que está claro es que el sistema económico mundial necesita energía y energía barata para seguir existiendo bajo su actual conformación.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Agustín Campero

Así como está, la “Ley Bases” es inconveniente para la ciencia y el desarrollo tecnológico

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal