miércoles 19 de junio de 2024
spot_img

Un impactante resultado electoral en India humilla a Narendra Modi

En lugar de un gobierno de hombre fuerte, se avecina una era incierta de gobierno de coalición.

Traducción Alejandro Garvie

Se esperaba que luego de las elecciones generales que concluyeron el 1 de junio, Narendra Modi, primer ministro de la India, retozara en su casa. Su carisma, combinado con un énfasis en el desarrollo de infraestructura, pagos de asistencia social a los más pobres y un nacionalismo hindú polarizador, parecía imbatible. Modi irradiaba una confianza que coincidía con esas predicciones. Afirmó que su Partido Bharatiya Janata (BJP) y sus aliados ganarían más de 400 escaños en el parlamento de 543.

Los resultados finales del recuento de votos del 4 de junio revelaron que la alianza de Modi quedó muy por debajo de ese objetivo. El BJP y sus aliados obtuvieron 292 escaños, en comparación con los 234 de la oposición. El propio BJP perdió 63 escaños en comparación con las últimas elecciones de 2019, terminando con un total de 240, frente a 303 en 2019. Fundamentalmente, eso significa que dependerá de sus socios de la alianza para controlar el parlamento (se necesitan 272 escaños para obtener una mayoría). El espectáculo del tambaleo de la máquina de Modi ha conmocionado al público, al mundo político y a los mercados financieros: el índice bursátil de referencia del país cayó un 6 por ciento.

La sorpresa electoral sigue a una campaña profundamente divisiva. Desde el principio, los políticos de la oposición y otros críticos se habían quejado de la falta de igualdad de condiciones en las elecciones. Los políticos de la oposición fueron encarcelados por cargos de corrupción que calificaron de motivados políticamente. Congreso, el principal partido de oposición, dijo que sus cuentas bancarias estaban congeladas, lo que obstaculizó la campaña. Mientras tanto, Modi utilizó en ocasiones una retórica de campaña estridentemente antimusulmana. Todo esto puede haber sido motivado por preocupaciones sobre la disminución del apoyo al BJP.

La mayor sorpresa resultó ser el gigantesco estado norteño de Uttar Pradesh (UP), en el corazón de habla hindi del BJP. En 2019, el BJP ganó 62 de los 80 escaños del estado. Esta vez ese recuento cayó a 33, con una diferencia de votos del 9 por ciento lejos del BJP y sus aliados. Treinta y siete escaños fueron para el Partido Samajwadi, de izquierda, que es miembro de la alianza de oposición y se centra en los derechos de los grupos de castas inferiores y las minorías religiosas. Los distritos electorales perdidos por el BJP incluyen Faizabad, hogar de la ciudad de Ayodhya, donde Modi inauguró un nuevo y gran templo hindú en enero. El templo ocupa el lugar donde una turba de nacionalistas hindúes demolió una antigua mezquita en 1992.

El BJP también sufrió grandes pérdidas en Rajasthan y en Maharashtra, un rico estado industrial en el oeste que alberga Mumbai, la capital empresarial de la India. Los escaños que perdió allí fueron en su mayoría a Congreso, que casi duplicó su recuento de escaños a nivel nacional a 99, en comparación con 52 en 2019.

¿Qué le salió mal al BJP? Su porcentaje general de votos en toda la India se mantuvo más o menos igual que en 2019, alrededor del 37 por ciento. El partido también logró algunos pequeños avances en el sur y el este, donde antes no había podido progresar. Sin embargo, sus pérdidas en áreas críticas como la UP significan que su poder en el parlamento está a punto de caer en picada. La sensación de que la economía no está dando resultados para la gente común puede haber sido un factor importante: a pesar de las sólidas cifras de crecimiento, los votantes citaron la inflación y el desempleo como preocupaciones. Los disturbios en UP y Rajasthan pueden reflejar la preocupación entre los miembros de las castas inferiores de que el BJP pueda dar marcha atrás en las políticas de acción afirmativa. La oposición había aprovechado esos temores, enfatizando la cercanía de Modi a los oligarcas y afirmando que el BJP podría eliminar las protecciones constitucionales para los grupos de castas inferiores y las minorías religiosas. Lo más grave es que el otrora todopoderoso atractivo personal del primer ministro se ha debilitado y no ha podido compensar estas preocupaciones.

Para la India surgen ahora tres grandes preguntas. En primer lugar, ¿puede el BJP formar un gobierno estable? La respuesta es, probablemente. El BJP seguirá siendo, con diferencia, el partido más grande en el parlamento, con más del doble de escaños que Congreso. A menos que haya una rebelión importante dentro del partido, es probable que Modi pueda continuar como primer ministro. Tendrá que llegar a acuerdos con dos de sus socios de alianza, Telugu Desam y Janata Dal (United), dos partidos regionales del estado sureño de Andhra Pradesh y el estado oriental de Bihar, respectivamente. Sus líderes, Chandrababu Naidu y Nitish Kumar, emergerán ahora como hacedores de reyes e intentarán obtener favores del BJP en nombramientos, beneficios para sus estados y políticas. Ambos ya están siendo cortejados por la alianza opositora. Kumar, en particular, es conocido por cambiar de bando, lo que presenta un riesgo particular. Sin embargo, dados los abundantes bolsillos del BJP, Modi también podría lograr alejar a los partidos de la oposición para apuntalar su alianza.

La segunda pregunta es cómo podría funcionar ese gobierno, una vez formado. El estilo favorito de Modi es un gobierno ejecutivo de hombre fuerte con poco debate en el gabinete o el parlamento. Ahora tendrá que negociar y hacer concesiones. Eso complicará la formulación de políticas, en particular una agenda de 100 días que se esperaba implementara un conjunto de reformas laborales actualmente estancadas y modernizara políticas destinadas a impulsar la industria manufacturera, incluido el emblemático esquema de subsidios industriales del gobierno. Modi ahora puede sentir que necesita prestar más atención a las necesidades económicas inmediatas de los grupos cuyos votos no logró ganar pese a haber desencadenado una nueva ola de planes de bienestar. El temor a una formulación de políticas menos predecible, menos reformas y un derroche de bienestar explica la caída del mercado de valores.

La última pregunta es cómo el sorprendente resultado cambia a la India a largo plazo. La idea de que Modi gobierne durante otros diez años es ahora mucho menos probable, dado que su marca personal se ha debilitado, con el resultado de que la cuestión de la sucesión cobrará gran importancia. Si bien la formulación de políticas económicas a corto plazo puede deteriorarse, con el tiempo podría resultar útil un estilo de política más abierto. Muchos de los cambios más necesarios para la economía de la India (incluidas reformas en la adquisición de tierras, el sector energético y la agricultura) requieren cooperación con los gobiernos estatales y grupos sociales políticamente importantes como los agricultores. Las reformas de la India a principios de los años 1990 y 2000 fueron realizadas por gobiernos de coalición.

Existe el peligro de que el líder decepcionado opte por redoblar sus tendencias más autoritarias y a amplificar su retórica religiosa polarizadora. De todos modos, el temor de que la India pueda evolucionar inexorablemente hacia una forma de gobierno más autocrática ha disminuido: el BJP no ha logrado obtener suficientes escaños para impulsar cambios constitucionales; los partidos de la oposición han recibido una nueva vida; y se revitalizarán el debate y la disidencia. Esa puede ser la consecuencia más duradera de las elecciones generales de 2024.

Link https://www.economist.com/asia/2024/06/04/a-shock-election-result-in-india-humbles-narendra-modi

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases