martes 23 de abril de 2024
spot_img

¿Un G20 para la paz?

Mientras millones de personas miran las noticias sobre guerras lejanas mezcladas con otras noticias periódicas sobre las confrontaciones acaloradas de toda política interna y sobre cholulismo, allá afuera muchos movimientos se orientan hacia conflictos de proporciones devastadoras. En la vida, las palabras y los hechos se van retroalimentando. Y el lenguaje bélico está tomando proporciones muy preocupantes. Hay muchas fuerzas desatadas para la guerra y muy pocas trabajando para una paz sustentable, que permita a nuestros hijos vivir en un mundo de convivencia y posibilidades de progresar, familiar y colectivamente.

Rusia está casi oficialmente lanzada a un camino de confrontación militar en toda Europa o con toda Europa, mientras el presidente francés habla de poner tropas propias en Ucrania (para evitar la caída de Kiev) y el diario socialista español El País titula “Europa se prepara para la guerra”. En este contexto es que Trump hace sus discursos sobre un Estados Unidos aislacionista, ajeno al conflicto europeo (como lo era al comienzo de las dos guerras mundiales del siglo XX), mientras la administración demócrata intenta la disuasión en Ucrania y la búsqueda de paz en Medio Oriente en un acuerdo árabe israelí. Países como Alemania e Italia asumen como responsabilidad propia la guerra de Ucrania. Documentos rusos de hace algunos años, tal vez deliberadamente publicados ahora, hablan de la necesidad de utilizar armas atómicas tácticas rápidamente, en caso de confrontación contra otra gran potencia. China se prepara para estar en posición de definir su situación en Taiwán (lo que podría afectar la comunicación del resto del mundo con el este de Asia, incluido Japón, por medio del Mar de China) y la India, aliado militar del viejo Occidente, se acaba de oponer en la Organización Mundial de Comercio a poner reglas generales al comercio global de alimentos.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico

Luis Quevedo

Raíces de la crisis: el verdadero significado de la “batalla cultural”