lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Un exabrupto de Maduro: Ganó “la ultraderecha neonazi”

El dictador venezolano se describió en las antípodas del gobierno de La Libertad Avanza. La gestión del Frente de Todos estrechó lazos con Caracas, mientras que la de Cambiemos denunció en su momento los crímenes de lesa humanidad del chavismo.

Desde Venezuela, el dictador Nicolás Maduro se refirió al triunfo de Javier Milei, quien el domingo se convirtió en presidente electo de la Argentina.

“Ganó una ultraderecha neonazi que viene con un proyecto colonial para Argentina y que pretenden liderarlo para el resto de América Latina”, comentó Maduro a la noche del lunes, prácticamente 24 horas después de las elecciones. Hasta entonces no había hecho comentarios en redes sociales ni en la prensa, ni se tiene información de que alguno de sus funcionarios haya contactado con gente de La Libertad Avanza.

En la región, el presidente electo recibió saludos de los mandatarios de Uruguay, Brasil, Chile, Colombia y Paraguay.

“No vamos a callarnos porque es una tremenda amenaza la llegada de un extremista de derecha arrodillado al imperio norteamericano y que pretende acabar con los derechos sociales”, agregó Maduro, quien quiso comparar ideológicamente a Milei con Augusto Pinochet en Chile, Jorge Rafael Videla en la Argentina o los militares en Uruguay en la década de 1970.

El dictador venezolano, actualmente investigado por la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad, caracterizó sus primeros años de mandato por un control casi exclusivo del Estado en el manejo de servicios públicos, producción, distribución y venta de alimentos y bienes básicos. En medio de una hiperinflación decidió, hace un par de años, permitir una dolarización informal y de facto de la economía. Levantó aranceles a las importaciones y tácitamente dejaron a su propia suerte el funcionamiento de la salud, la educación y la administración pública.

El chavismo, de entrada, se perfilará como un gobierno en las antípodas de Milei. En los últimos cuatro años estrecharon lazos con Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quienes evitaron condenar la violación de derechos humanos en Venezuela e incluso relativizaron la crisis migratoria del éxodo más grande en la historia de América Latina según números de Acnur.

Entre 2015 y 2019, durante la gestión de Cambiemos, Argentina fue uno de los países que denunció a Venezuela en la Corte Penal Internacional para que se abriera la investigación que hoy está en curso, y si bien ambos países no llegaron a romper relaciones bilaterales, las embajadas quedaron a cargo de encargados de negocios, una figura de menor rango. Con todo, la embajada argentina en Caracas acogió a perseguidos políticos que luego pudieron exiliarse.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo

Rodolfo Terragno

Contra la inmigración y el aborto