martes 5 de marzo de 2024
spot_img

Un discurso inaugural con pretensión fundacional

Javier Milei: entre la continuidad y el cambio representa un buen título para definir las líneas principales del discurso inaugural del nuevo presidente en el acto de asunción de la primera magistratura.

¿Por qué continuidad? asistimos a un nuevo discurso con pretensión fundacional como los de Raúl Alfonsín de 1983, Carlos Menem en 1989 y Néstor Kirchner en 2003, enunciados aquellos en contextos de crisis terminal o percibida como terminal: el colapso del régimen cívico-militar entre 1982/1983 luego de la debacle de Malvinas en el caso de Alfonsín, la hiperinflación de 1989 en el caso de Menem y el colapso social de 2001/2002 en el caso de Néstor Kirchner.

Recordando aquel viejo cuento para niños mientras que, en los casos anteriores el lobo había llegado para quedarse, en esta oportunidad, encarnado en las amenazas de la hiperinflación y la vía venezolana, el lobo está por venir.

Así también el nuevo presidente establece su propia bisagra de la historia, como lo hicieron sus antecesores en su oportunidad, en este caso en el presente año 2023 como inicio de un nuevo ciclo histórico en la Argentina luego de 100 años de frustración, estableciendo Javier Milei su propio criterio de “cuándo se jodió Argentina” en una clave muy digna de Mario Vargas Llosa en su recordada obra Conversaciones en la Catedral.

¿Porqué cambio? En una clara ruptura con la tradición inaugural de los nuevos ciclos políticos en nuestro país, el nuevo presidente decidió no dirigirse a la asamblea legislativa (la “Casta”) y hacerlo en forma “directa” a la sociedad en la explanada del congreso nacional.

Resultó llamativo, aunque anunciado, este gesto dada la disposición de Milei de incorporar diferentes sectores de la clase política tradicional a la hora de la conformación del nuevo gabinete, procedentes ellos del PRO, del peronismo no kirchnerista e incluso de sectores vinculados a Sergio Massa en segundas líneas de la nueva administración-

¿Inaugura este gesto un ciclo signado por el conflicto con las instituciones legislativas por parte de Javier Milei? ¿Se abre una forma de hacer política signada más por la confrontación que por la concertación?

Así también y luego de un pormenorizado informe sobre la compleja herencia -a diferencia de Mauricio Macri en 2015 producto quizás la propia subestimación del ex presidente de las dificultades heredadas y de la poca confianza en la capacidad de comprensión de la sociedad argentina de dicha situación- Javier Milei anuncia un severo ajuste consistente en la puesta en marcha de políticas de shock.

He aquí la principal novedad, con aprobación y aplauso de los asistentes al acto inaugural: la descripción de la situación como una emergencia (o amenaza de) genera condiciones propicias para introducir una severa política que representa en los términos planteados por el presidente como “el último trago amargo” antes de encarar un ciclo virtuoso de la economía (“la luz al final del túnel”). Si entre 2003 y 2023 el lema ha sido “La Patria es el Otro” a partir de este domingo la consigna que lo reemplaza será “El Ajuste es el otro”.

Dilema a resolver será aquel de implementar un programa de shock sin control de las instituciones ni de la calle aunque con un respaldo social derivado de su legitimidad electoral ¿Destino de Carlos Menem, Alberto Fujimori o Fernando de Collor de Mello?

Publicado en Clarín el 10 de diciembre de 2023.

Link https://www.clarin.com/opinion/discurso-inaugural-pretension-fundacional_0_xCKq9lodHX.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Milei y un ¿nuevo? rumbo en política social

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial