lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Ucrania se dirige a la derrota

El hecho de que Occidente no haya enviado armas a Kiev está ayudando a Putin a ganar su guerra.

Traducción Alejandro Garvie

Pregúntenle a un soldado ucraniano si todavía cree que Occidente apoyará a Kiev “durante el tiempo que sea necesario”. Esa promesa suena hueca cuando han pasado cuatro semanas desde la última vez que su unidad de artillería tuvo que disparar un proyectil, como se quejó un militar desde el frente.

No es sólo que las fuerzas ucranianas se estén quedando sin municiones. Los retrasos occidentales en el envío de ayuda significan que al país le falta peligrosamente algo aún más difícil de suministrar que los proyectiles: el espíritu de lucha necesario para ganar.

La moral entre las tropas es sombría, derribada por los bombardeos implacables, la falta de armas avanzadas y las pérdidas en el campo de batalla. En ciudades a cientos de kilómetros del frente, las multitudes de jóvenes que hacían fila para unirse al ejército en los primeros meses de la guerra han desaparecido. Hoy en día, los posibles reclutas elegibles evitan el reclutamiento y pasan sus tardes en clubes nocturnos. Muchos han abandonado el país.

Como descubrí mientras informaba desde Ucrania durante el mes pasado, la imagen que surgió de docenas de entrevistas con líderes políticos, oficiales militares y ciudadanos comunes era la de un país deslizándose hacia el desastre.

Incluso cuando el presidente Volodymyr Zelenskyy dice que Ucrania está tratando de encontrar una manera de no retirarse, los oficiales militares aceptan en privado que son inevitables más pérdidas este verano. La única pregunta es qué tan malas serán. Podría decirse que Vladimir Putin nunca ha estado más cerca de su objetivo.

“Sabemos que la gente está flaqueando y lo escuchamos de los gobernadores regionales y de la propia gente”, dijo a POLITICO Andriy Yermak, el poderoso jefe de gabinete de Zelenskyy. Yermak y su jefe viajan juntos a “algunos de los lugares más peligrosos” para reunir a ciudadanos y soldados para la lucha, dijo. “Le decimos a la gente: ‘Tu nombre estará en los libros de historia’”.

Si la marea no cambia pronto en este tercer año de la invasión rusa, será la nación de Ucrania tal como existe actualmente la que quedará relegada al pasado.

Para una guerra de tal importancia que define una era, la escala de las acciones de los líderes occidentales para ayudar a Kiev a repeler a los invasores de Rusia ha estado muy por debajo de su retórica vertiginosa. Esa decepción ha dejado a los ucranianos de todos los rangos –desde los soldados que cavan trincheras hasta los ministros que dirigen el país– cansados ​​e irritables.

Cuando POLITICO preguntó al Ministro de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, si sentía que Occidente había dejado a Ucrania para luchar con una mano atada a la espalda, su veredicto fue claro: “Sí, lo creo”, dijo, en una entrevista en su oficina, una hora después de otro ataque ruso con misiles a media mañana.

 

Zelenskyy ha expuesto lo que está en juego aún más claramente, diciendo que Ucrania “perderá la guerra” si el Congreso de Estados Unidos no da un paso al frente y proporciona ayuda.

Cada vez más parece que la apuesta de Putin de que puede aplastar la resistencia ucraniana y el apoyo occidental podría dar sus frutos.

Sin un cambio importante en el suministro de armas occidentales avanzadas y dinero en efectivo, Ucrania no podrá liberar los territorios que ahora controlan las fuerzas de Putin. Eso dejará a Putin libre para atacar al país herido en los meses o años venideros. Incluso si Rusia no puede acabar con Ucrania, una victoria parcial dejará estancadas en el limbo las esperanzas de Kiev de unirse a la UE y la OTAN.

Las ramificaciones de tal resultado serán graves para el mundo. Putin cantará victoria en casa y, envalentonado por exponer las debilidades occidentales, puede revitalizar sus ambiciones imperiales más amplias en el extranjero. Lituania, Letonia y Estonia temen especialmente ser los siguientes en su lista de objetivos. China, que ya es un socio cada vez más confiable para Moscú, verá pocas razones para modificar su postura.

El gran objetivo de Putin es la segunda ciudad más grande de Ucrania

En este momento, la necesidad más urgente de Ucrania es la de proyectiles de artillería: millones de ellos. Además, Ucrania dice que necesita al menos dos docenas de sistemas de defensa aérea Patriot para proteger a las tropas en el frente y defender Kharkiv, la ciudad más grande del país después de Kiev, que ha estado bajo feroz ataque de artillería y misiles durante semanas.

Crecen los temores de que Rusia pueda atacar pronto la segunda ciudad de Ucrania para iniciar una ofensiva terrestre.

“Es simbólico porque dicen que Járkov fue la primera capital de Ucrania. Es un gran objetivo”, dijo Zelenskyy en una entrevista con los medios de comunicación de la empresa matriz de POLITICO, Axel Springer, la semana pasada.

El ejército de Ucrania se prepara para sufrir más pérdidas en los próximos meses. Oleksandr Syrskyi, comandante en jefe de las fuerzas armadas, advirtió que la situación en el frente oriental de Ucrania se ha “deteriorado significativamente en los últimos días”. Como lo expresó el propio Zelensky en otra parte: “Estamos tratando de encontrar alguna manera de no retroceder”.

Los temores sobre la fragilidad de las líneas del frente sólo se ven agravados por una andanada sin precedentes de ataques rusos destinados a destruir las redes eléctricas de Ucrania.

En reuniones recientes con POLITICO, los líderes políticos del país reconocieron que el ánimo público está decayendo y, aunque todos intentaron mantenerse optimistas, la frustración con Occidente se manifestó en cada conversación.

“Dadnos a los malditos Patriots”, espetó Kuleba, el jefe diplomático de Ucrania. Al asistir a una entrevista en el Ministerio de Asuntos Exteriores, no pudo ocultar su exasperación por los retrasos y las condiciones que conlleva el armamento occidental, tales como no atacar las instalaciones petroleras rusas.

Kuleba, por supuesto, ofreció su agradecimiento incondicional por todo el apoyo recibido de los aliados occidentales durante los últimos dos años. Pero advirtió que Ucrania está atrapada en un círculo vicioso: las armas que necesita son retenidas o retrasadas; luego los aliados occidentales se quejan de que Kiev está en retirada, lo que hace menos probable que envíen más ayuda en el futuro. (Desde la reunión de POLITICO con Kuleba, Alemania acordó suministrar Patriots, pero aún queda la pregunta de si serán suficientes).

El estado de ánimo en los altos rangos militares es incluso más sombrío que el de Kuleba.

Varios altos funcionarios hablaron con POLITICO sólo con el entendimiento de que no serían nombrados para que pudieran hablar libremente. Pintaron un pronóstico sombrío de que las líneas del frente podrían colapsar este verano cuando Rusia, con un mayor peso numérico y dispuesta a aceptar enormes bajas, lance su esperada ofensiva. Quizás peor aún, expresaron temores en privado de que la propia determinación de Ucrania podría verse debilitada, con la moral de las fuerzas armadas socavada por una desesperada escasez de suministros.

Los comandantes ucranianos están pidiendo a gritos más soldados de combate; una estimación del ex alto comandante Valeriy Zaluzhny sugirió que necesitarían 500.000 soldados adicionales.

Pero Zelenskyy y el parlamento ucraniano dudan en ordenar un nuevo llamado a filas masivo. En una entrevista con POLITICO, Yermak, el poderoso jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, ofreció una razón importante (y quizás sorprendente para los de afuera) para no lanzar una movilización masiva: tal convocatoria no contaría con el respaldo de la gente. Zelenskyy sigue siendo “presidente del pueblo”, afirmó. “Para él, eso es muy importante, y es muy importante que la gente haga algo no sólo porque se lo ordenen”.

Y ahí está el problema. Occidente no ha logrado encontrar lo que se necesita y, a su vez, está socavando la voluntad de Ucrania de hacer lo necesario.

El país se enfrenta a una crisis existencial (Putin literalmente quiere borrarla del mapa) y, sin embargo, aparentemente no hay suficiente apoyo público para un nuevo reclutamiento.

Los jóvenes ucranianos evitan el servicio militar obligatorio

Es cierto que Ucrania no es diferente de sus países europeos vecinos, donde encuestas de opinión recientes sugieren que un gran número de ellos se negaría a ser reclutado incluso si sus naciones estuvieran bajo ataque. Pero Ucrania es el país en guerra. Una lucha existencial como ésta no se puede ganar sin movilizar a toda la nación.

Y, sin embargo, a medida que el conflicto continúa, los ucranianos que viven en Kiev y en el centro y el oeste del país (lejos de las líneas del frente) parecen en cierto modo estar dispuestos a soportar la guerra que se libra en el este, siempre y cuando puedan volver a su vida normal.

Por lo tanto, hay evasión del reclutamiento: los jóvenes reclutas elegibles encuentran otras cosas que hacer con su tiempo, acudiendo a bares hipster y clubes de techno al final de la tarde.

Vitali Klitschko, el ex campeón de boxeo de peso pesado que ahora se desempeña como alcalde de Kiev, dijo que entendía por qué la gente quería volver a la normalidad, argumentando que es saludable. Le dijo a POLITICO que el deseo de reanudar las actividades diarias era una expresión de desafío ante los intentos de Putin de desgastar a la gente.

Tal vez sea así. Pero frente a un enemigo implacable, que aprovecha su ventaja frente a un ejército de defensores mal equipado, esa actitud de no intervención parece de alto riesgo.

Como descubrió a su costa el derrocado comandante en jefe de Ucrania, Zaluzhny, las advertencias racionales de que las cosas podrían no salir bien pueden causar problemas a comentaristas y analistas. Pero suspender el pensamiento crítico tampoco ganará esta guerra.

Occidente ha puesto demasiada fe en las sanciones, creyendo que pondrían a Rusia en vereda. También ha habido ilusiones de que los rusos se vuelvan contra Putin por las cifras de víctimas, o esperanzas de que pueda ser derrocado mediante un golpe de Estado en el Kremlin. En cambio, la economía rusa se ha mantenido resistente y Putin ha fortalecido su control del poder.

Es cierto que antes de lanzar la invasión de 2022, el líder ruso pudo haber sido engañado por sus torpes jefes de inteligencia haciéndole creer que una guerra corta ofrecería una victoria rápida.

Pero Putin puede darse el lujo de esperar. El mes pasado se concedió otro mandato de seis años como presidente. Puede conformarse con un punto muerto: mantener a Ucrania atrapada entre la victoria y la derrota, excluida tanto de la OTAN como de la UE, igual equivaldría a una victoria.

¿Y qué efecto tendría un conflicto estancado en la resiliencia de Ucrania?

El estallido inicial de fervor patriótico que vio los centros de reclutamiento inundados de voluntarios se ha evaporado. Se estima que 650.000 hombres en edad de luchar han huido de su país, la mayoría cruzando clandestinamente la frontera.

Hace dos años, los trenes que salían de Ucrania transportaban casi exclusivamente a mujeres, niños y ancianos en busca de refugio. Esta semana, alrededor de un tercio de los pasajeros de un tren que transportaba a este corresponsal fuera del país eran hombres en edad de luchar. De alguna manera habían logrado obtener documentos de exención para irse.

En la oficina presidencial de Zelenskyy en la calle Bankova, sus funcionarios insisten en que siguen siendo positivos. Pero esa ayuda occidental, especialmente el tan retrasado paquete de apoyo de 60.000 millones de dólares del presidente Joe Biden, no puede esperar mucho más.

¿Qué haría Putin si Ucrania no recibe la ayuda occidental que necesita para ganar? “Él destruiría todo por completo. Todo”, dijo Zelenskyy a los medios de comunicación de Axel Springer. Las ciudades ucranianas quedarán reducidas a escombros; cientos de miles morirán, afirmó.

Link https://www.politico.eu/article/why-ukraine-losing-russia-war/

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo