lunes 15 de abril de 2024
spot_img

Tres grandes riesgos que podrían inclinar la elección presidencial de Estados Unidos

Terceros partidos, los juicios a Trump y la edad de los candidatos introducen un alto grado de incertidumbre.

Traducción Alejandro Garvie

Después del supermartes, parece claro que las elecciones presidenciales de 2024 serán una revancha: la primera vez que un expresidente desafía a un presidente en ejercicio desde 1912. Los candidatos son excepcionalmente conocidos, pero alrededor del 12 por ciento de los votantes aún no ha elegido. entre ellos. Esos votantes indecisos pueden determinar lo que se perfila como una carrera reñida. En las seis elecciones anteriores al año 2000, el margen medio de victoria en el voto popular fue de nueve puntos. En los seis desde el año 2000 han sido tres puntos. Incluso eso subestima lo reñidas que están las elecciones presidenciales en estos días. Sólo seis estados serán competitivos en noviembre. La última vez votaron 160 millones de estadounidenses, pero Joe Biden ganó en Wisconsin, el estado decisivo, por 20.000 votos, o el 0,013 por ciento del total de votos emitidos. Cuando las elecciones son tan reñidas, pequeñas diferencias en los aportes pueden tener efectos que cambian el mundo.

Debido a esto, cualquiera de una docena de cosas podría inclinar la elección hacia el presidente Biden o Donald Trump. Están los problemas: la economía, la frontera, el aborto. Están las operaciones de participación y persuasión, los donantes y los voluntarios. Pero en estas elecciones también hay otras tres grandes áreas de incertidumbre.

El primero es el papel de los terceros. Muchos estadounidenses encuentran a ambos partidos principales un poco extraños. En teoría, romper su duopolio sería maravilloso. En la práctica, una mirada a los candidatos de terceros partidos existentes es una cura para esa línea de pensamiento. La cosecha de este año incluye a Jill Stein, una ambientalista cuya contribución singular a Estados Unidos puede haber sido facilitar la victoria de Trump en 2016 y su retirada del acuerdo climático de París. Incluye a Cornel West, un profesor de izquierda que cree que no hay mucha diferencia entre Biden y Trump. Y luego está Robert Kennedy hijo.

Los dos grandes partidos guardan celosamente su duopolio. Desde 2000, cuando Ralph Nader obtuvo suficientes votos en Florida para inclinar ese estado hacia George W. Bush, los partidos han endurecido las reglas sobre quién puede aparecer en la boleta electoral para una elección presidencial. Es poco probable que Stein y West califiquen en todos los estados (aunque aún podrían perjudicar a Biden). El señor Kennedy es diferente. En las encuestas que incluyen a terceros partidos obtiene el 12 por ciewnto de los votos. Eso sugiere que debería obtener suficientes firmas para incluirlo en las boletas electorales en la mayoría de los estados. Y si esas encuestas se tradujeran en porcentaje de votos en noviembre, sería, con diferencia, el puntaje más alto de un tercer partido desde Ross Perot en 1992.

Es difícil precisar de quién obtendría más votos Kennedy. El apellido sugiere que atraería a más demócratas, pero agrada más a los republicanos. Su ambientalismo y escepticismo hacia las vacunas mezclan cuestiones de izquierda y derecha. Sus animadores son los hermanos de Silicon Valley que creen que la disrupción es un bien intrínseco. Todo lo cual significa que un escenario en el que Kennedy ayude a Trump a alcanzar la victoria es inquietantemente posible.

Una segunda gran incertidumbre que es peculiar de esta elección tiene que ver con los juicios de Trump. Esta semana, la Corte Suprema envió una señal clara, en su fallo de 9-0 contra el estado de Colorado, de que preferiría mantenerse al margen de estas elecciones. Por lo tanto, Trump estará en las boletas electorales en todas partes. En los últimos años se ha especulado que podría ser encarcelado antes de las elecciones o que, si es reelegido, podría incluso tener que gobernar desde una celda. Eso no pasara. La mayoría de los juicios que enfrenta no concluirán, con apelaciones, antes del 5 de noviembre. El único caso que probablemente se decidirá a tiempo es el más trivial: el juicio de Trump por pagarle a Stormy Daniels, una estrella porno, para que mantuviera silencio sobre sus servicios y disfrazarlo de gastos legales.

Eso no es lo mismo que decir que los juicios son irrelevantes. En nuestras encuestas de The Economist /YouGov, un tercio de los votantes republicanos dice que ser “un criminal” y ese no es un rasgo deseable en un candidato. El partidismo negativo (la convicción de que, haga lo que haga su propio bando, el otro es peor) significa que una gran mayoría de quienes votaron por Trump antes lo volverán a hacer. Pero una vez que comience el juicio sobre su papel en los disturbios del 6 de enero de 2021, habrá recordatorios regulares de cómo terminó su primer mandato, justo cuando los votantes indecisos están sopesando si darle otro. Sí, la mayoría de los votantes republicanos encontrarán una manera de racionalizar los cargos contra Trump. Pero los juicios siguen siendo un lastre para él.

La tercera área de incertidumbre es la edad de los candidatos. Biden y Trump serán los candidatos de mayor edad y los segundos de mayor edad registrados, lo que hace que las probabilidades de lo que educadamente se llama un “evento de salud” sean más altas de lo habitual. Del lado republicano, Trump no tiene heredero político. Está instalando a su director de campaña como director de operaciones del partido y a su nuera como copresidenta. Ésa es una fuerza frágil. Domina tanto el partido que habría caos si estuviera incapacitado.

Por el contrario, existe un debate entre los demócratas sobre si Biden es capaz de ganar una campaña debido a su edad. Sus cifras en las encuestas siguen siendo extrañamente bajas dada la fortaleza de la economía. La respuesta de la Casa Blanca es que las encuestas están equivocadas y que la suerte del presidente cambiará cuando más votantes empiecen a prestar atención. Tal vez. Pero el 85 por ciento de los estadounidenses y el 70 por ciento de los demócratas creen que es demasiado mayor para cumplir otro mandato. Es poco probable que eso cambie.

Si todavía está rezagado en las encuestas de los estados indecisos antes de que el candidato del partido sea coronado en la convención de agosto, el principal argumento a favor de Biden (que es la mejor defensa contra un segundo mandato de Trump) será difícil de sostener. Reemplazarlo entonces sería arriesgado y podría resultar caótico. Biden tendría que hacerse a un lado voluntariamente, lo que parece poco probable. Kamala Harris, la vicepresidenta y probable sucesora, podría ser una candidata aún más débil.

Una forma de solucionar ese problema sería que los demócratas celebraran un concurso de talentos en la convención. El riesgo es que los candidatos sean arrastrados hacia la izquierda para complacer a una audiencia de activistas. Una alternativa sería que los grandes del partido se decidieran por una gobernadora joven como Gretchen Whitmer en Michigan, o un orador carismático como el senador Raphael Warnock, de Georgia. Luego tendrían dos meses para hacer campaña, en medio de una tormenta de atención mediática, mientras Trump es juzgado el 6 de enero.

Puede parecer inevitable que las elecciones de 2024 sean entre Biden y Trump. Pero dadas las rarezas específicas de este concurso, hay más incertidumbre de la que podría pensar.

Link https://www.economist.com/leaders/2024/03/07/three-big-risks-that-might-tip-americas-presidential-election

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

El poder revolucionario de la inmigración

Alejandro Garvie

En América Latina se debilita el Estado de Derecho

Fernando Pedrosa

Rusia: la matrix de la reacción autoritaria