jueves 30 de mayo de 2024
spot_img

Toni Negri: El último filósofo setentista

A los 90 años de edad falleció en su exilio en Francia, el profesor italiano Antonio Negri, catedrático de la materia Teoría del Estado y activo dirigente, militante y escritor de los movimientos de la extrema izquierda de las décadas de los 60 y 70 del siglo XX.

Negri nació en Padua, Italia, en el año 1933, hijo de un militante comunista asesinado por Benito Mussolini y una madre de tradición familiar fascista.

Muy joven se interesó por la actividad política. Comenzó su militancia en la juventud de la Acción Católica y luego continuó en el Partido Socialista Italiano. En los años 60, influenciado por su estadía en París, describió a los nuevos movimientos de intelectuales comunistas, alejados de la URSS y los partidos comunistas europeos.

Allí integró el grupo “Cuadernos Rojos”, mientras trabajaba de profesor en la Universidad de Padua. En 1969, Negri estuvo entre los fundadores de la organización política italiana “Potere Operaio”, que se diferenciaba del comunismo ortodoxo por su posición de nueva izquierda, adoptando posturas más extremas. Este grupo tendría su paralelo en Argentina, años después, cuando diversos sectores de izquierda se unificaron en un nuevo grupo que llevaría también el nombre de Poder Obrero.

En 1973 fundó otro grupo italiano con el nombre de “Autonomía Operaia”, y editó un periódico llamado Rosso.

En la década del 70, Italia se vio conmovida por la violencia desatada por los movimientos de la extrema izquierda que pasaron a la guerrilla urbana. Negri se exilió en Francia, donde trabajó con el conocido filósofo y escritor Louis Althusser.

Esta violencia tuvo un trágico pico en 1978 cuando un grupo de ultraizquierda denominado “Brigadas Rojas”, secuestró y asesinó al Primer Ministro Aldo Moro.

En abril de 1979, Toni Negri fue arrestado en Milán, acusado como autor ideológico del crimen y cómo miembro de las Brigadas Rojas. Negri desmintió estas acusaciones, y alegó que no era miembro de ese grupo, que ni siquiera tenía contactos.

Salió en su defensa Michael Foucault y Amnistía Internacional. La Justicia italiana desestimó por falta de pruebas su acusación por el asesinato de Aldo Moro, pero igual lo condenó a 30 años de prisión por crímenes de “asociación e insurrección contra el Estado”. Pudo salir de la cárcel por una gran campaña por su libertad y cuando fue elegido diputado, gracias a los fueros parlamentarios. Se exilió nuevamente en Francia, donde fue protegido por el gobierno socialista de Francois Mitterrand, y pudo volver a trabajar como profesor universitario.

Toni Negri quiso actualizar la teoría marxista, y construyó la idea de la lucha contra la globalización. Se inspiró en filósofos como Spinoza, Deleuze y Foucalt. En su marxismo propuso el concepto de “multitud” como sujeto revolucionario, en reemplazo del proletariado.

Sus libros más conocidos fueron Imperio y Multitud, escritos por el intelectual norteamericano Michael Hardt.

En los años 2000 fue muy leído en Argentina, a raíz del surgimiento del movimiento piquetero, que Negri reflejó en su libro Multitud. Hasta el 2013 visitó varias veces el país, interesado en los movimientos sociales y dio clases magistrales en universidades argentinas. También siguió de cerca los cambios en Venezuela con el chavismo, y en Bolivia con Evo Morales.

Toni Negri fue un símbolo intelectual de la utopía revolucionaria setentista.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Sobre la falta de gas: no fue frío, fue impericia

Jesús Rodríguez

Una necesidad imperiosa: la sólida infraestructura institucional

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal