domingo 16 de junio de 2024
spot_img

Todos los estadounidenses viven en México ahora, políticamente hablando.

La capacidad del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para dominar el escenario explica mucho sobre Donald Trump y ofrece lecciones para Joe Biden.

Por Matthew Kaminski

Traducción Alejandro Garvie

Casi todos los días de la semana durante los últimos seis años, desde las primeras horas de la mañana se ofrece en el palacio presidencial mexicano una clase magistral sobre manipulación y mensajes políticos modernos.

“¡Buen día!” grita el presidente Andrés Manuel López Obrador, caminando por el escenario hasta el atril. El público (todos periodistas, al menos en el papel) grita algunos buenos días y permanece sentado para recibir al jefe de Estado mexicano. No es como la sala de prensa de la Casa Blanca en las raras ocasiones en que el presidente se aventura a salir. Las cosas son más tranquilas aquí. Son las 7:17 am. No se sirve café.

Esta es la mañanera: un programa de charlas y variedades llamado formalmente conferencia de prensa presidencial que dura dos o tres horas y marca el tono diario de la vida política en el vecino del sur de Estados Unidos.

Es una de las principales razones por las que el presidente de México es posiblemente el político más exitoso del mundo, si se lo juzga por sus altos índices de aprobación a partir de los 60 años y su dominio indiscutido semanas antes de que su mandato constitucional único termine después de las elecciones del 2 de junio.

López Obrador comparte muchos rasgos con otros líderes populistas. Es un nacionalista y un matón en el molde de Narendra Modi de la India, Viktor Orban de Hungría o Donald Trump; en EE.UU. algunos llaman al abanderado del Partido Republicano “el AMLO de Estados Unidos”. Ataca a los medios de comunicación, alimenta quejas que son profundamente locales pero que resultan familiares para un extraño, critica fundaciones institucionales como tribunales independientes y enfrenta constantemente al “pueblo” con el establishment “corrupto”. Es pragmático en política, como ellos también, y resalta sus “victorias”, a veces, al diablo con los hechos. A diferencia de los citados, López Obrador es un “hombre de izquierda”, lo que recuerda que el estilo y la actuación en el escenario –más que la coherencia ideológica o el desempeño laboral real– son las claves del éxito en nuestra era de la política como espectáculo.

No ha recibido tanta atención fuera de su país como sus predecesores u otros líderes importantes, y no la busca. Pero en aspectos importantes, el enfoque del presidente mexicano es revelador de lo que funciona en la política del siglo XXI.

Sí, es un tipo latinoamericano familiar. Una línea va desde Fidel Castro hasta Hugo Chávez y luego a él: a las cámaras de televisión les gustaron todos y afirmaron tener una conexión genuina con los hombres y mujeres olvidados de su país (en el caso de López Obrador, con la legitimidad de una victoria electoral aplastante y apoyo masivo. Ese calificativo es importante. La política estadounidense se parece a la de México no porque ambos nos estemos convirtiendo en repúblicas bananeras, sino porque López Obrador es bueno en lo que importa ahora, al igual que Donald Trump. Ha personalizado el cargo altamente institucionalizado del presidente y ha roto el control de partidos establecidos desde hace mucho tiempo. Eso tampoco es cosa de derechas ni de izquierdas. Emmanuel Macron, que no es miembro de la Internacional Populista, logró una hazaña similar cuando rompió el sistema de partidos de Francia para llegar a la presidencia francesa antes de los 40 años.

También es sorprendente que López Obrador haya atraído al público. Aunque tiene fuertes detractores, México no está “polarizado” como lo están Estados Unidos y las principales democracias europeas. Lo ha hecho llenando el espacio público (y desplazando a otros) con una mezcla de grandilocuencia, encanto y capacidad para conectarse directamente con los votantes. Trump perdió su última elección porque se excedió en la primera y le faltó la segunda, pero también lidera las encuestas porque al menos está liderando la conversación. El problema de Joe Biden es que, si bien su historial legislativo puede ser impresionante, como figura es pequeño en las pantallas estadounidenses y, por tanto, en las mentes. ¿Quién fue el último presidente que ocupó tan poco espacio en la vida pública estadounidense? ¿Quizás George HW Bush?

En la mañanera del jueves pasado, 16 días antes de que la sucesora elegida por AMLO, Claudia Sheinbaum, gane casi con seguridad las elecciones, el presidente quiere hablar de electricidad. México tuvo cortes de energía la semana anterior. Siete hombres trajeados que dirigen los distintos órganos de gobierno que supervisan la red eléctrica lo siguen al escenario.

¿Suena aburrido? Esperen.

Están aquí, dice López Obrador, “para informar, informar, informar”. La pantalla de televisión a su lado se ilumina con la imagen de la portada del periódico Reforma (“un panfleto inmundo de conservadurismo”, narra AMLO) y luego un montaje de destacados periodistas hablando sobre los apagones, con música siniestra como banda sonora. El punto poco sutil: los medios de comunicación están, en sus palabras, “al servicio” de los poderes oligárquicos, y exageran y mienten. “Ese es su trabajo”, dice, “el alarmismo y oponerse a todo lo que hace nuestro gobierno”.

López Obrador señala que los presentadores de televisión ganan “cinco veces más” que él. AMLO habla de dinero todo el tiempo, como Trump. Es ostentoso acerca de su vida austera (AMLO es famoso por usar zapatos desgastados) de la misma manera que Trump es ostentoso acerca de ser rico. Ambos conectan con la gente de esa manera.

La prensa no puede evitarlo, dice López Obrador casi con lástima, no son “expertos técnicos”. Los siete responsables de la electricidad son llamados al podio y hablan uno tras otro durante una hora. Aparecen gráficos y mapas. El gobierno lo está manejando bien, dicen todos.

Cuando el presidente vuelve a subir, reproduce la parte superior de ese video atacando a la prensa y cita al propagandista nazi Joseph Goebbels acerca de tener que repetir una mentira para convertirla en verdad. “Piensan que de esa manera manipularán [a la gente]” , dice. “Ellos” son los medios de comunicación, los ricos (“fifis”, los llama), el establishment político, los estadounidenses, por supuesto. Le robaron su primera “victoria” en 2006, cuando AMLO perdió las elecciones frente a Felipe Calderón, en una votación que nunca reconoció como legítima. Exalcalde de la Ciudad de México y autoproclamado outsider, aunque comenzó en la política hace décadas con el entonces partido gobernante, volvió a perder en 2012 antes de ganar en 2018. López Obrador disfruta alimentando sus quejas sobre una elección supuestamente injusta: “linchamiento”, lo llama. “Ningún presidente ha sido tan atacado como yo”. Hay un tipo al norte de la frontera que no estaría de acuerdo y al mismo tiempo admiraría el método. Las personas cercanas a ellos dicen que se llevan bien. (“Trump es un tipo duro”, dice el ex ministro de Relaciones Exteriores de AMLO, Marcelo Ebrard. “Él construyó buenas relaciones con el presidente López Obrador, quien también es un tipo duro”).

Los periodistas son puntales en esta transmisión en vivo. Se llama a una pareja. La primera es Sandra Aguilar, una señora agradable que, según supe más tarde, dirige un sitio web de medios unipersonal. Hace dos preguntas que no podrían ser más suaves. Levanto la mano repetidamente, como lo hacen los demás; AMLO no convoca a nadie más. Recibimos un golpe contra un comandante militar estadounidense que afirmó que “el 70 por ciento de México” está controlado por los narcos. AMLO dice que lo aclaró. Surge la violencia en un estado del sur y AMLO cita varios gráficos de estadísticas criminales, todos favorables a su administración. Indaga en el tribunal más alto cuyos jueces quiere rotar, una de las razones por las que sus opositores lo consideran una amenaza para la democracia mexicana. Destaca la baja deuda nacional y el desempleo de México. Hay más comentarios de los medios. El New York Times recibe dos críticas. Y así sucesivamente, hasta que llegue a las 10.

“Ofrezco mis disculpas”, dice hacia el final, “porque me repito mucho. Pero es mi trabajo”.

No se vuelve a mencionar a Goebbels.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/05/25/obrador-mexico-populism-00159443

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones