miércoles 19 de junio de 2024
spot_img

Sunak y Starmer inician la campaña electoral británica

El primer ministro conservador británico, Rishi Sunak, y el líder del Partido Laborista (primero de la oposición), Keir Starmer, inician este jueves sus respectivas campañas electorales, seis semanas antes de que los ciudadanos del Reino Unido acudan a las urnas -el jueves 4 de julio-.

En virtud del sistema electoral británico, de mayoría simple a una sola vuelta, que favorece el bipartidismo, solo los líderes de los dos principales partidos -el Conservador o el Laborista- tienen opción de ocupar el cargo de primer ministro.

El líder “tory” inició esta campaña con declaraciones a distintos medios de comunicación británicos, antes de emprender un viaje de dos días por las cuatro naciones que integran el Reino Unido -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte-.

El líder laborista, favorito de las encuestas para ganar los comicios de julio, viaja a localidades del sureste de Inglaterra, en un claro intento por ganar votos en zonas tradicionalmente “tories”.

El primer ministro conservador ha indicado que los comicios darán a la ciudadanía la oportunidad de elegir por un Gobierno que ha mejorado la economía, después de que la inflación interanual descendiera al 2,3 % en abril, y que aportará estabilidad.

En tanto, el líder laborista ha resaltado que la cita electoral permitirá a los británicos pasar página al caos de 14 años de Gobiernos conservadores, en clara referencia a asuntos como la crisis del coste de vida o la que atraviesa la Sanidad pública.

El Parlamento británico de Westminster quedará disuelto el próximo día 30, por lo que se espera que los diputados aprueben en poco tiempo algunas de las legislaciones que queden pendientes.

Tras las elecciones, el nuevo Parlamento será convocado el 9 de julio y días después -el 17- será su apertura formal. EFE

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones