menu
20 10 2021

Striketober en los Estados Unidos


Autor: Alejandro Garvie









Desde principios de octubre una ola de huelgas intenta paralizar la producción de diversos productos de empresas que han ganado mucho durante la pandemia o que están saliendo de ella con demanda acumulada. Un sindicalismo raquítico vuelve a cobrar fuerza en la tierra de Hoffa.

Con el confinamiento y el trabajo remoto, en los EE.UU., se disparó el consumo de los tradicionales copos de maíz. La firma Kellog’s trabajó en doble turno para abastecer una demanda extraordinaria. Sin embargo, el salario de los 14.000 trabajadores de las plantas de la empresa representados por el sindicato de panadería y confitería en las plantas de Omaha; Battle Creek, Michigan; Lancaster, Pensilvania; Memphis, Tennessee no han recibido aumento de salario alguno y, para peor, se ha intentado precarizar aún más la situación de un tercio de la dotación que es la menos calificada. Debido a esta situación hace dos semanas que están en huelga.

Kevin Bradshaw, trabajador de la filial de Memphis desde hace 20 años, explica a la revista Forbes: “El problema aquí tiene que ver con el futuro de la persona trabajadora en Estados Unidos. Aquí en Kellogg's se trata de reducir el salario por hora. Se trata de recortar los beneficios, las pensiones, la jubilación y la atención médica que son esenciales para cualquier persona trabajadora en Estados Unidos y persona trabajadora en el mundo”. “Entramos en un callejón sin salida el año pasado, sobre beneficios, salarios y seguros que supuestamente eran insostenibles para la empresa. Y retrocedimos porque queríamos trabajar con la empresa de buena fe. Pero las cosas que están pidiendo son simplemente escandalosas. Quiero decir, son ridículos. Tomando el sueldo de alguien y recortándolo en 13 dólares la hora. No hay forma de maximizar el salario, no hay forma de jubilarse con un seguro, atención médica o planes de pensión. Y trabajar todos los días, siete días a la semana, doce, dieciséis horas al día, y nunca tener nada que mostrar al final de su carrera es muy triste”.

Una declaración del Sindicato Internacional de Trabajadores de Panadería, Confitería, Tabaco y Molineros de Granos también mencionó las amenazas de Kellogg's de "enviar empleos adicionales a México si los trabajadores no aceptan propuestas escandalosas que eliminan las protecciones que los trabajadores han tenido durante décadas".

Los huelguistas cuentan con la aprobación de la opinión pública. En la entrada de la planta de Kellogg's en Lancaster, unas pocas docenas de trabajadores forman un piquete de 24 horas bajo la intemperie del otoño, son saludados por los transeúntes. Las encuestas de opinión dicen que un 68 por ciento de los estadounidenses apoyan a los sindicatos, mucho más que hace una década.

Por otro lado, más de 10.000 trabajadores de John Deere también fueron a la huelga la semana pasada después de que su sindicato rechazara un acuerdo con la empresa que les habría dado aumentos del 5 al 6 por ciento.

Los trabajadores dicen que eso no es suficiente, especialmente dado que la compañía de equipos agrícolas reportó ganancias récord este año. “Las huelgas nunca son fáciles para los trabajadores o sus familias, pero los trabajadores de John Deere creen que merecen una mejor porción del pastel, un lugar de trabajo más seguro y beneficios adecuados”, dijo un director del sindicato en un comunicado de prensa. La huelga incluye empleados de 14 plantas en cinco estados: Iowa, Illinois, Kansas, Colorado y Georgia. La huelga tiene a algunos agricultores, ya agobiados por los problemas de la cadena de suministro generados por la pandemia, preocupados por cómo se verán afectadas las cosechas y la temporada de siembra del próximo año.

El mes pasado, los trabajadores de Nabisco pusieron fin a las huelgas de varias semanas después de que su sindicato llegara a un acuerdo con Mondelez International, el propietario de Nabisco, el fabricante degalletitas populares como Oreo y Ritz Crackers.

Las huelgas habían tenido lugar en varios lugares de los EE. UU., incluidos Oregon, Illinois, Virginia y Colorado. La empresa y el Sindicato Internacional de Trabajadores de Panadería, Confitería, Tabaco y Molineros de Granos habían estado en desacuerdo sobre la duración de los turnos, las horas extraordinarias, las pensiones y el traslado de trabajos a México. Un comunicado en el sitio web de Mondelez dijo que el contrato incluía tanto aumentos salariales como cambios en las políticas.

En Hollywood, el regreso a la actividad y la necesidad de las empresas de recuperar el tiempo perdido, sometió a los trabajadores a condiciones extenuantes de trabajo. Debido a esta situación, unos 60.000 trabajadores del cine y la televisión votaron por una abrumadora mayoría ir a la huelga. Un acuerdo de último minuto, el 16 de octubre, la evitó.

Los redactores de titulares, influidos por las redes sociales, se han referido a esta la ola de huelgas como "Striketober".

Múltiples factores han influido en los salarios de los trabajadores manuales en todo el mundo desarrollado. Los avances en tecnología, incluida la automatización, han socavado el poder de negociación de los trabajadores. También lo ha hecho la globalización de la producción. En Estados Unidos, la debilidad del trabajo organizado ha exacerbado estas tendencias. En la actualidad, sólo un trabajador de cada diez pertenece a un sindicato, la mitad de la proporción de principios de los años ochenta.

Los detalles de cada disputa son diferentes. Los trabajadores del cine y la televisión se quejaron de las horas excesivas. En Kellogg's, los trabajadores se oponen a los aspectos de un sistema de dos niveles que permite a los gerentes incorporar nuevo personal bajo condiciones más precarias. La compañía responde que ofrece salarios y beneficios líderes en la industria.

Sin embargo, una característica común es la creencia de los trabajadores norteamericanos de que ahora tienen la ventaja. Incluso sin las huelgas, no hay duda de que se están volviendo más exigentes. Casi 4,3 millones dejaron sus trabajos en agosto, la mayor cantidad en las dos décadas en las que el Departamento de Trabajo ha monitoreado estos datos. El éxodo ha sido más pronunciado en restaurantes y operaciones minoristas, sectores de servicios con pocos sindicatos, salarios bajos y poca paga por enfermedad

Los organizadores laborales también saben que tienen un aliado en la Casa Blanca. Joe Biden ha dicho repetidamente que aspira a ser el presidente más pro-sindical en la historia de Estados Unidos. Liz Shuler, presidenta de AFL-CIO, la federación de sindicatos más grande de Estados Unidos, ha señalado una administración amiga, el activismo de los trabajadores y el respaldo público como una potente combinación. "Tenemos todo alineado", dijo en un discurso reciente.

Sin embargo, no todo está tan alineado. Las leyes laborales han demostrado una y otra vez estar completamente en contra de los trabajadores interesados en formar sindicatos y unirse a ellos. Sin cambios legales que, por ejemplo, prohíban a las empresas reemplazar permanentemente a los trabajadores que abandonan el trabajo para protestar, la ola de huelgas puede desaparecer. La Ley PRO, legislación que fortalecería los derechos de negociación colectiva, fue aprobada en la Cámara de Representantes. Pero es casi seguro que fracasará en el Senado sin el apoyo de los republicanos.

En el plano económico, las empresas se están inclinando ante la realidad de que tienen que ofrecer salarios más altos para atraer y retener a los trabajadores. Amazon ha aumentado su salario inicial promedio por hora a 18 dólares (de los 17 a principios de este año) para los trabajadores del almacén, muy por encima de los 15 que los activistas han pedido durante mucho tiempo como mínimo legal. Walmart, McDonald's y CVS, una cadena de farmacias, se encuentran entre las decenas de otras que también aumentan los salarios, lo que ayuda a impulsar los mayores aumentos en los salarios de los obreros a nivel nacional en años.

Una de las características dominantes del panorama económico estadounidense durante las últimas décadas ha sido el lento crecimiento salarial para la mayoría de los trabajadores. La pregunta ahora es si Striketober marca un punto de inflexión, un cambio en el equilibrio del poder económico hacia el trabajo. Los trabajadores tienen motivos para un optimismo cauteloso, aunque desde un punto de partida bajo, determinado porque entre 1979 y 2019, el decil superior de salarios en Estados Unidos aumentó un 41 por ciento en términos reales, mientras que el decil inferior aumentó solo un 7 por ciento.