lunes 15 de julio de 2024
spot_img

Starmer promete reconstruir el Reino Unido tras su victoria

Keir Starmer prometió reconstruir Gran Bretaña desde su función como próximo primer ministro después de que su Partido Laborista consiguió el viernes una victoria aplastante en las elecciones parlamentarias, poniendo fin a 14 años de un gobierno conservador a menudo tumultuoso.
El Partido Laborista, de centroizquierda, obtuvo una mayoría abrumadora en el parlamento de 650 escaños, informó este viernes la agencia de noticias Reuters.
Los conservadores de Rishi Sunak sufrieron el peor desempeño en la larga historia del partido, ya que los votantes los castigaron por una crisis del costo de vida, servicios públicos deficientes y una serie de escándalos.
“Lo logramos. El cambio comienza ahora… Dijimos que pondríamos fin al caos y lo haremos, dijimos que pasaríamos página y lo hemos hecho. Hoy comenzamos el próximo capítulo, comenzamos el trabajo del cambio, la misión de renovación nacional y empezamos a reconstruir nuestro país”, comentó Starmer en su discurso de victoria.
El resultado de las elecciones trastocó la política británica ya que el Partido Laborista ganó unos 410 escaños, un aumento de 210, mientras que los conservadores, el partido más exitoso del mundo occidental, perdieron unos 250 legisladores, entre ellos un número récord de ministros de alto rango y la ex primera ministra Liz Truss.
El Partido Nacional Escocés implosionó, perdió 38 escaños, puso fin a su propia década de dominio en Escocia y dejó en ruinas su sueño de independencia para Escocia, mientras que, por el contrario, el nacionalista irlandés Sinn Fein se convirtió en el partido más grande de Irlanda del Norte por primera vez.
Mientras tanto, el partido populista de derecha Reform UK, encabezado por Nigel Farage , el pintoresco activista del Brexit y amigo de Donald Trump, obtuvo más de cuatro millones de votos.
Si bien sólo consiguió cuatro legisladores , su impacto en el resultado al desviar grandes porciones del apoyo conservador convertirá a Farage en una gran espina en el costado de los dos partidos principales. .
A pesar de su convincente victoria, las encuestas sugieren que hay poco entusiasmo por Starmer y su partido.
Gracias a la peculiaridad del sistema de mayoría simple de Gran Bretaña y a una baja participación, el triunfo del Partido Laborista se logró con menos votos que los obtenidos en 2017 y 2019 (este último su peor resultado en 84 años).
La libra, las acciones y los bonos gubernamentales británicos subieron el viernes, pero Starmer llega al poder en un momento en que el país enfrenta una serie de desafíos desalentadores.
La carga fiscal de Gran Bretaña va a alcanzar su nivel más alto desde justo después de la Segunda Guerra Mundial, la deuda neta es casi equivalente a la producción económica anual, los niveles de vida han caído y los servicios públicos están crujiendo, especialmente el tan preciado Servicio Nacional de Salud, que se vio visto afectado por huelgas. .

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor