viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

Soler Illia, Golombek y Levy Yeyati alertaron sobre la política científica del gobierno

Preocupación ante la degradación a la que se somete a la ciencia y la investigación en el gobierno de Milei

Durante una charla del ciclo ‘Conversaciones Urgentes’, Galo Soler Illia, Diego Golombek y Eduardo Levy Yeyati, coincidieron en advertir la degradación en la que se encuentra la ciencia y la investigación en la Argentina desde la asunción de la administración de Javier Milei.

En el marco del ciclo ‘Conversaciones Urgentes’ que organiza Filba con el apoyo de Infobae y desde sus distintos roles, Galo Soler Illia, doctor en Química, especializado en nanotecnología; Diego Golombek, doctor en Ciencias Biológicas y divulgador científico y el economista, Eduardo Levy Yeyati, coincidieron en la degradación en la que se encuentra la ciencia y la investigación en la Argentina desde la asunción de la administración de Javier Milei; alertaron acerca de la actitud “infantil y de ignorancia” del gobierno acerca en la atención de la ciencia y el grado “de absoluta incertidumbre” tanto como de “subestimación” por parte del gobierno sobre la incidencia que adquiera el conocimiento en las perspectivas de crecimiento del país.

En el transcurso de la charla que se desarrolló en la librería ‘Eterna Cadencia’, coordinada por la periodista, Julieta Roffo, y convocados a hablar sobre el estado actual de la ciencia y la investigación, Galo Soler Illia, lamentó cómo la Argentina fue perdiendo terreno en áreas clave.

“La situación de ciencia y tecnología no era un jardín de rosas, nunca lo fue”, admitió, pero sin medias tintas denunció la actitud “infantil y de ignorancia” del gobierno actual hacia la ciencia que, además graficó como “hostil” y contraproducente”; destacó la importancia estratégica de desarrollar políticas científicas “coherentes” y criticó a quienes gestionan este sector por no reconocer el valor intrínseco y el potencial de la ciencia para el desarrollo nacional.

Por su parte, Golombek caracterizo el escenario en que está sumergido el campo de la ciencia y la investigación como de “absoluta incertidumbre”. “No hemos vivido algo parecido a esto”, dijo al advertir la falta de comunicación por parte de funcionarios del gobierno, así como el “maltrato” al que somete a la comunidad científica y puso de relieve la” falta de claridad y dirección en las políticas científicas actuales” que “ha dejado a muchos en un estado de desconcierto y preocupación”, indicó.

En tanto, Levy Yeyati criticó la visión “maximalista” del gobierno que, en lugar de corregir problemas, “opta por eliminar o subestimar áreas del conocimiento críticas para el avance social y económico” y juzgó que esta actitud ignora la “acumulación de conocimiento” y el valor de “los intentos fallidos” que son fundamentales para el progreso científico. “Si no funciona bien, rompámoslo”, dijo al graficar el temperamento que exhibe la administración libertaria luego de cuestionar la falta de apoyo a investigaciones que, aunque no sean rentables a corto plazo, “son esenciales para el desarrollo a largo plazo del país”, remarcó.

Cuando se planteó que sucedería si el Estado disminuye o elimina su participación en la financiación de la ciencia, Levy Yeyati, describió que, especialmente en países en desarrollo, la participación estatal se torna aún más crucial dado que el sector privado, muchas veces, no está en posición de asumir esos roles, especialmente en proyectos de largo plazo o de alta incertidumbre. Destacó que “cuanto más pobres, más necesaria es la participación del Estado”.

En tanto, Galo Soler Illia enfatizó cómo la inversión estatal en ciencia y tecnología es un denominador común en los países de alto rendimiento; destacó que esta inversión no solo contribuye al avance del conocimiento, sino que también fomenta el desarrollo tecnoeconómico y la innovación. Y apuntó que la retrospectiva global demuestra que “ningún país aporta mucho más del 1%” de su Producto Bruto Interno (PBI) a ciencia y tecnología de forma estatal, lo cual subraya el valor y la necesidad de esta inversión para garantizar el progreso sostenible”.

Golombek sumó su advertencia en cuanto al riesgo de desconsiderar la ciencia en las políticas gubernamentales. Cuestionó pensar en solucionar a los problemas estructurales del Estado sin considerar el papel fundamental de la ciencia, lo que consideró como “un abismo” hacia el cual la sociedad no debe avanzar.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular