sábado 20 de julio de 2024
spot_img

Sin hablar de democracia, derechos humanos, memoria ni dolarización, Milei dio su primer discurso presidencial

El presidente de la Nación se enfocó en describir la crisis que hereda de parte del gobierno peronista de Cristina Kirchner, Sergio Massa y Alberto Fernández. Advirtió que no hay alternativa a un plan de shock

En su primer discurso como presidente de la Nación, Javier Milei no hizo mención alguna a los 40 años de democracia que este 10 de diciembre celebra todo el pueblo argentino. Tampoco tuvo mención alguna a los derechos humanos, la memoria ni la justicia. Al hablar de historia, como ha hecho desde que dio el salto a la política, acusó a todos los partidos, presidentes, dirigentes y propuestas de progresistas/socialistas/colectivistas, sin marcar ninguna diferenciación teórica ni práctica ni ideológica en personajes como los radicales Marcelo T. de Alvear, Hipólito Yrigoyen, Arturo Frondizi, Arturo Umberto Illia o Raúl Alfonsín y Fernando De la Rúa, o los peronistas Juan Domingo Perón, Héctor Cámpora o Carlos Saúl Menem, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner, Cristina Kirchner, Alberto Fernández o el cambiemista Mauricio Macri. Para el libertario todos esos mandatarios, junto con los distintos periodos de dictadura, fueron lo mismo.

“En los últimos 100 años los políticos han defendido un modelo de miseria.  Vamos a tomar las decisiones necesarias para arreglar el problema que causaron 100 años de despilfarro de la política, aun cuando el principio sea duro”, dijo Milei desde las escalinatas del Congreso, ladeado con presidentes y expresidentes extranjeros, de cara a la Plaza, donde lo escuchaban sus seguidores.

El presidente libertario acusó al gobierno saliente, de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en este momento ya expresidente y exvicepresidenta de la Nación, de dejar al país al borde de la que puede ser la peor crisis de su historia. Según sus números la deuda, entre el Banco Central, Tesorería y otras cuentas, supera los 100 mil millones de dólares. A su vez recordó que hay más de 40% de pobreza y que solo 16 de cada 100 alumnos se reciben de la escuela en tiempo y forma.

“La conclusión es que no hay alternativa al ajuste y no hay alternativa al shock”, advirtió. “Repercutirá de modo negativo en la actividad, el empleo, los salarios reales, los pobres y los indigentes”.

Milei, en otro tramo, en una frase que también usó en campaña, prevé una pobreza que supere el 90% y una indigencia por encima de 50% si no avanza con su plan de shock, que podrían derivar en una situación similar “a la Venezuela de Chávez y Maduro”.

En materia de Seguridad, cartera que estará a cargo de Patricia Bullrich, prometió mano dura contra los delincuentes y el narcotráfico, con mayor protagonismo para las Fuerzas Armadas. Y en salud estimó que hubieran muerto 30.000 personas y no 130.000 si la gestión anterior no hubiera sido tan errante durante la pandemia de covid 19.

Sin “casta” ni dolarización

Mientras Milei brindaba su discurso, en distintos tramos sus seguidores en la Plaza del Congreso gritaron consignas como “motosierra”, “policía” o “libertad”. El Presidente, eso sí, borró de su léxico la palabra “casta”, que lo hizo famoso en redes sociales. De hecho volvió a apostar a sumar dirigentes de otros partidos: “No importa de dónde vengan, importa hacia dónde quieran ir”.

Otra insignia que quedó barrida debajo de la alfombra fue la de la dolarización y el cierre del Banco Central. No hubo menciones ni explicaciones ni detalles sobre cómo avanzará con estas propuestas, que corren riesgo de ser declaradas inconstitucionales por la Corte Suprema.

“Ningún gobierno ha recibido una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros”, consideró Milei.

Se espera, eso sí, que el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo brinde una conferencia de prensa el lunes a la mañana, antes de la apertura de los mercados, para anunciar un primer paquete de medidas.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha