jueves 22 de febrero de 2024
spot_img

Roberto Sánchez: “Nos proponemos poner en marcha un cambio en Tucumán ante el hartazgo de la gente”

El diputado nacional de la UCR y candidato a gobernador de Tucumán por Juntos por el Cambio se mostró convencido de las chances de la coalición de ganar en las elecciones provinciales que se realizaran el 14 de mayo y fundó esas favorables expectativas en el “hartazgo” que exhibe sus comprovincianos frente a la administración peronista que lleva  más de 20 años en el poder. 

El diputado nacional radical y candidato a gobernador de Tucumán por Juntos por el Cambio, Roberto Sánchez, manifestó su convicción de que la coalición alcanzará el triunfo en las elecciones provinciales convocadas para el domingo 14 de mayo; fundó sus favorables expectativa en que “advertimos que la gente tiene un hartazgo porque ve que hace más de 20 años los vienen y nos vienen gobernando los mismos”, al graficar el sentimiento que experimenta la población al cabo de las sucesivas administraciones del peronismo; destacó la “experiencia” de gestión de la UCR en otras ciudades tucumanas como ´carta de presentación’ para generar el apoyo del electorado y afirmó que “nos hemos preparado para poner en marcha el cambio”.

El diputado Sánchez, en una entrevista con Nuevos Papeles, aseguró que en la ciudadanía de la provincia de Tucumán “se ha creado una situación de esperanza” en cuanto a que desde Juntos por el Cambio “es posible ganarle al oficialismo” y poner en marcha “un cambio de rumbo” con proyectos e iniciativas desde un futuro gobierno  con un “orden de prioridades” en el gasto de los recursos para volcarlos a generar “empleo genuino” a través de otorgar beneficios a las empresas que existen en la provincia y también producir una rebaja del gasto público y de la “presión fiscal” que “son algunas de las herramientas que tenemos para impulsar las inversiones en la provincia”.

Desde el retorno a la democracia, el radicalismo, ahora desde una coalición, Juntos por el Cambio, aparece con chanches de disputar la posibilidad de ganar las elecciones en Tucumán que se realizarán el domingo 14 de mayo y usted va como candidato a gobernador. ¿Cuál es su primera mirada en ese sentido?

Tenemos una gran expectativa y estamos confiados. En las elecciones legislativas del 2021 fue con un resultado que hace muchos años, más de 20 años, no se daba; estuvimos muy cerca de ganar y la diferencia fue de apenas casi menos de dos puntos si bien cierto es que se trato de una elección intermedia para senadores y diputados. La del 14 de mayo es una elección de carácter provincial y se ha creado una situación de esperanza, de que es posible ganarle al oficialismo en la provincia y venimos trabajando desde hace tiempo. Por eso tenemos las mejores expectativas.

De su primera reflexión se desprende una expectativa y suponemos que ello debe tener una explicación más allá de la buena elección de hace dos años.

Nuestras expectativas favorables responden a varias razones pero, quizás, la principal se vincula a que advertimos que la gente tiene un hartazgo porque ve que hace más de 20 años los vienen y nos vienen gobernando los mismos y es una provincia que viene retrocediendo y está estancada. Nos proponemos poner en marcha un cambio en Tucumán. Vemos provincias vecinas que han prosperado y un caso emblemático es el de Jujuy a la que en el pasado la veíamos como una provincia pobre, con enormes problemas, en la que había un Estado paralelo y desde que se hizo cargo del gobierno nuestro correligionario, Gerardo Morales, se ha transformado en una provincia ordenada, que tiene inversión pública, que ha cambiado la matriz energética y desde esa sana envidia hacia Jujuy vemos que Tucumán tiene una potencialidad muy grande y se puede hacer en espejo lo que se hizo en la provincia de Jujuy.

Y, además, tenemos la experiencia de gestión de gobierno al haber tenido el alto honor de haber sido intendente de la Ciudad de Concepción por lo que vemos que con esfuerzo, con sacrificio, con mucha transparencia, pudimos hacer las cosas bien a favor de nuestros vecinos y creo que ese modelo de gobierno podemos replicarlo para el resto de la provincia. Por eso estamos esperanzados en que es posible cambiar el rumbo que hoy tiene la provincia de Tucumán.

Algo ya nos dijo pero nos gustaría profundizar algunas cuestiones. ¿Cómo caracterizaría la situación de la provincia?, y, a la vez, ¿cuáles serían los trazos principales de su propuesta  y naturalmente de Juntos por el Cambio para generar ese cambio de rumbo del que usted nos habla que requiere Tucumán?

La provincia de Tucumán, en los últimos diez o quince años, no crea fuentes de trabajo genuinas. Y se produjo una situación a la inversa. Hay una pérdida de unas 1.500 empresas lo que implicó la pérdida de más de 15 mil puestos de trabajo genuinos que han desaparecido y, por otro lado, se ha incrementado notablemente la planta de empleados públicos y lo que nosotros queremos es que, al menos, deje de crecer la planta de empleados públicos e impulsar la creación de empleo genuino en el sector privado y, para hacer esto, propiciamos disminuir la presión fiscal. Tucumán es la segunda provincia de la Argentina con la más grande presión fiscal; es la más grande en el norte del país y lo que vamos a alentar es bajar impuesto provinciales como el caso de ingresos brutos, el impuesto a la salud pública, que es el 2,5% y que, por ejemplo, en Jujuy no existe y, con esto, lo que queremos es darle un fuerte impulso a la micropymes, a las pymes, a las empresas, para que aquel que quiera llevar adelante un emprendimiento lo pueda hacer y no tengan esa presión fiscal; que aquellos que hoy tienen una empresa puedan expandirse que es algo que hoy en Tucumán no lo pueden hacer. Para esto, también, hay que bajar el gasto público y para hacerlo hay dos o tres ítem que se pueden tocar. Uno es la cantidad de dinero que discrecionalmente se envía a los municipios a través del llamado ‘pacto social’ que existe en la provincia y que no lo reciben todos los municipios sino aquellos que son ‘amigos’ del oficialismo provincial así como bajar el gasto en la legislatura provincial, que es la más cara del país, bajar los gastos en publicidad y propaganda que hace el gobierno provincial y se puede recurrir al ahorro de ese dinero, hoy mal gastado por el orden de prioridades que tiene el gobierno, que es muy distinto al orden de prioridades que tienen los tucumanos, para invertirlo, por ejemplo, en obra pública que está faltando en Tucumán que es la provincia en la que menos se  ha invertido en obra pública en estos últimos seis años en el país y es necesario invertir en obra pública, tanto en caminos primarios como en caminos secundarios, en infraestructura, en escuelas, en diques, en todas aquellas áreas  que sirvan para mejorar la atención de los servicios públicos que necesitan los tucumanos.

Estas iniciativas que usted se plantea como objetivos, en caso de convertirse en gobernador, nos imaginamos que demandan un cambio previo ante el cuadro de situación que nos describe de la provincia. ¿Por dónde pasa ello?, ¿es solamente bajar el déficit fiscal? Le hacemos esta pregunta porque mientras se ponen en marcha esas iniciativas presumimos que los tucumanos le van a demandar respuestas a cuestiones urgentes.

Si. Por supuesto. En la provincia hay un muy mal gasto de los recursos del Estado provincial. Aquí lo que fue el llamado ‘plan platita’ se originó en Tucumán y que fue otorgar fondos públicos para literalmente intentar comprar la voluntad de los ciudadanos al momento de las elecciones y eso se quiso hacer en el 2021, cuando el gobierno nacional perdió las PASO a nivel nacional y eso hizo que llevaran al gobernador Luis Manzur como Jefe de Gabinete y poner en marcha el ‘plan platita’ para intentar revertir el resultado de las PASO de cara a las elecciones generales. Acá estamos acostumbrados a ese tipo de prácticas, de ese tipo de dádivas, con las que se pretende cambiar la conciencia cívica de los tucumanos. Pero, insisto, nosotros nos proponemos desde el gobierno bajar el gasto público, bajar la presión fiscal, porque son algunas de las herramientas que tenemos para impulsar las inversiones en la provincia.

Nosotros tenemos que lograr que aquel que ya tiene su empresa se expanda y pueda generar nuevas fuentes de trabajo y darle la posibilidad a aquellas empresas que no están en la provincia a que se animen a invertir en la provincia y lo puedan hacer.

Si tuvieras que caracterizar la gestión del oficialismo, primero con la gestión de Manzur y luego con la del vicegobernador, Osvaldo Jaldo, tanto como luego todo esta cuestión de desdoblamiento de las elecciones provinciales respecto de las nacionales con Manzur volviendo a ser candidato aunque en este caso a vicegobernador ¿cómo observa esta situación?

Lo que hace el gobierno de Tucumán es siempre adecuar las situaciones para lograr algún rédito y siempre violentando la Constitución; se ha violentado la Constitución con la candidatura de Manzur porque no es se ha respetado el espíritu de la reforma constitucional del 2006 y que la hicieron ellos para imponer la chance de que el gobernador y vicegobernador, intendentes o delegados comunales que duraban cuatro años en el cargo y cuando se hizo la reforma se los habilitó para que puedan acceder a ser reelectos y el espíritu de la Constitución es la alternancia en el poder; ese es el espíritu que tiene la normativa. Y lo que están haciendo ahora es hace ir en contra de lo que dice la Constitución porque de la manera en que lo están planteando resulta el propósito de establecer una ‘reelección indefinida’. Manzur fue vicegobernador durante dos períodos, ocho años; fue gobernador durante ocho años, dos períodos y ahora se presenta de nuevo como candidato a vicegobernador lo que significa que eternamente podría estar en el cargo. Y llegado el caso que renunciara, por algún motivo, en caso de ser electo Jaldo, aunque eso no va a ocurrir porque estamos seguros que vamos a ganar, Manzur podría volver a ser gobernador de la provincia que es, justamente, lo que no está en el espíritu de la Constitución que claramente refleja la alternancia en el poder.

Y, claramente, al desdoblar la elección, lo que quieren es despegarse de la gestión del gobierno del Frente de Todos a nivel nacional violentado la Constitución provincial que claramente dice que las elecciones deben realizarse dos meses antes de que culmine el mandato; en la reforma del 2006 de la Constitución de la provincia de Tucumán los constituyentes decían que cuatro meses desde que resultaban electas las nuevas autoridades era mucho ese período y lo llevaron a dos meses y lo que están haciendo ahora, insisto violentando la Constitución, es llevar ese período a cinco meses. La fecha de entrega del poder en la provincia es el 28 de octubre y la elección ahora la han llevado al 14 de mayo, es decir cinco meses antes. Como quieren separarse de la administración nacional, porque este viene en una ‘caída en picada’ después que fueron parte de ese gobierno, con Manzur como Jefe de Gabinete durante 17 meses de Alberto Fernández, han adelantado la elección provincial violentando la Constitución.

¿Si tuviera que definir por qué cree que Juntos por el Cambio está en condiciones de cambiar el rumbo de la provincia?

Porque tenemos equipo para gobernar y experiencia de gestión; porque aquellas ciudades en las que ejercemos el gobierno hemos logrado transformarlas y atender con esfuerzo y dedicación a sus vecinos y lo hemos hecho con mucha transparencia en la gestión con muchos menos recursos que los que han tenido otras y porque nos hemos preparado para poner en marcha el cambio que la provincia de Tucumán requiere. Estamos convencidos que la provincia puede tener un destino mejor, tiene un altísimo potencial y porque sabemos que Tucumán puede volver a ser el ‘faro del Norte’, ese ‘Jardín de la Republica’. Y eso es lo que nos proponemos hacer junto a Germán Alfaro como vicegobernador junto a todos quienes pertenecemos a Juntos por el Cambio.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable