domingo 3 de marzo de 2024
spot_img

Quien supuestamente debería detener a Donald Trump es un impopular hombre de 81 años

Al no mirar más allá de Joe Biden, los demócratas han demostrado cobardía y complacencia.

Traducción Alejandro Garvie

La política americana está paralizada por una contradicción tan grande como el Gran Cañón. Los demócratas están furiosos porque la reelección de Donald Trump condenaría la democracia de su país. Y, sin embargo, al decidir a quién enfrentar en las elecciones de noviembre, parece que el partido se someterá dócilmente a la candidatura de un hombre de 81 años con el peor índice de aprobación de cualquier presidente moderno en esta etapa de su mandato. ¿Cómo se llegó a esto?

El índice de aprobación neta de Joe Biden se sitúa en -16 puntos. Trump, que lidera las encuestas en los estados indecisos donde se definirán las elecciones, está a un tiro de moneda de una segunda victoria presidencial. Incluso si no se ve a Trump como un dictador potencial, esa es una perspectiva alarmante. Una parte sustancial de los demócratas preferiría que Biden no se postulara. Pero en lugar de desafiarlo o apoyar su campaña, han empezado a murmurar con los ojos vidriosos sobre el lío en el que se encuentran.

No hay secretos sobre lo que hace que Biden sea tan impopular. Parte de esto es el estallido sostenido de inflación que se le ha puesto a su puerta. Luego está su edad. La mayoría de los estadounidenses conocen a alguien de 80 años que está empezando a mostrar sus años. También saben que no importa cuán bueno sea el carácter de esa persona, no se le debe dar un período de cuatro años en el trabajo más duro del mundo.

En 2023, Biden podría (y debería) haber decidido ser presidente por un solo mandato. Habría sido reverenciado como un modelo de servicio público y una reprimenda al ego ilimitado de Trump. Los peces gordos demócratas lo saben. De hecho, antes de que su partido obtuviera resultados mejores de lo esperado en las elecciones intermedias, muchos miembros del partido pensaron que Biden efectivamente se mantendría al margen. Este periódico argumentó por primera vez que el presidente no debería buscar la reelección hace más de un año.

Desafortunadamente, Biden y su partido tenían varias razones para que él librara una campaña más, ninguna de ellas buena. Su sentido del deber estaba teñido de vanidad. Después de haberse presentado por primera vez a la presidencia en 1987 y haber trabajado durante tanto tiempo para sentarse detrás del escritorio Resolute, se ha dejado seducir por la creencia de que su país lo necesita porque ha demostrado ser un vencedor de Trump.

De la misma manera, el deseo de servir de su personal seguramente se ha visto empañado por la ambición. Está en la naturaleza de las administraciones que muchos de los asesores más cercanos de un presidente nunca más vuelvan a estar tan cerca del poder. Por supuesto, no quieren que su hombre entregue la Casa Blanca para concentrarse en su biblioteca presidencial.

Los líderes demócratas han sido cobardes y complacientes. Al igual que muchos republicanos pusilánimes del Congreso, a quienes no les agradaba Trump y lo consideraban peligroso (pero no podían encontrar el valor para impugnarlo o incluso criticarlo), los demócratas incondicionales no han estado dispuestos a actuar en respuesta a sus preocupaciones sobre la locura de Biden. Si eso fue por la amenaza a sus propias carreras, su comportamiento fue cobarde. Si era que pensaban que Trump es su peor enemigo, se mostraron complacientes. Los índices de aprobación de Biden han seguido cayendo, mientras que los 91 cargos penales que enfrenta Trump, hasta ahora, solo lo han fortalecido.

Teniendo en cuenta esto, se podría pensar que lo mejor sería que Biden se mantuviera al margen. Después de todo, todavía faltan diez meses para las elecciones y el Partido Demócrata tiene talento. Por desgracia, eso no sólo es extremadamente improbable, sino que cuanto más se analiza lo que sucedería, encontrar una alternativa a Biden en esta etapa sería una tirada de dados desesperada e imprudente.

Si se retirara hoy, el Partido Demócrata tendría que reorganizar frenéticamente sus primarias, porque los plazos de presentación ya han vencido en muchos estados y los únicos otros candidatos en la boleta son un congresista poco conocido llamado Dean Phillips y un gurú de autoayuda llamado Marianne Williamson. Suponiendo que esto fuera posible, y que la avalancha de demandas resultantes fuera manejable, las legislaturas estatales tendrían que aprobar nuevas fechas para las primarias más cerca de la convención en agosto. Habría que organizar una serie de debates para que los votantes de las primarias supieran por quien estaban votando. El campo bien podría ser enorme, y no hay forma obvia de reducirlo rápidamente: en las primarias demócratas de 2020, se presentaron 29 candidatos.

El caos podría valer la pena si el partido pudiera estar seguro de ir a las elecciones con un candidato joven y elegible. Sin embargo, parece igualmente posible que el eventual ganador no sea elegible: Bernie Sanders, por ejemplo, un autoproclamado socialista demócrata que es un año mayor que Biden. Lo más probable es que la nominación recaiga en Kamala Harris, la vicepresidenta. Harris tiene la ventaja de no ser vieja, aunque dice algo sobre la gerontocracia del Partido Demócrata el hecho de que cumplirá 60 años en noviembre y se la considere joven.

Desafortunadamente, ha demostrado ser una mala comunicadora, una desventaja tanto en el cargo como en discursos de campaña. Harris es una criatura de la maquinaria política de California y nunca ha logrado atraer a votantes fuera de su estado. Su campaña en 2020 fue horrible. Su telepronter a veces parece haber sido pirateado por un satírico. La inmigración y la frontera sur, una cartera que ella maneja para Biden, es el tema más fuerte para Trump y el más débil para los demócratas. Las posibilidades de Harris de vencer a Trump parecen incluso peores que las de su jefe.

Por lo tanto, es mejor que los demócratas se concentren en elegir a Biden. La economía promete un aterrizaje suave; los trabajadores están viendo un crecimiento de los salarios reales y pleno empleo. Si Trump fuera declarado culpable, aún podría ser castigado por los votantes. Lo más importante es revitalizar la campaña. Los demócratas necesitan desatar algo de entusiasmo y crear una sensación de posibilidad sobre un segundo mandato.

De gira con Biden

El presidente no es bueno en campaña y se enfrenta a un candidato cuyos mítines son una reunión de culto cruzada con un espectáculo de vodevil. Necesita a alguien que pueda hablar ante la multitud y aparecer en televisión por él. Esa persona no es la señora Harris.

Una manera de servir a su partido y a su país, y ayudar a mantener a Trump fuera de la Casa Blanca, sería renunciar a otro mandato como vicepresidenta. Biden podría así presentar su segundo mandato como un tipo diferente de presidencia, una en la que compartiría más responsabilidades con un vicepresidente que actuaría más como un director ejecutivo. De cualquier manera, Biden necesita la ayuda de un ejército de demócratas entusiastas dispuestos a hacer campaña junto a él. En estos momentos él y su grupo caminan sonámbulos hacia el desastre.

Link https://www.economist.com/leaders/2024/01/04/the-man-supposed-to-stop-donald-trump-is-an-unpopular-81-year-old

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Milei y un ¿nuevo? rumbo en política social

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial