miércoles 24 de abril de 2024
spot_img

Putinismo eterno

La respuesta del autócrata ruso al problema de la sucesión

Traducción Alejandro Garvie

En 2012, Vladimir Putin, después de cuatro años como primer ministro, volvió a ser presidente de Rusia. A muchos rusos les molestó su regreso planeado: antes de las elecciones presidenciales de 2012, “Rusia sin Putin” había sido un cartel popular en las manifestaciones de protesta. Su descontento tenía algo que ver con el propio Putin y mucho que ver con la evolución del sistema político de Rusia. No había ninguna institución o cláusula en la constitución rusa que pudiera limitar a Putin. Nadie se interpuso en su camino.

Las primeras etapas del putinismo estuvieron marcadas por una mezcla de complacencia e indiferencia públicas. La complacencia floreció cuando la economía rusa se expandió entre 2000 y 2008, los primeros ocho años de la presidencia de Putin, lo que permitió el ascenso de una clase media rusa. La indiferencia, que el Kremlin inculcó en parte al desalentar la participación pública en la política, contribuyó al creciente autoritarismo del régimen. No es necesario amar a Putin; bastaba con que no importara cómo se mantendría en el poder. Para 2022, Rusia había llegado a algo nuevo: el putinismo en tiempos de guerra. Era totalmente autoritario y parcialmente movilizado para la guerra, pero aún dejaba espacio para grados de complacencia e indiferencia.

Del 15 al 17 de marzo se celebrarán nuevamente en Rusia unas supuestas elecciones presidenciales. Las formalidades procesales (candidatos, campañas, las urnas mismas) no afectarán el resultado predeterminado por el Kremlin. Ahora, en su vigésimo quinto año en el poder, Putin cumplirá otro mandato de seis años. Al final, será elegible para postularse nuevamente y extender su reinado hasta 2036.

Mediante una gestión estricta, el Kremlin ha tratado de que las elecciones transcurrieran lo más tranquilamente posible. Aunque Putin probablemente ganaría unas elecciones justas en 2024, unas elecciones no gestionadas fomentarían una auténtica contestación política y críticas al presidente, algo que el Kremlin había mantenido fuera de alcance durante mucho tiempo. Una crítica significativa abriría la puerta a otra posibilidad: a saber, que los edictos de Putin tal vez no reflejen la voluntad unida del pueblo ruso y que tal vez no esté destinado a gobernar Rusia a perpetuidad.

En su cuarto de siglo en el poder, Putin ha perseguido dos objetivos distintos. El primero ha sido crear una vasta maquinaria de represión, eliminando cualquier fuerza interna que se le oponga o que tenga el potencial para hacerlo. Este proceso ha implicado el asesinato de periodistas, el arresto de oligarcas insuficientemente leales y la persecución de cualquier alternativa política viable a Putin. El político liberal Boris Nemtsov fue asesinado frente al Kremlin en 2015. El activista político Vladimir Kara-Murza está encarcelado desde el inicio de la guerra en Ucrania. Y después de hacer gala de un coraje político inquebrantable, el líder de la oposición Alexei Navalny murió a la edad de 47 años en una colonia penitenciaria en el Ártico ruso. Había sobrevivido a un intento de asesinato por envenenamiento, en 2020. Un año después, tras recibir atención médica en Alemania, regresó a Rusia, consciente de los riesgos que corría.

El otro objetivo de Putin ha sido privar a la mayoría de los rusos de la capacidad de imaginar un futuro sin él. Porque es imposible contrarrestarlo hoy, se piensa, será imposible contrarrestarlo mañana. Ya sin estar rodeado por un parlamento, una constitución o una oposición política, Putin está en la cima de su poder. La sensación predominante de “putinismo para siempre” proporciona a muchos rusos una sensación de estabilidad; lo que mejor conocen es la continuidad política. Para una minoría, induce desesperación o rabia.

El putinismo eterno tiene sus vulnerabilidades. Cualquier régimen que prometa vivir para siempre no puede permitir que se lo perciba como un fracaso. Para perdurar, el régimen de Putin debe mantener la ilusión no sólo de su inevitabilidad, que ya ha logrado, sino también de su propia inmortalidad, que no puede lograr. Las grietas visibles en el mito tienen el potencial de socavar el mito mismo. La presentación de Putin de sí mismo como un salvador omnipotente –el único que puede dirigir el destino de Rusia– presenta, por tanto, un riesgo a largo plazo para el régimen.

UN ESPEJISMO DE INVENCIBILIDAD

La invasión de Ucrania en 2022 fue un paso decisivo en la construcción de un putinismo para siempre. La guerra ha fortalecido al líder ruso menos al aumentar el ya formidable poder del Kremlin que al disminuir radicalmente el alcance de la sociedad civil. Mientras que hasta hace poco las élites políticas tenían cierto poder de decisión, la guerra las ha convertido en ejecutores de la voluntad de Putin, meros ayudantes del generalísimo.

Hoy en día, las instituciones rusas no pueden servir como vehículos para cuestionar la política oficial. Se espera que muestren su compromiso con el esfuerzo bélico; cualquier expresión de disidencia con respecto a la guerra ha sido criminalizada. Muchos rusos aceptan ahora las siguientes proposiciones como verdades doctrinales: Putin está librando hábilmente una guerra necesaria, Putin es el único que puede dirigir a Rusia y Putin es dueño del futuro político de Rusia. Cualquiera que sugiera lo contrario lo hace corriendo un gran riesgo.

La guerra ha militarizado significativamente la política y la sociedad rusas. En todo el país, vallas publicitarias y carteles embellecen la actividad militar. Los medios estatales demonizan al “Occidente colectivo”, que ha convertido a Ucrania en su títere, obligando a Rusia a una guerra defensiva. Según el Kremlin, Putin es el comandante en jefe irreemplazable, el estratega y diplomático que puede llevar al país sobre sus hombros y el proveedor de orden que conducirá al país a la victoria. Incluso entre los rusos que anhelan la paz, muchos creen que sólo Putin puede lograrla.

La militarización de la sociedad rusa puede ser selectiva. No significa que todos deban apoyar o alistarse apasionadamente en el esfuerzo bélico. Al exigir aquiescencia, el Kremlin entiende que el esfuerzo bélico también puede ser ignorado o olvidado. Esta militarización gradual es la característica definitoria del putinismo en tiempos de guerra, que es represivo, pero sólo episódicamente orwelliano.

A través de su infraestructura mediática, el Kremlin repite diariamente sus temas de conversación. Afirma, no sin justificación, que Rusia ha ganado ventaja en el campo de batalla; que fuera del Occidente liderado por Estados Unidos, la opinión pública es más comprensiva con la posición de Rusia; y que la economía rusa está en buena forma, un punto reforzado por el bajo desempleo y el aumento de los salarios. A los ojos de su audiencia interna, Putin ha pasado una prueba importante: ha hecho frente a Occidente, desafiando sus críticas, sus sanciones y su ayuda militar a Ucrania. Esta proyección de fuerza requiere que Moscú consolide sus victorias en el campo de batalla. Si el ejército de Putin fracasara, la competencia del líder en su país bien podría verse cuestionada.

Sin embargo, en los primeros meses de 2024, y dado el curso de los acontecimientos, la guerra y el putinismo eterno se refuerzan mutuamente. Putin se ha posicionado como el hombre singular que ha sintetizado los mejores hilos de la historia imperial rusa, soviética y postsoviética, la historia de un gran país que nunca ha sido conquistado; el presidente que restableció el orgullo por Rusia y su carácter ruso; el defensor de los valores tradicionales contra la decadencia; y el estadista que ha dado a Rusia (apenas) la fuerza necesaria para enfrentarse al pérfido Occidente. Hostil a Occidente en lugar de envidiosa, la Rusia de Putin es mucho más segura en 2024 que la Unión Soviética en la década de 1980.

Cualquier cosa que haga Putin es lo que Rusia necesita hacer. Sus palabras y acciones determinan la naturaleza de la ideología, y no al revés. La guerra en Ucrania ha reforzado aún más la imagen de Putin como defensor de los intereses nacionales de Rusia. La guerra se ha convertido en la piedra angular de una ideología patrocinada por el Estado, un acontecimiento más en la continuidad del putinismo eterno.

GRIETAS EN LA FACHADA

Incluso un opositor tímido, como Boris Nadezhdin, sin antecedentes de rebelión contra los poderes fácticos, era una afrenta a la estética del putinismo para siempre. En las elecciones presidenciales, a Nadezhdin no se le dio ni siquiera la correa más corta para postularse como candidato de la oposición a Putin. Cuando la campaña de Nadezhdin inesperadamente alentó a decenas de miles de personas a firmar su candidatura y el sentimiento contra la guerra comenzó a cristalizar en torno a su persona, Nadezhdin tuvo que ser retirado de la contienda, revelando un dilema de las dictaduras, que sólo pueden avanzar cómodamente hacia una mayor represión. Los gobiernos dictatoriales se ponen en peligro más al aflojarse que al tomar medidas enérgicas.

A diferencia de la breve campaña de Nadezhdin, la muerte de Navalny es una verdadera onda expansiva en la superficie del putinismo para siempre, y al régimen no le resultará fácil adaptarse. En 2024, a Navalny se le había acabado el espacio: durante mucho tiempo se le había prohibido postularse para un cargo, se le había negado el acceso al público en todos los sentidos excepto en los más truncados, y luego perdió la vida. El Kremlin ha tratado la muerte de Navalny como un suceso insignificante, aunque decenas de miles en Moscú y otras ciudades, superando el miedo a la represión, expresaron su dolor en público y corearon el nombre de Navalny. Durante tres días consecutivos, los dolientes acudieron a su tumba en Moscú, creando una montaña de flores.

El Estado ruso derrotó a Navalny, convirtiendo su biografía única en la historia de un santo secular. Su memoria encarna dos principios que militarán contra el putinismo para siempre: la negativa a tolerar la apatía y la negativa a aceptar que la política rusa es enteramente una operación vertical.

La muerte de Navalny es la señal del Kremlin de que el putinismo no se esconde para siempre, no se enmascara, no pretende ser democrático ni estar sujeto a influencias externas. El Kremlin supone que puede actuar con impunidad. Muchos dentro de Rusia, aunque entienden, por supuesto, que Putin es mortal, todavía no pueden concebir un futuro sin él. La elección presidencial de este año, entonces, no es sólo un ejercicio ritual que valida otros seis años de gobierno de Putin. Debe interpretarse como un adiós definitivo a aquellos vestigios del pasado político que precedieron o que complicaron la llegada del putinismo para siempre. El emperador está en su trono y todo lo que se puede decir es: “¡Salve, César!”.

EL FUTURO NO ESTA ESCRITO

Para tomar prestada una frase de Karl Marx, el putinismo puede contener para siempre las semillas de su propia destrucción. En una dictadura que no se disculpa, hay muchas cosas que pueden salir mal. La guerra en Ucrania oscila cada pocos meses y la suerte de Rusia allí bien podría deteriorarse. Las sociedades en tiempos de guerra tienen puntos de ruptura que se hacen visibles sólo cuando se alcanzan, y la guerra de Putin ya ha provocado niveles asombrosos de pérdidas humanas en Rusia.

La economía de Rusia también sigue sujeta a turbulencias y es vulnerable a las sanciones occidentales. El putinismo eterno podría caer en una extralimitación. Los gobiernos autocráticos pueden enriquecerse imprudentemente. Pueden perder contacto con aquellos a quienes gobiernan y volverse cada vez menos reservados sobre la coerción y la represión que son la base de su gobierno.

Teniendo en cuenta las vicisitudes de la guerra, los mercados y la política, la profundidad y el alcance del putinismo eterno son sorprendentes. Hasta ahora, la guerra ha fortalecido al putinismo. Si el ejército ruso comienza a lograr algo más cercano a la victoria en Ucrania, el sistema putinista se volverá más asertivo dentro y fuera del país. Incluso si Putin desapareciera repentinamente de la escena, los instrumentos de coerción probablemente permanecerían donde él los colocó: en el Kremlin, en los servicios de seguridad y en el ejército. Es imposible saber si alguien más que Putin podrá manejar estos instrumentos con capacidad, pero con o sin Putin, estos instrumentos se alinean con muchos intereses creados y muchos precedentes pasados. No serán entregados pacíficamente a los administradores de ningún otro sistema.

Cuando Joseph Stalin murió en 1953, después de décadas de tiranía, la batalla por la sucesión fue caótica y sangrienta. Su eventual sucesor, Nikita Khrushchev, reemplazó a sus rivales e hizo ejecutar al más formidable de ellos, Lavrentiy Beria. Posteriormente, Jruschov fue derrocado por su propia élite. Fue sucedido por Leonid Brezhnev, quien abrazó el principio del liderazgo colectivo. Lo que sobrevivió, cuando cambió el liderazgo, fue el Partido Comunista, el pilar de la Unión Soviética. También lo hicieron la ideología soviética, el ejército soviético y las numerosas instituciones administrativas que existían dentro del gobierno soviético. La Unión Soviética de las décadas de 1950 y 1960 no cayó en una guerra civil. No abandonó la Guerra Fría y no desapareció del mapa.

Este es un patrón que el putinismo podría replicar para siempre. Como Putin no ha designado ningún sucesor, una lucha por el poder bien podría seguir a la salida de Putin de la escena. Quienes participan en esta lucha, si pueden evitar un baño de sangre, tendrían muchos incentivos para perpetuar el sistema existente. Mantendrían el control de los poderes depositados en el ejército y los servicios de seguridad. No querrían que las luchas internas pusieran en peligro la posición geopolítica de Rusia y no querrían abandonar las construcciones ideológicas que Putin ha elaborado. Esto plantea la aleccionadora posibilidad de que el putinismo para siempre, que ahora gira en torno a un solo hombre, pueda durar más que el mandato del propio Putin. Putin ha hecho lo suficiente para garantizar que quienquiera que lo siga sea probablemente su heredero.

Link https://www.foreignaffairs.com/russian-federation/vladimir-putin-forever-putinism

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Crecen las posibilidades para un segundo mandato de Joe Biden

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico