miércoles 24 de abril de 2024
spot_img

Paro de colectivos en el AMBA

Choferes agrupados bajo la Unión Tranviarios Automotor (UTA) realizarán desde esta medianoche un paro de colectivos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).
Según trascendió, la medida de fuerza se tomó luego del descontento por parte del gremio, que asegura que los depósitos con aumento de los meses de enero y febrero se realizaron en forma irregular.
La UTA reclama que los incrementos establecidos por casi 40 empresas no fueron cumplidos en el inicio de 2024.
Hasta el momento, confirmaron que no brindarán servicio las siguientes líneas de colectivos: 63-148-159-194-219-228-300-338- 372-584-619.
Por su parte. las unidades que pertenecen a la empresa DOTA anticiparon que no se plegarán a la medida de fuerza y brindarán en forma normal su servicio.
Esta firma posee de manera directa o indirecta unas 180 líneas de transporte que circulan por la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

¿Qué dijo la Secretaría de Transporte?
Luego que se conoció el paro de colectivos, la Secretaría de Transporte compartió un comunicado en el que aclaró que el pago a las líneas de colectivos nacionales “están asegurados y próximos a transferirse”. Estas comprenden aquellas que van desde el 1 al 200.
“Hay líneas que son nacionales y otras que son provinciales. La falta de pago de las provinciales depende de su jurisdicción”, aclaró.
“Respecto a las líneas nacionales, los fondos para las empresas están asegurados y próximos a transferirse, dentro de los plazos en que habitualmente se realizan”, afirmó.
“La medida de fuerza es una decisión aislada de un puñado de empresas, a quienes les corresponde la obligación del pago salarial de los empleados. En caso de no cumplir con sus obligaciones empresariales y de realizar el paro, se les aplicará la sanción correspondiente”, arremetió.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Crecen las posibilidades para un segundo mandato de Joe Biden

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico