domingo 16 de junio de 2024
spot_img

Pablo Blanco: “Desde JxC representamos un verdadero cambio de rumbo para Tierra del Fuego”

El senador nacional radical y candidato a gobernador de Tierra del Fuego por Juntos por el Cambio aseguró que desde la coalición “representamos un verdadero cambio de rumbo” y sostuvo que el resto de los espacios políticos, que competirán en las elecciones del 14 de mayo, que actualmente tienen a su cargo la administración de la provincia y los municipios representan “la continuidad” de la gestión del kirchnerista Frente de Todos.

El senador nacional radical y candidato a gobernador de Tierra del Fuego por Juntos por el Cambio, Pablo Blanco, dijo que desde la coalición “representamos un verdadero cambio de rumbo” para Tierra del Fuego y sus municipios; manifestó que, en caso de ganar las elecciones que se realizarán el domingo 14 de mayo, su futura gestión llevará adelante un “reordenamiento del Estado” que “no quiere decir echar empleados públicos” sino reorganizar la administración para que los recursos sean destinados a atender las “demandas esenciales” de la población como el acceso a la vivienda y a la salud pero, también, crear condiciones para que desde el sector privado se generen fuentes de trabajo. “Los empleados públicos se tienen que quedar tranquilos porque no está en nuestra decisión, desde el futuro gobierno, en esa reorganización, disponer el despido de empleados públicos”, enfatizó.

El candidato a gobernador por Juntos por el Cambio, en una entrevista con Nuevos Papeles, dijo que “la gente en Tierra del Fuego quiere un cambio” porque “no está de acuerdo” con la gestión a nivel nacional “que tiene repercusión a nivel provincial y eso nos lo transmiten los fueguinos”, tras lo cual remarcó la necesidad de reorganizar el Estado provincial. “No puede ser que casi el 100% del presupuesto esté destinado al sector público sino que debemos orientar los recursos”, apuntó Blanco. Y completó: “Para el sector privado nos proponemos fijar reglas claras” para “promocionar la inversión” y cuando “desde el sector privado se vea que hay reglas claras y disciplina en el gasto público creo que se va a promocionar mucho más la inversión”.

Desde el retorno a la democracia, tras los sucesivos gobiernos del radicalismo en la provincia hasta concluir el mandato Raúl Alfonsín, Tierra del Fuego viene siendo gobernada alternativamente por el Movimiento Popular Fueguino y el PJ, excepto el período en que la gestión estuvo a cargo de la Coalición Cívica –entre 2007 y 2011-, y ahora se da la circunstancia de su candidatura a gobernador desde la UCR y dentro de Juntos por el Cambio. ¿Cuál es su sensación frente a este desafío personal  y político que lo tiene a Ud. como protagonista?

Sí claro. Es un desafío porque del otro lado tenemos a los tres intendentes (Ushuaia, Río Grande y Tolhuin) que van por la reelección y llevan como candidato al gobernador, que también va por la reelección, por el mismo espacio político que es el Frente de Todos aunque se ve que por vergüenza le han cambiado el nombre y la verdad es que es un desafío pero estamos dispuestos a llevarlo adelante. Lamentablemente dentro de Juntos por el Cambio no vamos todos juntos porque el PRO va por fuera pero estamos llevando nuestra propuesta en el contacto mano a mano con los fueguinos a quienes visitamos en sus casas explicando lo que, desde nuestro punto de vista, debe ocurrir y que es un reordenamiento de Tierra del Fuego porque es una provincia que tiene muchos recursos pero, a nuestro criterio, no están ni bien distribuidos ni bien administrados. Estamos llevando nuestra propuesta y la gente quiere un cambio. Y quiere un cambio porque no está de acuerdo con la gestión a nivel nacional que tiene repercusión a nivel provincial y eso nos lo transmiten los fueguinos”.

El escenario político y fundamentalmente econonómico y social del país aparece sumamente  complejo y difícilmente de esa situación esté exenta Tierra del Fuego aunque la provincia sea reconocida históricamente con una matriz económica quizás diferente a la que tienen el resto de las provincias. ¿Cuál es su apreciación en tal sentido?

Usted sabe y todos saben que Tierra del Fuego tiene un régimen económico especial al tener una ley de promoción económica, que viene desde el año 1972, dentro de la cual hay sub-régimen industrial que favorece la radicación de empresas y entonces tiene una actividad industrial muy importante. Esa una situación que muchas veces no se ha entendido ni comprendido desde otros lugares del país y muchas veces cuestionada por el supuesto costo fiscal que ese régimen de promoción económico tiene para el resto del país pero la situación geopolítica, la ubicación de la provincia de Tierra del Fuego hace imprescindible y necesario que tenga ese sistema de promoción porque nosotros, en Tierra del Fuego, teniendo en cuenta cómo es la extensión de la Argentina no somos la última parte del país sino que somos el centro del país; tenemos una ubicación geopolítica muy importante, somos la provincia más cercana a la Antártida Argentina, tenemos un conflicto muy importante dentro de nuestra provincia como es la usurpación de las Islas Malvinas y la soberanía no solamente se defiende por la vía pacífica sino que fundamentalmente se defiende a través del desarrollo y del poblamiento y me parece que esos son los objetivos de nuestra ley de promoción  económica que defendemos a rajatabla mas allá de las opiniones contrarias que hay desde muchos espacios políticos desde otros lugares del país.     

¿Cómo caracterizaría la gestión del oficialismo en la provincia?

Es una gestión que está orientada pura y exclusivamente al sector público y eso es lo que hay que cambiar. Nosotros debemos fomentar la generación fuentes de trabajo en el sector privado. No puede ser que de Tierra del Fuego sea pura y exclusivamente o esencialmente una provincia dependiente del empleo público. Creemos que hay condiciones para que Tierra del Fuego sea una provincia que esté a la cabeza de la generación de empleo privado.   

Nos imaginamos que desde hace tiempo ha intensificado el diálogo con distintos sectores y los pobladores de las ciudades que componen el territorio provincial ¿Qué demandas viene receptando en ese contactos ya sea, insistimos, de los sectores económicos, industriales, sociales y del ciudadano de a pie fueguino?

La problemática más importante que tiene Tierra del Fuego, con mayores implicancias, por ahí en Ushuaia más que en Ríos Grande, aunque también allí es importante, se vincula con la demanda habitacional; tenemos un déficit habitacional muy importante y la otra problemática, también muy importante, se relaciona  con la generación de empleo. Nosotros necesitamos generar empleo privado porque no puede ser que dependamos esencialmente del empleo público y hay mucha demanda de trabajo. El tema de la salud también es otra demanda muy importante y, sobre todo, porque estamos alejados de los centros más importantes de atención de la salud. Esas son tres demandas esenciales, como le decía y las reitero, vivienda, trabajo y salud. 

Sería seguramente muy amplio desarrollar el plan de gobierno que tiene ‘in pectore’ y que se  propone llevar adelante Juntos por el Cambio, en caso de ganar las elecciones, para atender las demandas de la población pero creemos que sería interesante al menos conocer ¿cuáles serían los trazos principales que sustentarían esa eventual gestión como gobernador?

Esencialmente la primera acción que debemos encarar y la vamos a encarar es una reorganización completa del Estado provincial y a partir de ahí asignar correctamente los recursos. No puede ser que casi el 100% del presupuesto provincial esté destinado al sector público sino que debemos orientar los recursos y lo vamos a hacer. Para eso se necesita una reorganización del Estado provincial.

Y esto no quiere decir echar empleados públicos sino que quiere decir reorganizar y asignar correctamente los recursos públicos. No se puede seguir aceptando la duplicidad de funciones entre el gobierno provincial y los municipios y la competencia que se origina a través de eso. Los ciudadanos no pueden ser rehenes de un sector político sino que deben ser quienes reciban los beneficios de las políticas públicas y las políticas públicas no pueden estar en medio de una competencia entre los municipios y el Estado provincial. Hace falta una rápida reorganización del Estado para después asignar eficientemente los recursos. No se puede prometer algo que no estamos en condiciones de cumplir.

Vuelvo sobre sus propias definiciones. Y cuando se habla de reorganizar el Estado se habla de ‘ajuste’ y nos acaba de decir que reorganizar el Estado no significará despedir empleados pero, en todo caso, ¿cuáles serían los ejes centrales para reorganizar el sector público que usted nos dice tiene dimensiones importantes y, además, hay casi una ausencia de la participación en la economía de la provincia del sector privado?

En principio debemos ver si es necesaria la cantidad de cargos políticos que hay y que es una cifra importante de acuerdo a la información que nosotros manejamos y es a partir de ahí que vamos a comenzar la reorganización. Hay que simplificar el funcionamiento del Estado porque no puede ser que tengamos la cantidad de cargos políticos que tenemos; ministro y secretarios y secretarios de los subsecretarios.

Me parece que en eso debe haber un achicamiento importante y, a partir de ahí, insisto, hacer una correcta asignación de los recursos porque muchas veces se asignan mal los recursos o no se le dan las prioridades que tienen que tener. Los empleados públicos se tienen que quedar tranquilos porque no está en nuestra decisión, desde el futuro gobierno de la provincia, en esa reorganización, disponer el despido de empleados públicos pero sí asignar las responsabilidades de acuerdo a la función que desempeñan.

¿Y cómo hará en caso de acceder al gobierno para ubicar el rol que debe jugar el sector privado?

Para el sector privado nos proponemos fijar reglas claras y promocionar la inversión de algunos sectores que son muy importantes. Cuando desde el sector privado se vea que hay reglas claras y disciplina en el gasto público creo que se va a promocionar mucho más la inversión privada.

¿Qué expectativas tiene de cara a la elección del 14 de mayo?, y también, ¿por qué abriga la esperanza de que en esta ocasión los fueguinos acompañen su candidatura y a Juntos por el Cambio?

Expectativas tenemos y muchas. La misma situación que se da a nivel nacional nos está indicando que la gente quiere un cambio y creo que en Tierra del Fuego la propuesta de la posibilidad de un cambio de rumbo para la provincia está, de manera implícita como explícita, en la que llevamos adelante desde Juntos por el Cambio. El resto de los espacios políticos que tienen en sus manos la administración en el plano del Poder Ejecutivo provincial como municipal responden al gobierno nacional con lo cual ello no garantiza un cambio sino la continuidad. El mayor capital que nosotros tenemos desde Juntos por el Cambio es que representamos un verdadero cambio de rumbo para Tierra del Fuego.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones