jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

Oriente Medio aún podría explotar

Irán e Israel podrían no estar terminados.

Traducción Alejandro Garvie

El 13 de abril, Irán lanzó la Operación Promesa Verdadera, su respuesta al ataque de Israel del 1 de abril a su consulado en Siria. En el transcurso de menos de 24 horas, Teherán disparó una combinación de más de 300 drones y misiles contra instalaciones militares israelíes. Los altos comandantes elogiaron el ataque, que implicó los primeros ataques directos lanzados contra Israel desde territorio iraní, como un éxito en enviar un mensaje, a pesar de que Israel y sus aliados derribaron con éxito casi todo el fuego entrante.

Los políticos y expertos saben desde hace días que la República Islámica tomaría represalias por el ataque de Israel en Damasco, que mató a varios altos comandantes y personal iraní. Pero hasta que los drones y misiles despegaron, no estaba claro si Teherán convertiría lo que anteriormente había sido un conflicto encubierto e indirecto en uno abierto y directo. Ahora se ha cruzado el Rubicón y el próximo capítulo es incierto y está plagado de peligros para Irán, su régimen y la región en general.

Pero a medida que se hicieron claros los detalles de las represalias de Irán y el éxito de Israel en contrarrestarlas, la mayoría de los formuladores de políticas y observadores fuera de Medio Oriente expresaron un optimismo cauteloso de que se podría evitar una mayor escalada. Sin embargo, es demasiado pronto para encontrar alivio: ambos Estados todavía están agitando sus sables e Israel puede responder a los ataques de Irán con más ataques. Los dos estados podrían seguir intercambiando golpes cada vez mayores que conduzcan a una guerra en expansión que atraiga a Estados Unidos y envuelva a toda la región.

Durante años, Irán ha tratado de luchar contra Israel creando lo que los estrategas israelíes llaman un “anillo de fuego” alrededor del país. Lo hizo proporcionando armas y financiación a lo que Teherán llama el eje de resistencia, un conjunto de actores alineados que incluye a Hezbolá, Hamás, la Jihad Islámica Palestina y militantes de Cisjordania. También incluye a Siria, los hutíes de Yemen y organizaciones paramilitares en Irak. Irán originalmente respaldó a este último grupo como medio para controlar a Arabia Saudita y Estados Unidos, pero desde el inicio de la guerra en la Franja de Gaza en octubre pasado, estos socios también han ayudado a las operaciones de Irán contra Israel. Teherán también ha llevado a cabo un programa nuclear (ahora más cerca que nunca de producir un arma) que los funcionarios israelíes ven como una amenaza existencial.

En respuesta a esta alianza multifrente, Israel ha llevado a cabo su propia campaña contra Irán. En repetidas ocasiones ha llevado a cabo actividades encubiertas en suelo iraní, incluidas operaciones dirigidas a instalaciones y científicos nucleares, así como a instalaciones y expertos convencionales. Fuera de Irán, en una campaña que los responsables políticos israelíes han denominado la “guerra entre guerras”, el gobierno israelí apuntó periódicamente a las transferencias de armas de Irán, especialmente las enviadas al Líbano y Siria.

Las dos partes temían que sus ataques mutuos, que a menudo seguían un patrón de ojo por ojo, se salieran de control. Pero ese delicado equilibrio empezó a cambiar después del 7 de octubre, cuando Hamás atacó las comunidades israelíes que rodean la Franja de Gaza. En una muestra de solidaridad con los residentes de Gaza y con el objetivo de poner fin a la guerra allí, los miembros del eje de Irán intensificaron los ataques contra Israel y las instalaciones estadounidenses con el apoyo de Teherán. En respuesta, Israel atacó a grupos respaldados por Irán en el Líbano y Siria, y luego al propio personal militar iraní. Entre principios de diciembre y finales de marzo, Israel mató a casi una docena de comandantes y asesores del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y de la Fuerza Quds de Irán. Esos ataques culminaron con el ataque aéreo al consulado iraní en Damasco en abril, en el que murieron el general Mohammad Reza Zahedi, el hombre supuestamente a cargo de coordinar las operaciones de la Fuerza Quds en todo el Levante, y su adjunto y varios otros miembros del IRGC.

Para Teherán, el ataque a Damasco tuvo graves consecuencias. Reflejó otro fallo masivo de inteligencia, inmediatamente después de numerosos casos en los que Israel burló las defensas iraníes. Le costó a Irán otro comandante de alto rango. Y llevó a los líderes iraníes a cuestionar cuán seguros estaban realmente de los ataques de las fuerzas israelíes. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, afirmó que “atacar nuestro consulado es como atacar nuestro suelo”. Él y un coro de otros líderes políticos y militares se comprometieron a castigar a Israel.

VIVIENDO AL LÍMITE

La eventual respuesta de Irán pone de relieve un aparente cambio en el pensamiento iraní. Durante años, su enfoque hacia Israel y Estados Unidos giró en gran medida en torno a lo que los funcionarios iraníes describen como “paciencia estratégica”, un enfoque a largo plazo que implica reforzar los grupos proxy sin recurrir a represalias inmediatas y provocativas. Esta estrategia se basó en la creencia de que las redes que Irán había construido le daban la capacidad de proyectar poder sin correr el riesgo de enredarse directamente, imponiendo costos y manteniendo un barniz de negación.

Pero los partidarios de la línea dura del régimen, que ahora están en ascenso, pensaban cada vez más que esa paciencia era un signo de debilidad. Por lo tanto, presionaron al gobierno para que aumentara su tolerancia al riesgo y abrazara la confrontación. Este pensamiento fue evidente en el comportamiento de Irán durante los últimos meses. En enero, Irán atacó objetivos en el norte de Irak y Siria, alegando que estaban vinculados con Israel o el Estado Islámico. Al día siguiente, atacó en suelo paquistaní y alcanzó lo que dijo eran las bases de operaciones de grupos militantes que habían atacado a Irán. Ahora, Irán también ha atacado a Israel. “La era de la paciencia estratégica ha terminado”, publicó un alto funcionario iraní en la plataforma de redes sociales X el 14 de abril. “La ecuación ha cambiado”.

Aun así, el gobierno de Irán no parece interesado en ir más lejos. El bombardeo del 13 de abril fue diseñado para equilibrar la proyección de fuerza militar y evitar represalias por parte de Israel (y potencialmente de Estados Unidos). Los funcionarios iraníes intercambiaron una serie de mensajes con Washington y las capitales regionales de Medio Oriente antes del ataque, dando tiempo a todos para preparar los sistemas defensivos. En sus mensajes públicos y diplomáticos sobre los ataques, Irán enfatizó que estaba dando una respuesta limitada y proporcionada. Según la Casa Blanca, Irán dijo que atacaría sólo “instalaciones militares”. Cuando el polvo se asentó la mañana siguiente a los ataques, el jefe del Estado Mayor militar de Irán declaró: “Nuestras operaciones han terminado y no tenemos intención de continuarlas”.

Pero esta declaración no significa que así sea. La declaración oficial de Irán puede haber “considerado concluida” su disputa con Israel, pero el gobierno israelí también tiene voz y voto. Anticipándose a las represalias iraníes, el Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Israel Katz, declaró que “si Irán ataca desde su territorio, Israel responderá y atacará en Irán”. Y aunque una defensa sólida ha logrado mitigar el costo potencial de los ataques con misiles y aviones no tripulados iraníes (las autoridades israelíes han informado sólo de daños leves, ninguna muerte y sólo un herido), es posible que decidan seguir adelante.

De hecho, hay buenas razones para pensar que así será. Puede que Irán esté dando una vuelta de victoria al vengar el ataque a Damasco y demostrar su poderío militar, pero su respuesta podría exponer los límites de sus capacidades ofensivas, dado que la abrumadora mayoría de sus armas fueron interceptadas. Los ataques de Teherán también han generado mucha simpatía internacional hacia Israel y oprobio para sí mismo, invirtiendo en parte una dinámica internacional que estaba en funcionamiento apenas unos días antes.

Si Israel responde atacando territorio iraní, la situación podría salirse de control. Los dos estados pueden encontrarse en hostilidades directas y sostenidas que resulten en un gran número de víctimas y desestabilicen aún más una región que ya es peligrosa. Un conflicto así podría extenderse rápidamente. Estados Unidos, obligado a defender a Israel, podría entrar directamente en la contienda. Los aliados no estatales de Irán podrían volverse aún más violentos y beligerantes. Irán podría alinearse aún más con China y Rusia. Además, las conversaciones occidentales sobre un aumento de las sanciones podrían por sí mismas empujar a Teherán a coordinarse más con Beijing y Moscú. Y al no haber podido defenderse de nuevos ataques israelíes a través de sus aliados regionales y armas convencionales, Teherán podría intentar utilizar su programa nuclear altamente avanzado para producir un arma nuclear.

Hay motivos para esperar que se pueda evitar esa escalada. Washington ha estado tratando de evitar un conflicto regional total desde octubre y, según un informe de Axios, su mensaje al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha sido tratar la exitosa defensa de su país como una victoria y seguir adelante. Estados Unidos tiene una influencia sustancial sobre Israel y, por lo tanto, puede prevalecer. Pero Israel no es un representante de Estados Unidos, por lo que Washington no puede garantizar que Netanyahu se quede quieto. Teherán sopesó los riesgos y los beneficios de su ofensiva sin precedentes, utilizando un cálculo probablemente compartido por el líder israelí, y decidió que necesitaba superar a Israel para evitar que cruzara las líneas rojas (como atacar su consulado). El gobierno israelí puede llegar a una conclusión similar.

Los iraníes ya han dicho que están dispuestos a subir la escalera de la escalada si Israel toma represalias. Entonces Israel podría contraatacar de nuevo. Oriente Medio no explotó el 13 de abril, pero todavía corre el riesgo de sufrir un conflicto mayor que no tendría ganadores.

Link https://www.foreignaffairs.com/israel/middle-east-could-still-explode

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular