jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

OCDE pronostica caída del PBI e inflación del 200 % para Argentina

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pronosticó este jueves una mayor recesión para este año en la Argentina, con una caída de la actividad del 3,3%, y una menor inflación, con una variación anual del 208,1%.
Las previsiones significan una profundización de la contracción económica respecto al último reporte del organismo, difundido en febrero, que preveía una caída del producto del 2,3%. Mientras que representan una mejora en la perspectiva inflacionaria, ya que en el segundo mes del año, la OCDE estimaba una aceleración de los precios del 250,6% anual.
El nuevo informe detalló que “se espera que el PIB se contraiga un 3,3% en 2024, antes de crecer un 2,7% en 2025″. El año pasado, la contracción alcanzó el 1,6%. Al respecto, el organismo sostuvo que “la actividad se contrajo un 1,4% en el cuarto trimestre de 2023, a pesar de una fuerte recuperación de la producción agrícola”.
En este sentido, detalló que “la industria, la construcción, las ventas minoristas, la intermediación financiera y los servicios públicos fueron los sectores más afectados por el ajuste fiscal y la erosión de los ingresos reales que siguió a la devaluación del 54% de la moneda y al pico de inflación posterior en diciembre”. Además, puntualizó que “la desaceleración continuó en enero de 2024 con una contracción del 4.3% en comparación con el mismo período del año anterior”.
.
Inflación.
.
En referencia a la variación de precios, reveló que “la inflación anual alcanzó el 288% en marzo, pero los cambios mensuales en los precios han comenzado a moderarse”.
Continuando en esa línea, la organización destacó que “la inflación se está desacelerando visiblemente” y proyecta que “con el tiempo disminuirá de forma más pronunciada”. Así lo refleja en la merma de sus proyecciones, que en febrero marcaban una variación de precios del 250,6% anual y ahora estima que será del 208,1% para este año y del 71,2 % para 2025.
El informe remarcó que “los precios regulados aumentaron rápidamente a principios de 2024”, precisando que “los controles de precios se han aliviado desde diciembre para corregir distorsiones de precios relativos, lo que resultó en el ajuste de tarifas de electricidad y transporte público, precios de combustible, medicamentos prepagos y alquileres”.
.
Consumo, exportaciones, importaciones e inversión.
.
En este marco, la OCDE advirtió que “el entorno doméstico desafiante pesará sobre la actividad durante la mayor parte de 2024”, indicando que “la disminución de los ingresos reales afectará al consumo privado y la incertidumbre sobre el ritmo de las reformas frenará la inversión privada” y agregando que “se espera que el consumo y la inversión pública disminuyan en medio de ambiciosos planes de consolidación fiscal”.
Asimismo, estimó que “el levantamiento gradual de las restricciones a las importaciones y los controles cambiarios impulsará eventualmente la recuperación de la demanda interna, particularmente en 2025” y agregó que “la demanda reprimida resultante de estas restricciones mantendrá las importaciones fuertes, mientras que las exportaciones continuarán su robusta recuperación”.
La organización evaluó que “el ajuste continuo pondrá a la economía en una base más sólida, sustentando una recuperación gradual a finales de 2024 y en 2025”, en tanto que “un entorno empresarial más favorable ayudará a sostener la recuperación de la inversión privada, mientras que una inflación más baja e ingresos reales gradualmente crecientes fortalecerán el consumo privado”, mientras que “una política fiscal más estricta y el fin del financiamiento monetario apoyarán nuevas disminuciones en la inflación” y “el saldo de la cuenta corriente mejorará progresivamente a medida que se recuperen las exportaciones”.
.
Profundización de las reformas.
.
Sin embargo, alertó por las complicaciones que puede atravesar el país en este proceso, señalando que “los riesgos en torno a este escenario siguen siendo sustanciales”, manifestando que “las reservas extranjeras bajas, las estrictas restricciones cambiarias y la alta inflación proporcionan un telón de fondo volátil contra el cual las depreciaciones de divisas repentinas y la lenta desinflación podrían desencadenar una recesión prolongada. La implementación lenta de las reformas retrasaría la recuperación”.
Al respecto, la OCDE recomendó que “es necesario intensificar el progreso con las reformas estructurales. Se necesitan medidas fiscales adicionales para alcanzar el objetivo primario anunciado, al tiempo que se preservan los beneficios bien dirigidos para los hogares vulnerables. Una estrategia fiscal creíble a mediano plazo, basada en mejoras en la eficiencia del gasto público, mejorarían de manera sostenible la estabilidad macroeconómica”.
A su vez, remarcó que “los esfuerzos para fortalecer el balance del banco central deben continuar, al tiempo que se fortalece su independencia operativa y su gobernanza” y consideró que “puede ser necesario acelerar el ritmo de las devaluaciones mensuales en el régimen de tipo de cambio con bandas para preservar la competitividad de las exportaciones, acumular reservas extranjeras y eventualmente eliminar los controles de capital y divisas”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular