lunes 15 de julio de 2024
spot_img

Nueva encuesta muestra las consecuencias reales de la condena de Trump

Una nueva encuesta de la revista POLITICO/Ipsos muestra que la condena penal de Trump lo perjudica ante los independientes.

Por Ankush Khardori

Traducción Alejandro Garvie

La condena penal de Donald Trump no cambió instantáneamente la carrera presidencial de 2024. Pero los resultados de una nueva encuesta deberían preocupar a Trump.

En las semanas posteriores al veredicto, ambos partidos han tratado de moldear la reacción inicial del público: los republicanos lo denunciaron en gran medida y los demócratas citaron el resultado como una prueba más de que Trump no es apto para el cargo. Para descubrir cómo el electorado está procesando este momento sin precedentes, la revista POLITICO se asoció con Ipsos en una nueva encuesta.

Entre los hallazgos más notables de nuestra encuesta: el 21 por ciento de los independientes dijo que la condena los hacía menos propensos a apoyar a Trump y que sería un factor importante en su voto. En unas elecciones reñidas, pequeños cambios entre los votantes independientes e indecisos podrían determinar el resultado.

Y, sin embargo, también hay buenas razones para creer que los esfuerzos de Trump y sus aliados por desacreditar el procesamiento y la condena han generado dudas sobre la validez del veredicto entre muchas personas y han limitado las posibles consecuencias para el expresidente convertido en delincuente.

Un número considerable de estadounidenses, incluidos independientes, cuestionan si el veredicto fue el resultado de un proceso justo e imparcial. Y aunque la mayoría de los encuestados rechazaron la idea de que la fiscalía se presentara para ayudar al presidente Joe Biden, un gran número (43 por ciento de todos los encuestados) estuvo totalmente o algo de acuerdo en que ese era el fundamento del caso.

En conjunto, los resultados de la encuesta sugieren que las opiniones de los estadounidenses sobre el veredicto de Trump aún pueden ser maleables y podrían mejorar o empeorar para Trump.

Hay muchos eventos y variables próximos que podrían cambiar la opinión pública antes de noviembre, por no hablar de los esfuerzos en curso de los agentes políticos de ambos lados del pasillo para influir (o no) en las percepciones públicas. Eso incluye la sentencia de Trump en Manhattan (11 de julio), que podría implicar un período de encarcelamiento, así como el testimonio del fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, ante el Congreso sobre el caso (12 de julio), donde los republicanos seguramente lo golpearán.

La reciente condena de Hunter Biden por cargos de armas y un juicio programado para septiembre por cargos fiscales también podrían influir en las percepciones de los estadounidenses, particularmente porque esos casos socavan dramáticamente las afirmaciones de Trump y los republicanos de que el expresidente ha sido víctima de una Justicia “armada”.

Pero los actores menos confiables en el sistema legal no son los abogados que procesan o defienden los casos, ni siquiera el tipo de jueces estatales que presiden el caso de Trump. Son los propios jueces de la Corte Suprema, cuya aprobación pública ha recibido un golpe considerable en los últimos años gracias a fallos impopulares emitidos por la supermayoría conservadora y una serie de controversias éticas que involucran a los designados republicanos Samuel Alito y Clarence Thomas.

Esta encuesta se realizó del 7 al 9 de junio y tuvo una muestra de 1,027 adultos, de 18 años o más, que fueron entrevistados en línea; tiene un margen de error de más o menos 3,2 puntos porcentuales para todos los encuestados. Esta es la cuarta encuesta sobre los procesamientos de Trump que la revista POLITICO ha realizado en asociación con Ipsos desde el verano pasado.

Aquí están los hallazgos clave:

La condena de Trump es una responsabilidad electoral, especialmente entre los independientes

La idea sugerida por algunos expertos de que una condena podría ayudar a Trump en las elecciones generales siempre fue profundamente contradictoria, y nuestras cifras posteriores al veredicto rechazan esa predicción.

Una pluralidad de encuestados (38 por ciento) informaron que la condena de Trump no tendría ningún impacto en su probabilidad de apoyarlo como presidente, pero los resultados fueron decididamente desiguales entre aquellos que dijeron que afectaría su apoyo. El treinta y tres por ciento de los encuestados dijo que la condena los hacía menos propensos a apoyar a Trump, mientras que sólo el 17 por ciento de los encuestados dijo que los hacía más propensos a apoyar a Trump.

Los resultados fueron peores para Trump entre los encuestados que dijeron que eran políticamente independientes. El 32 por ciento de ellos dijo que la condena los hacía menos propensos a apoyarlo. Sólo el 12 por ciento de ellos dijo que esto los hacía más propensos a apoyar a Trump.

La condena de Trump podría alejar a los votantes

Una cosa es que alguien diga que el veredicto los hace más o menos propensos a apoyar a Trump, pero más importante es si el tema realmente ayuda a determinar su voto, particularmente teniendo en cuenta la variedad de otros temas: la economía y la inmigración, por nombrar solo dos, que son claramente importantes para muchos votantes este año.

En un esfuerzo por aislar el efecto del veredicto, también preguntamos a los encuestados qué importancia tendría la condena para decidir cómo votarían en noviembre. Aquí tampoco los resultados fueron buenos para Trump.

El veintidós por ciento de los encuestados dijo que la convicción es importante para su forma de votar y que los hace menos propensos a apoyar a Trump. Sólo el 6 por ciento de los encuestados tomó el otro lado de esa pregunta: informó que la convicción es importante para determinar cómo votarán y que los hace más propensos a apoyar a Trump.

Un efecto neto negativo casi idéntico se presentó entre los independientes. El veintiuno por ciento de los independientes informó que era menos probable que apoyaran a Trump y que la convicción es importante para su voto. Sólo el 5 por ciento de ellos dijo que la convicción es importante para su forma de votar y que los hace más propensos a apoyar a Trump.

Muchos estadounidenses siguen siendo escépticos ante el veredicto

 

Sin embargo, hay un lado positivo para Trump: las cifras podrían ser peores. De hecho, nuestra encuesta mostró que un número considerable de estadounidenses albergan reservas sobre el procesamiento y el veredicto.

Preguntamos a los encuestados, por ejemplo, si pensaban que el veredicto de culpabilidad fue el resultado de “un proceso judicial justo e imparcial”. Una pluralidad de encuestados dijo que sí (46 por ciento), mientras que otros no estaban de acuerdo (32 por ciento) o dijeron que no sabían (19 por ciento).

Esas tendencias se mantuvieron en gran medida entre el subconjunto de independientes, con una pluralidad de ellos diciendo que pensaban que el veredicto fue el resultado de un proceso justo e imparcial (46 por ciento), mientras que otros no estaban de acuerdo (27 por ciento) o dijeron que no sabían. (24 por ciento).

Muchos estadounidenses cuestionan los orígenes de la acusación

También hicimos varias preguntas diseñadas para investigar si los estadounidenses asociaron el caso con un esfuerzo partidista para evitar que Trump fuera reelegido, como él ha afirmado repetidamente, y en qué medida. Aunque no hay pruebas significativas de que la acusación fuera diseñada para impedir la reelección de Trump, las cifras sugieren que Trump ha logrado sembrar dudas sobre la integridad de la acusación.

Preguntamos a los encuestados si pensaban que el presidente Joe Biden estuvo “directamente involucrado” en la decisión de presentar el caso. La mayoría de los encuestados dijo que sí (29 por ciento) o que no sabía (25 por ciento).

Las cifras fueron aún más favorables para Trump cuando les preguntamos si creían que el Departamento de Justicia estaba “directamente involucrado” en la decisión del fiscal del distrito de Manhattan de procesar a Trump (a pesar de una falta similar de pruebas que respalden esta opinión). Aproximadamente un tercio de los encuestados dijo que pensaba que el Departamento de Justicia estaba directamente involucrado (36 por ciento), mientras que otro tercio (34 por ciento) dijo que no lo sabía.

Muchos estadounidenses creen que la fiscalía fue presentada para ayudar a Joe Biden

También preguntamos a los encuestados si pensaban que la fiscalía se presentó para ayudar a Joe Biden.

La mayoría de los encuestados (51 por ciento) no estuvieron de acuerdo con la afirmación, pero una parte aún considerable de ellos (43 por ciento) estuvo de acuerdo en que el caso se había presentado para ayudar a Biden.

Los resultados fueron más o menos similares entre los independientes: el 44 por ciento estuvo de acuerdo en que el caso se había presentado para ayudar a Biden y el 50 por ciento no estuvo de acuerdo.

Sin embargo, estas cifras pueden ser variables, dados otros datos de la encuesta que sugieren que un contingente notable de estadounidenses aún carece de una comprensión firme del caso. Aproximadamente un tercio de todos los encuestados (31 por ciento) y de los independientes (33 por ciento) dijeron que todavía no comprenden bien los detalles del caso.

La confianza en el sistema judicial se ha erosionado entre los republicanos

 

También encuestamos a los encuestados sobre cuánto confían en actores clave del sistema de justicia penal, incluidos fiscales, abogados defensores, jueces y jurados.

Surgieron dos puntos notables, particularmente cuando comparamos los resultados con una encuesta anterior realizada por Ipsos en julio de 2023 que planteaba preguntas similares.

En primer lugar, el mayor cambio de opinión durante ese tiempo se produjo entre los republicanos. En general, los demócratas mantuvieron o aumentaron sus niveles de confianza en estos actores, mientras que la confianza de los republicanos disminuyó en todos los ámbitos (y por márgenes mayores).

El año pasado, por ejemplo, el 60 por ciento de los encuestados republicanos informaron que tenían “mucha” o “bastante” confianza en los ciudadanos que formaban parte de los jurados, pero en nuestra última encuesta, ese número cayó al 42 por ciento. Hace un año, el 41 por ciento de los encuestados republicanos reportaron mucha o bastante confianza en los fiscales; esa cifra ahora ha caído al 32 por ciento.

En segundo lugar, el grupo de actores menos confiable no resultó ser el de los sospechosos habituales (fiscales o abogados defensores), sino los magistrados de la Corte Suprema. Sólo el 39 por ciento de todos los encuestados informaron tener mucha o bastante confianza en los jueces, una cifra que sigue aproximadamente los índices de aprobación históricamente bajos del tribunal bajo la supermayoría conservadora.

Queda por ver si la confianza del público en el tribunal se deteriorará aún más dada la variedad de cuestiones controvertidas y litigantes que siguen en su expediente a medida que finaliza el mandato actual en las próximas semanas.

¿Entre ellos? Otro procesamiento de Trump.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/06/17/trouble-for-trump-in-a-new-poll-on-his-conviction-00163498

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor