viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

No olvide la reacción violenta a los años 60

El caos universitario actual conlleva una sombría advertencia para Biden.

Traducción Alejandro Garvie

La policía de la ciudad de Nueva York, vestida con equipo antidisturbios, atacó la Universidad de Columbia, disolvió las protestas y arrestó a estudiantes universitarios. Es difícil no tener recuerdos de 1968.

Y si eres parte de la campaña presidencial de Joe Biden, deberías sentirlo como un trastorno de estrés postraumático político.

La mayoría de las retrospectivas de los medios de comunicación de la década de 1960 celebran a los manifestantes, las protestas, los signos de la paz junto con la letra obligatoria de Buffalo Springfield (“Aquí está sucediendo algo / Pero no está exactamente claro qué es”). La realidad es que esos levantamientos fueron una enorme contribución en especie a la suerte política de la derecha. Y si la historia está a punto de repetirse, entonces el último episodio redundará en beneficio de Donald Trump.

Comencemos con esta generalización, lamentablemente acertada: las protestas de cualquier tipo, incluso las más justificadas, producen una sensación de malestar entre el público. Incluso cuando el movimiento por los derechos civiles fue enteramente pacífico, una pluralidad de estadounidenses pensó que hacía más daño que bien. Una encuesta Gallup de 1963 encontró que poco antes de la Marcha de Martin Luther King Jr. sobre Washington, sólo el 27 por ciento de la gente creía que las manifestaciones masivas probablemente ayudarían a la causa de la igualdad racial, y el 60 por ciento decía que las protestas la perjudicarían.

Cuando comenzó la agitación en los campus universitarios, provocada en gran medida por la escalada de la guerra de Vietnam, este sentimiento de desaprobación creció marcadamente, al igual que las consecuencias políticas.

Ronald Reagan centró gran parte de su campaña para gobernador de California de 1966 en atacar el Movimiento por la Libertad de Expresión en la Universidad de California, Berkeley. Prometió “limpiar el desastre en Berkeley” y denunció a los “beatniks, radicales y defensores del discurso inmundo” que alimentaban “la anarquía y los disturbios”.

Y (en una postura que seis décadas más tarde sería repetida por los republicanos del Congreso de hoy) Reagan también culpó a los administradores universitarios que “presionan con sus juicios de valor particulares” sobre los estudiantes y condenó “una brecha de liderazgo y una brecha de moralidad y decencia” en el campus. Propuso que se impusiera un código de conducta a los profesores para “obligarlos a servir como ejemplos de buen comportamiento y decencia”. Ganó las elecciones por un millón de votos.

La reacción contra la izquierda fue una parte clave de la carrera presidencial de 1968. Richard Nixon realizó una famosa campaña sobre “ley y orden”, destacando los disturbios urbanos y universitarios. Un comercial presentaba escenas de protesta, mientras Nixon argumentaba que “en un sistema de gobierno que prevé un cambio pacífico, no hay ninguna causa que justifique recurrir a la violencia”.

El gobernador de Alabama, George Wallace, fue mucho más directo ese año en su candidatura a un tercer partido. Si bien el racismo estaba en el centro de su mensaje, también denunció a los manifestantes estudiantiles como “mocosos de plata” que abogaban por la “traición”.

Mientras tanto, las escenas de violencia en Chicago fuera de la convención presidencial demócrata de 1968 contribuyeron aún más a la idea de que la anarquía de izquierda se había salido de control. Fue un acontecimiento de pesadilla para la asediada campaña presidencial de Hubert Humphrey, en la que el público se puso abrumadoramente del lado de la policía de Chicago, no de los manifestantes. (Y, por supuesto, adivinen dónde celebrarán los demócratas su convención de 2024: Chicago).

Las consecuencias políticas del levantamiento quedaron claras. Si bien las campañas liberales condenadas al fracaso de Eugene McCarthy y Robert Kennedy atraen la mayor parte de la atención en las retrospectivas de la época, el hecho es que, en noviembre de 1968, Nixon y Wallace se combinaron para obtener el 57 por ciento de los votos, cerca de los niveles de victorias aplastantes históricas de LB Johnson en 1964 y de Reagan en 1984.

Incluso después de que la Guerra de Vietnam desapareció como un problema con el fin del reclutamiento y la retirada de la mayoría de las tropas estadounidenses, el impacto de esas protestas en las universidades mantuvo su peso político y dio un impulso a la derecha.

En noviembre de 1968, un profesor de semántica llamado SI Hayakawa se convirtió en presidente interino de la Universidad Estatal de San Francisco, un campus acosado por protestas y huelgas. Dos semanas después, se subió a un camión de sonido utilizado por los manifestantes y rompió los cables. Esa imagen, y sus esfuerzos posteriores por romper las huelgas de estudiantes y profesores y restaurar las clases normales, lo convirtieron en una especie de héroe popular, hasta el punto de que años más tarde, en 1976, ganó un escaño en el Senado de Estados Unidos como republicano.

Sería una locura establecer paralelos exactos entre los disturbios actuales y los de hace 60 años. Pero algunos sí resuenan. Existen protestas pacíficas y legales, pero no tienen el mismo impacto visual que la policía enfrentándose a los manifestantes; ver a los manifestantes reemplazando banderas estadounidenses por banderas palestinas nos trae imágenes de estadounidenses ondeando las banderas del Viet Cong y de Vietnam del Norte; y ver a estudiantes que asisten a una universidad que cuesta 80.000 dólares al año y que hace imposible que alguien enseñe o estudie le da un significado muy diferente a la palabra “privilegio”.

No sorprende que Trump haya tratado de ganar puntos políticos con los disturbios universitarios, calificando las protestas como “una vergüenza” y culpando a Biden por enviar “la señal equivocada” y el “tono equivocado”. Trump ha tratado durante mucho tiempo de atacar a Biden por ser blando con el crimen y el desorden general. No olvide su advertencia publicitaria de 2020: “No estarás seguro en los Estados Unidos de Joe Biden”. (Por su parte, la Casa Blanca de Biden ha condenado las más violentas y perturbadoras de las actuales protestas universitarias).

Puede ser que los meses de verano, o un alto el fuego significativo entre Israel y Hamás, atenúen el calor en los campus universitarios estadounidenses. Pero si la agitación continúa, la historia sugiere que será otra carga importante en la lucha de Biden por un segundo mandato.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/05/02/why-campus-chaos-should-give-democrats

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular