menu
Opinión 04 06 2020

Ni una menos, quinto año de un movimiento que terminó con el silencio de las argentinas


Autor: Elena R. Carmelich









Ni una Menos, surgió en el 2015 con la convocatoria de un grupo de periodistas a través de la frase: “No vamos a levantar la voz? nos están matando”. El femicidio de Chiara Páez de 14 años en la localidad de Rufino, Santa Fe fue el puntapié que desató la primer y multitudinaria marcha “Ni una menos”. Chiara embarazada de ocho semanas fue encontrada enterrada en el jardín de la casa familiar de su novio tras reportarla como desaparecida por su familia en mayo 2015. Allí comenzó el dialogo por redes sociales entre periodistas, tras el hartazgo de ver mujeres y niñas asesinadas brutalmente a diario desató la necesidad de convocar a una gran manifestación donde acudieron miles de mujeres de todas las edades. Allí muchas mujeres se concentraron en las inmediaciones del Congreso Nacional para levantar la voz y exigir el fin de los femicidios y la violencia machista en Argentina donde 1 mujer muere cada 29 horas. Si, es asesinada una mujer por violencia de género cada 29 horas en algún lugar de nuestro país. A partir de aquel 3 de junio de 2015 todos los años en esa fecha se congregan miles de mujeres para exigir el fin de todo tipo de violencias contra las mujeres.

Antes de continuar es importante detenernos en este concepto para dejar de confundir homicidio con femicidio. Este concepto difundido por la activista sudafricana Diana Russell se utiliza justamente para describir el asesinato de una mujer por su condición de tal. Esto es, el asesinato perpetrado por un hombre motivado por el odio, el desprecio, la venganza o el sentido de posesión. Generalmente va acompañado de ensañamiento, golpes, torturas, abusos, violación, quemaduras, el femicidio es la forma mas extrema de violencia de género y puede haber estado precedido por alguna otra manifestación o tipo de violencia verbal o física, esto es machismo, misoginia. El diccionario de la lengua española lo incorporó en el año 2018.

Por esto mismo es que hoy en día es inaceptable que funcionarios o legisladores, como escuchamos hace pocas semanas, digan que también mueren hombres o que “fue un crimen pasional”, justamente no es pasión, es odio. Los hombres no mueren por la pasión de una mujer. Por lo expuesto y habiendo aclarado algunos conceptos es tan importante que la sociedad en su conjunto hombres y mujeres comprendan la importancia de la marcha del “Ni una menos”. Es simplemente para que dejen de matarnos, por “pasión”. Debemos dejar de lado prejuicios, porque acá lo que importa es la vida de muchas mujeres que incluso ahora están en peligro y pueden ser nuestra vecina, nuestra amiga, compañera de clase o de trabajo, incluso nuestras hijas. Debemos estar atentos para poder ayudar. Los hombres deben ser parte de esta lucha deben ayudar para que no se sigan repitiendo comportamientos machistas que no van mas. No es contra los hombres sino contra los violentos.

Aún hoy, el femicidio de Chiara Páez no tiene condena firme.

Durante el 2019 fueron asesinadas 299 mujeres, el 52% fueron asesinadas en sus hogares y mas del 67% de los femicidas eran parejas o exparejas.