viernes 21 de junio de 2024
spot_img

Nélida Baigorria

Se cumplen 7 años de la muerte de Nélida Baigorria, una mujer extraordinaria que haríamos bien en rescatar del olvido.

Nélida Rosa Teresa Baigorria nació el 23 de junio de 1921 y murió el 26 de noviembre de 2016 en Buenos Aires. Maestra Normal, Profesora en Letras, toda su vida estuvo signada por un compromiso ineludible con la educación al servicio de la democracia y la construcción de una sociedad mejor. Ejerció la docencia durante más de 35 años. Conocía el mundo de la educación profundamente, desde adentro, combinando adecuadamente el rigor de los marcos teóricos con la experiencia concreta en el trato con estudiantes y docentes.

Desde muy joven canalizó su vocación política en la Unión Cívica Radical. En el dañino cisma partidario de 1957 optó por la Unión Cívica Radical Intransigente, y en 1958 fue electa diputada de la Nación por la Capital Federal. Diferencias con el gobierno del Presidente Arturo Frondizi la llevaron a abandonar la UCRI y optar por la Unión Cívica Radical del Pueblo.

En 1963 el Presidente Arturo Illia la designó Presidente de la Comisión Administradora de Radios y TV, cargo que ejerció con solvencia hasta el nefasto golpe de Estado de 1966.

En 1984 fue designada por el Presidente Raúl Alfonsín como Presidente de la Comisión Nacional de Alfabetización. Al frente de ese organismo implementó el Plan Nacional de Alfabetización, política pública cuyo significativo impacto favorable fue reconocido por el Premio de la Asociación Internacional de Lectura en el concurso mundial de la UNESCO celebrado en París en 1988.

Claridad conceptual

De Nélida Baigorria nos quedan su ejemplo de dedicación honrada a las causas nobles y sus textos, de una claridad conceptual inusual. Es oportuno que la recordemos, a modo de modesto homenaje, con sus propias palabras, escritas poco antes de su muerte:

“Los procesos educativos se extienden en el tiempo y se reservan el derecho de no mostrar sus efectos hasta que la evidencia, criterio de verdad que no necesita demostración, impone su veredicto. En nuestro país, la destrucción del brillante sistema educativo que nos destacó ante América latina y el mundo se inicia hace seis décadas y lentamente va socavando sus cimientos hasta llegar a la etapa terminal que es nuestro presente. Los primeros atisbos comienzan a verse en 1943, cuando el gobierno de facto vulnera los principios filosóficos de la sabia ley 1420 e inicia el camino de su derogación, efectivizada en 1947, durante el primer gobierno de Juan Perón.

A partir de ese momento, la educación argentina comienza su descenso involutivo, incentivado a través del tiempo por leyes, decretos y resoluciones que ratifican el objetivo prioritario de poner fin a la escuela popular del gran Sarmiento.

Esa inconcebible defección del Estado, frente al avance de la corriente privatista, no pasó inadvertida para maestros y políticos comprometidos con la educación popular, pero sus denuncias y recaudos para el futuro de las nuevas generaciones se consideraban agorerías mendaces.

Quienes fuimos no espectadores, sino protagonistas en los debates en los que se jugó el destino de la escuela pública, tenemos bien documentada, en los diarios de sesiones y en la prensa de la época, cuál fue nuestra posición en esa lucha implacable contra poderosísimos grupos de presión que nos acusaban de estar al servicio de ideologías totalitarias ajenas a la tradición democrática del país. Aducían, hipócritamente, que se trataba de un ataque a la enseñanza privada, aunque de la lectura de esos debates surge que nuestros amargos vaticinios se han consumado con el tiempo…

Para saber qué son los autodenominados «progresistas», deberíamos preguntarles: ¿son progresistas a la manera de Esteban Echeverría, de Alfredo Palacios, de Sarmiento, de Arturo Illia, de monseñor De Andrea, del inolvidable papa Pablo VI, cuya encíclica Populorum progressio seguramente jamás leyeron? Los «progres» que conocemos dicen luchar en defensa de la igualdad de oportunidades y, no obstante, nadie como ellos hizo que en nuestro país, el de la educación popular por excelencia, se profundizara el abismo entre las clases sociales, hasta lograr la trágica partición en escuelas para ricos y escuelas para pobres…

El lema mundial que acuñó la Unesco refleja un anhelo de la humanidad: «Educación para todos». La experiencia ha demostrado que la piedra basal para vencer la pobreza es la educación del pueblo. Es deber del Estado ofrecer en todas las escuelas públicas -por lo tanto, gratuitas- la mejor calidad de enseñanza. En el bicentenario de nuestra patria, el mayor homenaje será encender nuevamente la llama de la educación popular que iluminó la gran pasión de Sarmiento.” (1)

El insustituible rol de la educación

A 40 años de la recuperación de las instituciones de la Constitución, las palabras de Nélida Baigorria pueden servirnos como inspiración para valorar el rol insustituible de la educación como herramienta fundamental en la consolidación de una democracia genuina, profunda, en la que todos tengamos acceso a las condiciones materiales de la libertad, que nos posibiliten ejercerla con plenitud.

Publicado en La Calle el 19 de noviembre de 2023.

Link https://lacalle.com.ar/nelida-baigorria/

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

David Pandolfi

Una bandera para todos

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte