miércoles 19 de junio de 2024
spot_img

Nacho López fue distinguido por la Legislatura porteña como Personalidad Destacada en el Ámbito de la Cultura

Una feliz circunstancia hizo que la celebración del Día del Periodista coincidiera este viernes, 7 de junio, con la distinción que la Legislatura porteña le otorgó a José Ignacio ‘Nacho’ López, figura icónica de la historia del ejercicio del periodismo, además de ex vocero presidencial de Raúl Alfonsín, como ‘Personalidad Destacada en el Ámbito de la Cultura, la Comunicación Social y los Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires”, en una reconocimiento más que merecido por haber desplegado a lo largo de su vida una labor más que destacada en el ejercicio de esa profesión con férreo compromiso con la defensa de valores de la libertad de expresión e, incluso y particularmente, en los oscuros tiempos de la última dictadura cuando acorraló con coraje al dictador Jorge Videla, a quien, cara a cara, lo inquirió durante una conferencia de prensa y prácticamente lo obligó a que respondiese sobre de la situación de los ‘desaparecidos’, aquella definición tétrica y fantasmal con la que se identificaba a miles de personas cuyo paradero se desconocía por completo y se hallaban detenidas ilegalmente, eran torturadas y hasta asesinadas en los centros clandestinos de detención que operaban en todo el territorio del país.

En el acto de distinción, ‘Nacho’ López estuvo rodeado en el estrado del Salón Dorado del Palacio Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires por la diputada porteña de la UCR, Inés Parry, quien promovió la iniciativa de reconocimiento al ex vocero del extinto Presidente, Alfonsín, el escritor e historiador económico, Pablo Gerchunoff y los periodistas, Diego Cabot y los jóvenes periodistas, Carolina Amoroso e Ignacio Otero. Fue en ese contexto en que hubo coincidencias en el merecido reconocimiento y que se inició con la proyección de un video que reflejó varios de los aspectos de la vida y la trayectoria profesional de José Ignacio López.

Como casi era de prever, aquella pregunta que le formuló ‘Nacho’ López al dictador Videla, en  en el marco del ejercicio de su labor periodistas en aquella conferencia de prensa en 1979, se convirtió en uno de los ejes de las reflexiones de quienes participaron del momento previo a que la diputada Parry y el periodista, Julio Bazán, le hicieran entrega del diploma por el cual la Legislatura de la Ciudad lo declaraba ‘Personalidad Destacada en el Ámbito de la Cultura, la Comunicación Social y los Derechos Humanos”.

La diputada porteña radical, Parry, consideró la figura de ‘Nacho’ López como “una fuente de inspiración por su conducta personal y profesional y supongo que es una fuente de inspiración para las actuales y lo será para las futuras generaciones de periodistas, un faro en torno a la defensa del derecho a la libertad de expresión que no sólo alcanza a los periodistas sino a todos los ciudadanos”, dijo la legisladora.

La modalidad que tuvo la charla, como antesala a la entrega del diploma al ex vocero de Alfonsín, fue aprovechada por José Ignacio López para instar a “recuperar la conversación pública” en un marco de “respeto de unos hacia otros” porque a 40 años de su recuperación “todos tenemos que unirnos para terminar con algunas rémoras que aún persisten en la democracia. Todos debemos hacer nuestra reflexión, volver al respecto porque el insulto en la discusión pública puede servir para un segundo de rating, pero no sirve para otra cosa”, expresó y generó un entusiasta aplauso de los asistentes que colmaron el salón del Palacio Legislativo porteño.

Hizo una descarnada descripción de “la crisis moral de la dirigencia, pero de toda de la dirigencia y hay dirigencia también el periodismo. Todos debemos hacer nuestro ejercicio de autocrítica”, instó José Ignacio López, quien, por supuesto, agradeció a su familia, a sus colegas y a todos los asistentes al acto

Gerchunoff reflexionó acerca del valor que había tenido aquella pregunta que ‘Nacho’ López le había hecho a Videla, pero también habló de la “militancia moral” que representaba, mientras que Otero habló de que esa actitud ante el dictador había servido para “echar luz en la oscuridad que se vivía entonces”, dijo en referencia a las violaciones a los derechos humanos que se cometían durante la última dictadura, en tanto Amoroso rescato el legado de José Ignacio López en la labor del periodismo y Cabot lo elogió: “Nacho se maneja como una persona normal cuando en realidad cuando para muchos de nosotros alcanza la estatura de un ‘prócer’ en el periodismo. Y con aquella pregunta lo que hizo fue lo que debe hacer el periodismo, preguntar e incomodar al poder”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases