lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Milei abraza a peronistas, distancia a Macri y acumula pendientes a días de asumir

El libertario no cedió ministerios ni la presidencia de Diputados al PRO. Prevalecieron nombres del partido anarcocapitalista y abrazaron a peronistas. Áreas como Defensa, AFIP o el Banco Central siguen sin titulares.

A menos de una semana de la asunción de Javier Milei como presidente de la Nación, y a 15 días de haber vencido a Sergio Massa, su Gabinete y organigrama de gobierno todavía no está definido. Los casilleros se han llenado de figuras ligadas al peronismo, bien sea de corriente menemista o de vertientes provenientes del interior, como quienes responden a Juan Schiaretti en Córdoba. Le han ganado la partida a Mauricio Macri, quien con Patricia Bullrich decidió unilateralmente correrse de Juntos por el Cambio para apoyar a La Libertad Avanza en el balotaje, aun cuando ni el PRO compartía esa jugada.

Bullrich, quien atraviesa un momento álgido en su relación con Macri, es la única ficha del partido amarillo que encabezará un ministerio. Volverá a Seguridad, la misma cartera que lideró entre 2015 y 2019 durante la gestión de Cambiemos. Se trata de un área que tendrá que lidiar con los piqueteros, las organizaciones sociales y el sindicalismo, que ya adelantaron saldrán a marchar contra el ajuste que promete Milei.

Esta ministra, sin embargo, también estará abrasada ´por el fuego amigo de la vicepresidenta Victoria Villarruel, quien durante meses apostó por dominar Seguridad y Defensa, y que tendrá que coordinar con la que fue su rival como candidata presidencial de Juntos por el Cambio, descrita como Milei como una “montonera asesina” que en el pasado, siempre según el verso libertario, quiso poner bombas en jardines de infantes.

Villarruel, hija de militares ligados a operativos ilegales durante la última dictadura, es la voz que más ha puesto el acento en que los militares, más que una dictadura, fueron parte de “una guerra” cuyos crímenes no fueron otra cosa que “excesos”. Niega —cuando menos cuestiona— la cifra de 30.000 desaparecidos, como si el reducirla o aumentarla sirviera para relativizar o suavizar torturas, desapariciones, asesinatos o encarcelamientos que fueron comprobados por la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP) y juzgados en el Juicio a las Juntas que se llevó adelante durante el gobierno del doctor Raúl Alfonsín, cuando se restituyó la democracia hace 40 años.

La cartera de Defensa, al momento de la edición de esta nota, permanece vacía. Ningún funcionario de La Libertad Avanza ni la denominada Oficina del presidente Javier Milei han oficializado quién estará a cargo.

El peronista Guillermo Francos, de dilatada y reciente trayectoria en gobiernos peronistas, ocupará Interior. Es él quien descartó que Cristian Ritondo, alfil del macrismo, tuviera los votos para presidir Diputados y quedase en la línea sucesoria en caso de que Milei no pudiera concluir su gestión. Primero ganó enteros Florencio Randazzo, descrito por Milei como un “funcionario exitoso”, y después La Libertad Avanza decidió apoyar a un hombre de sus filas, Martín Menem.

Lejos estuvo este de ser el primer traspié para el PRO. En Justicia no pudieron imponer a Germán Garavano, quien perdió la pulsada con Mariano Cúneo Libarona.

Otras áreas también quedaron en manos de funcionarios con pasado en gobiernos peronistas. Es el caso de Infraestructura con Guillermo Ferraro (funcionario con Eduardo Duhalde), Anses con Osvaldo Giordano (funcionario de Schiaretti en Córdoba), o la Procuración del Tesoro con Rodolfo Barra (ministro de la Corte Suprema con Menem, autoproclamado neonazi).

La Dirección Nacional de Migraciones, que reporta al ministerio de Interior, iba a quedar a cargo de la abogada María Eugenia Talerico, quien finalmente no será de la partida. “Le deseo a este Gobierno el mayor de los éxitos porque lo necesitamos todos los argentinos”, escribió el domingo, cuando supo de su descarte. Ese organismo reporta, curiosamente, a Interior, el área de Francos.

Dirigentes del PRO se han abroquelado en el gobierno de la Ciudad, que quedará en manos de Jorge Macri desde el 7 de diciembre. Néstor Grindetti, excandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires e intendente de Lanús, hará las veces de Jefe de Gabinete. El titular de Seguridad será Waldo Wolff, con Diego Kravetz como vice (fue intendente y candidato en Lanús mientras Grindetti estuvo de licencia). Fernán Quirós, quien sonó como ministro de Salud de la Nación en un eventual gobierno de Juntos por el Cambio, seguirá en el ministerio de Salud de la Ciudad.

Cada uno de estos movimientos se han decidido y oficializado con el paso de los días, con un Milei que metió nombres propios, como era de esperarse, en su organigrama. No en vano su hermana, Karina Milei, será secretaria general de Presidencia, con cargo y sueldo de funcionaria sin autopercibirse casta. Y otros puestos como Cancillería y la jefatura de Gabinete también los reservó para gente afín como Diana Mondino y Nicolás Posse.

Faltan por definir casilleros como el Banco Central, AFIP, PAMI y varios embajadores. Los propios libertarios, para evitar deslices como el que ocurrió con Carolina Píparo —presentada y bajada en cuestión de horas de Anses— insisten en no dar designaciones por cerradas hasta último momento.

En la misma mesa, o en la vereda de enfrente según se mire, Mauricio Macri observa un organigrama libertario-peronista pese al pacto de Acassuso. También medita qué hacer con la presidencia del PRO, aún en manos de Patricia Bullrich pero con una convocatoria a elecciones a inicios de 2024. En otro costado, los 10 gobernadores de Juntos por el Cambio, cinco de los cuales son radicales, han cerrado filas después de no haberse plegado a la jugada de Macri y Bullrich. Todo mientras en el Congreso el gobierno entrante pretende una “ley ómnibus” con reformas varias cuando no poseen ni siquiera el número para lograr quórum.

Falta cada vez menos para que asuma Milei pero sus pendientes se acumulan y el tiempo se agota.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo