menu
Opinión 02 07 2020

Más temprano que tarde deberemos enfrentar al virus


Autor: Néstor A. Pérez Baliño









Independientemente de las decisiones que se tomen analizando la curva de contagios que ya se han producido, si llegamos o no al pico, si el famoso R es igual a 1, el virus COVID19, seguirá circulando entre nosotros.

Estamos aprendiendo que la mortalidad registrada diariamente no sigue la progresión geométrica de los contagios registrados, también sabemos que estos son muchos menos que la población total contagiada y por último hemos comprobado que la Tasa de Letalidad (TL) del virus es baja y que en la medida que tengamos mayor registro de los contagios mediante testeos la TL será inferior: actualmente la TL en CABA es 1,82% y en provincia de Buenos Aires es 1,92%.

La sociedad está atemorizada y se pregunta, cuándo se producirá el famoso pico de la curva de contagio así podemos salir de esta terrible cuarentena tan prolongada, que genera incertidumbre, trastornos de la salud mental y pobreza.

Sin embargo, debemos difundir que aunque el virus haya alcanzado el pico de contagio seguirá circulando, provocará más contagios y los pacientes con enfermedades crónicas o factores de riesgo continuarán teniendo riesgo de vida.

Por supuesto que como la incidencia será menor, las autoridades no tendrán el temor que colapse el sistema sanitario y se evidencien más sus falencias.

La salida de la cuarentena ahora, dentro de 15 días o hasta la vacuna, requerirá que la sociedad aprenda en detalle cómo cuidarse. Estas medidas son iguales el día 1 de la cuarentena o el 120.

Insisto en difundirlas y apelo a una publicación que oportunamente se publicara el 20 de junio.

Considero útil que quienes no pueden continuar en cuarentena lo tengan en cuenta, debemos enfrentar al virus, sin temor, con conocimiento y responsabilidad individual.

  • La población sin enfermedades concomitantes ni otros factores no tiene riesgos si enfrenta al virus y aportará a la inmunización poblacional, provocando antes una disminución de la circulación de este y otros virus.
  • Las medidas de distanciamiento el lavado de manos y el barbijo serán medidas que permanecerán un tiempo mayor y será más eficiente que la cuarentena tan extensa.
  • Las enfermedades crónicas no transmisibles prevalentes, necesitan volver nuevamente al centro de la prevención de la sociedad así se protegerá de los eventos cardiovasculares, oncológica y de otras patologías que producen la mayor mortalidad y hoy por un temor excesivo al virus tienen déficit de atención

No podemos delegar el cuidado de nuestra salud ni la de nuestros seres queridos.