miércoles 24 de abril de 2024
spot_img

Más aumentos en las cuotas de los colegios privados

Los colegios privados con subvención estatal de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires arrancan el ciclo lectivo 2024 con nuevos aumentos en las cuotas respecto al valor de diciembre pasado, tras la autorización de una suba del 10% y 20% respectivamente, que se suma al ajuste del 30% acordado previamente.
De esta manera, los establecimientos educativos porteños tendrán desde marzo un incremento del 40% frente a la cuota de diciembre, mientras que los centros de enseñanza bonaerenses subirán un 50% en relación a los valores de finales del año pasado.
Ante la incesante escalada inflacionaria y el pedido de actualización tarifaria de las escuelas, los gobiernos de ambas jurisdicciones dieron el visto bueno a un nuevo ajuste en los aranceles de la enseñanza privada, sobre el 30% autorizado a fines de diciembre.
La Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de Buenos Aires (Aiepba), que nuclea a los establecimientos de Ciudad y Provincia, informó que el Ministerio de Educación porteño habilitó una suba en las cuotas de marzo del 10%, para llegar a un incremento del 40% frente a los valores del último mes del 2023, y su par bonaerense dispuso un aumento del 20%, para totalizar un ajuste del 50%.
La medida afecta a unos 4.800 colegios subvencionados por el Estado, que funcionan en Buenos Aires, donde están matriculados 1,3 millones de niños y adolescentes y a alrededor de 400 unidades educativas de CABA donde asisten 300 mil alumnos.
De acuerdo con el nuevo esquema, los alumnos de inicial y primaria de la Ciudad pagarán entre $19.000 y $87.900 en el régimen de jornada simple. El primer monto corresponde a los colegios que tienen 100% de subsidio del gobierno para pagar sueldos y mientras que el otro es para los que reciben 40% de aporte.
En el caso de la secundaria, en el ámbito porteño, se pagará entre $20.900 y $114.000. En tanto que en los institutos donde se imparte enseñanza técnica, los valores oscilarán entre $130.700 y $424.100.
Por el lado de los establecimientos ubicados en territorio bonaerense, los rangos del precio de las cuotas mensuales se ubicará entre $15.600 y $70.500 para jardines y primaria; de $17.200 a $91.700 para secundaria y de $19.900 a $104.900 para las escuelas técnicas.
Los valores corresponden a los establecimientos de gestión privada que cuentan con subsidios del Estado y que por lo tanto deben ser autorizados cada vez que modifican sus precios. En tanto que los 1.500 centros de enseñanza de arancel libre que hay en Buenos Aires, no deben esperar aprobación para los aumentos.
Tras el nuevo aumento, el secretario ejecutivo de Aiepba, Martín Zurita, sostuvo: “Sabemos que resulta complicado y un gran esfuerzo para la comunidad de padres sostener en muchos casos el pago de los incrementos, pero es necesario adaptar los ingresos de las entidades a los aumentos constantes en todas las variables económicas y acompañar la actualización paritaria salarial del sector docente”.
Al mismo tiempo, remarcó que el 90% del gasto de funcionamiento de un instituto de educación corresponde a los salarios de los trabajadores y en ese sentido reveló que “en los últimos días otras dos cámaras acordaron pese al rechazo de Aiepba, un aumento que alcanza el 280% interanual en el haber que se abona a los empleados de administración y maestranza de colegios de CABA y GBA, agrupados en SAEOEP”.
Al respecto, Zurita aseguró que “es un ejemplo extremo de las desproporciones que se registran en esta actividad regulada y que atenta contra el buen funcionamiento y la prestación de un servicio de calidad” y advirtió que “ese aumento negociado en la última paritaria supera significativamente los incrementos arancelarios permitidos a las instituciones educativas, lo cual plantea un riesgo financiero y económico insostenible para nuestras entidades”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Crecen las posibilidades para un segundo mandato de Joe Biden

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico