lunes 15 de abril de 2024
spot_img

Marielle y Brigitte, crímenes políticos horrorosos

Así como Marielle murió acribillada, en 2018, junto a su chofer Anderson Torres; Brigitte sufrió lo mismo, esta semana, acompañada por Jairo Loor, su jefe de comunicaciones, en el interior de su vehículo.

En los días en que el crimen de la concejala brasileña del Partido Socialismo y Libertad, Marielle Franco, está siendo esclarecido y todo apunta al entorno ultraderechista del ex presidente Jair Bolsonaro – hoy exiliado en la embajada de Hungría – la política de la región se estremece por el asesinato de Brigitte García, de sólo 27 años, alcaldesa por el correista Movimiento Revolución Ciudadana del cantón de San Vicente, en Ecuador.

El asesinato de Brigitte es el primero de un líder político ecuatoriano desde el atentado que le costó la vida al candidato presidencial Fernando Villavicencio, en agosto de 2023, antes de las últimas elecciones que colocaron en la presidencia al empresario Daniel Noboa, por el partido Acción Democrática Nacional.

En su campaña Brigitte había declarado: “Quisiera que me recuerden como una joven que lo que quería siempre era el bienestar para su gente. Que muchos jóvenes sigan mis pasos de involucrarse en la política desde temprana edad. Que los jóvenes digan: ‘yo puedo ser el próximo gobernante’”. Con lo sucedido es difícil que logre su propósito, aunque no el olvido de su ejemplo.

Se sospecha que el asesinato de la joven dirigente está relacionado con la posición estratégica que tiene San Vicente en la costa del Pacífico como zona de tránsito del narcotráfico. Tres alcaldes han sido asesinados, entre ellos Agustín Intriago, que gobernaba el cantón de Manta, la capital de la provincia de Manabí en la que se encuentra San Vicente.

A pesar del régimen de excepción implementado por el presidente Noboa, a partir de la insurrección carcelaria y la toma de un canal de TV de los narcos ecuatorianos del 9 de enero, la medida ha logrado reducir los homicidios, aunque el secuestro y la extorsión están aumentado.

Una de las teorías que manejan las autoridades, sostiene que, debido a la militarización de los cantones más grandes, como Manta, las bandas criminales se estarían trasladando hacia otros poblados en la misma zona costera para continuar con sus actividades de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Brigitte y Marielle eran muy distintas, aunque compartían el espectro político de izquierda en sus países. Ambas fueron asesinadas bajo gobiernos de derecha. En el caso de Marielle, una activista criada en la favela de Maré, en Río, asesinada a sus 38 años, era una política novata desconocida fuera de Río. Sin embargo – y aquí hay que destacar la incasable pluma de Eliane Brum desde El País y X reclamando por el esclarecimiento del crimen – durante seis años el caso se mantuvo activo y “ardiente”, tanto como que cinco comisarios distintos estuvieron al frente de la investigación.

La figura de Marielle se agigantó e impulsó la carrera política de su hermana menor Anielle, de 39 años, es la actual ministra de Igualdad Racial del el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y de su viuda, Mónica Benício, es concejala en Río; e inspiró a una generación de diputadas y concejalas negras forjadas en movimientos sociales de favelas de todo Brasil.

Celebramos el comienzo del esclarecimiento de su caso, abogamos por lo mismo en lo que respecta a Brigitte y condenamos el femicidio político que, en el mismo año del asesinato de Marille, registró la muerte de Juana Quispe en Bolivia y Berta Cáceres en Honduras, junto a una veintena de activistas muertas en México, en el contexto del proceso electoral de ese año.

Este drama particular se inscribe además en la proliferación de discursos de odio, el avance del oscurantismo anti científico y el retroceso, en general, de la consideración hacia la democracia que ha sufrido la región en los últimos años.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

El poder revolucionario de la inmigración

Alejandro Garvie

En América Latina se debilita el Estado de Derecho

Fernando Pedrosa

Rusia: la matrix de la reacción autoritaria