lunes 15 de julio de 2024
spot_img

Macron se refirió a las elecciones: “No hay un claro ganador”

El presidente francés se refirió a las recientes elecciones en Francia en una carta dada a conocer a última hora de hoy.

En la misma señala que “sólo las fuerzas republicanas representaban una mayoría absoluta”, dejando fuera de un posible gobierno a las extremas izquierdas y derechas, representadas por La Francia Insumisa y por la Agrupación Nacional, de Merine Le Pen.

Sin embargo, reconoce que hay una “clara demanda de cambio” y que es necesario construir amplios consensos.

Macron busca que la alianza de izquierda, donde el partido socialista se revitalizó, se desgaste y poder construir algún tipo de gobierno de coalición con los moderados.

La carta completa dice:

“El 30 de junio y el 7 de julio acudieron masivamente a las urnas para elegir a sus diputados. Acojo con satisfacción esta movilización, signo de la vitalidad de nuestra República, de la que podemos, creo, extraer algunas conclusiones. En primer lugar, en este país existe una necesidad de expresión democrática. En segundo lugar, aunque la extrema derecha se impuso en la primera vuelta con cerca de 11 millones de votos, ustedes se negaron claramente a permitirle hacerse con el gobierno. Por último, no ganó nadie. Ninguna fuerza política obtuvo una mayoría suficiente, y los bloques o coaliciones surgidos de estas elecciones fueron todos minoritarios. Divididos en la primera vuelta, unidos por retiradas mutuas [acuerdos para que sólo el que tuviera mayores posibilidades de ganarle a Agrupación Nacional, partido de Le Pen quedara en el balojate] en la segunda, elegidos gracias a los votos de sus antiguos adversarios, sólo las fuerzas republicanas representaban una mayoría absoluta. La naturaleza de estas elecciones, marcadas por una clara demanda de cambio y de reparto del poder, les obliga a construir un amplio consenso. Como Presidente de la República, soy a la vez el protector de los intereses superiores de la Nación y el garante de las instituciones y del respeto de su elección. En calidad de tal, pido a todas las fuerzas políticas que se identifican con las instituciones republicanas, el Estado de Derecho, el parlamentarismo, la orientación europea y la defensa de la independencia de Francia que entablen un diálogo sincero y leal. Por ello, pido a todas las fuerzas políticas que se identifican con las instituciones republicanas, el Estado de Derecho, el parlamentarismo, la orientación europea y la defensa de la independencia de Francia, que entablen un diálogo sincero y leal para construir una mayoría sólida, necesariamente plural, para el país. Ideas y programas antes que posiciones y personalidades: esta unidad debe construirse en torno a unos grandes principios para el país, unos valores republicanos claros y compartidos, un proyecto pragmático y legible y tener en cuenta las preocupaciones que expresaron en el momento de las elecciones. Debe garantizar la mayor estabilidad institucional posible. Reunirá a hombres y mujeres que, en la tradición de la V República, sitúen a su país por encima de su partido, a la Nación por encima de su ambición. Lo que el pueblo francés ha elegido en las urnas -el Frente Republicano- las fuerzas políticas deben ponerlo en práctica con sus actos. A la luz de estos principios decidiré el nombramiento del Primer Ministro. Esto significa dar un poco de tiempo a las fuerzas políticas para que elaboren estos compromisos con serenidad y respeto mutuo. Mientras tanto, el Gobierno actual seguirá ejerciendo sus responsabilidades y se ocupará de los asuntos cotidianos de acuerdo con la tradición republicana. Pongamos nuestra esperanza en la capacidad de nuestros dirigentes políticos para demostrar un sentido de la concordia y del apaciguamiento en vuestro interés y en el del país. Como tantos de nuestros vecinos europeos, nuestro país debe ser capaz de estar a la altura del espíritu de trascendencia que siempre he reclamado. Su voto significa que todos debemos estar a la altura de las circunstancias. Trabajar juntos. El domingo pasado, ustedes pidieron la invención de una nueva cultura política francesa. En su nombre, me ocuparé de ello. En su nombre, se lo garantizo. En confianza”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor