domingo 19 de mayo de 2024
spot_img

Luis Naidenoff: “La coalición de gobierno tiene una crisis política enorme”

El jefe del bloque de senadores de la UCR expresó que preocupa el nivel de “inmadurez” y de “irresponsabilidad” del núcleo duro del kirchnerismo.

El presidente del Bloque de Senadores del radicalismo, Luis Naidenoff, expresó que desde Juntos por el Cambio “evitamos el default” al defender la decisión de votar en la Cámara baja, junto a otras bancadas del la oposición, el proyecto de ley que faculta al gobierno del Presidente, Alberto Fernández, a refinanciar la deuda con el Fondo Monetario Internacional; manifestó su preocupación por el nivel de “inmadurez” y de “irresponsabilidad” con la que actuó el llamado núcleo duro del kirchnerismo ante el riesgo de que el país caiga en default y se manifestó “convencido” que la coalición opositora se impondrá en las próximas elecciones y ejercerá el poder a partir del 2023.

Naidenoff, en una entrevista con “Nuevos Papeles”, consideró que lo que dejó en claro lo sucedido en la Cámara de Diputados, con el rechazo del núcleo duro del kirchnerismo al proyecto de ley sobre el acuerdo con el FMI, es la “crisis de poder” que existe entre las facciones que integran el Frente de Todos y con las que debe lidiar Alberto Fernández, a quien consideró como un “Presidente que está devaluado, aislado y vaciado de poder”.

Ciertamente la visión que se tiene de la situación que atraviesa el país es sumamente compleja pero lo que importa en todo caso es saber ¿Cuál es su mirada sobre el escenario de la Argentina?

Ciertamente la situación es compleja; generada y después profundizada en estos dos últimos años por un gobierno que, lamentablemente, esta disociado de la realidad; entonces la disociación de la realidad, sumado a la endeblez o a la devaluación de la autoridad presidencial, como consecuencia de una serie de hechos que sucedieron en el transcurso de este tiempo; una crisis del Frente que gobierna la Argentina, que diría yo es una fractura expuesta entre el kirchnerismo y el sector de Alberto Fernández que nos lleva a una situación de preocupación en lo político.

Ahora, así como está esta preocupación, creo que también hoy la Argentina tiene  un equilibrio de fuerzas, en el marco de dos coaliciones, la que gobierna y la de Juntos por el Cambio que en situaciones límites, como cuando podemos estar al borde de un default, con coherencia, unidad y responsabilidad, le pone freno a esos sectores del Frente de Todos que actúan con una actitud adolescente e irresponsable en momento críticos.

Aunque de alguna manera ya nos dejó una primera reflexión con su primera respuesta pero desearíamos nos dijese ¿qué evaluación hace de lo sucedido en la Cámara de Diputados con el núcleo duro del kirchnerismo votando en contra del acuerdo que negoció el gobierno con el FMI y un amplio arco de la oposición y básicamente Juntos por el Cambio haciéndolo a favor?, ¿Qué mirada tiene específicamente de esa fotografía?

Lo que se vio es que en el Frente de Todos, en el que la conducción política la tiene Cristina Fernández de Kirchner, en situaciones en las que hay que tomar decisiones complejas, ese núcleo duro ha actuado con una especulación política muy mezquina, con esta idea de sostener relatos de añoranzas del pasado y lo único que han hecho es poner en jaque al propio gobierno porque con la fragilidad institucional, las particularidades que tiene Alberto Fernández, lógicamente desde la renuncia a la presidencia del bloque en la Cámara de Diputados de Máximo Kirchner y las últimas declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner a través de un video, es más que evidente que ya no se trata de diferencias sino de un quiebre.

Lo que me parece es que hoy no hay default en la Argentina con esta media sanción de Diputados, veremos qué pasa en el Senado, porque la oposición, Juntos por el Cambio, actuó con enorme responsabilidad.

A mí me preocupa el nivel de inmadurez y también de irresponsabilidad de estos sectores duros porque de la mano del default viene el suicidio financiero para Argentina. Entonces se quedaron con un relato, con este relato de lo que supuestamente no correspondía hacer perdiendo de vista que Alberto Fernández está sentado donde está sentado no por un congreso del partido sino decirle por decirle tenés que hacerte cargo de esto.

Y después no se hacen cargo de nada. Los dos años de estancamiento de las negociaciones, porque esto se hubiese resuelto mucho antes, viene de la mano de las diversas miradas en el seno interno de la coalición de gobierno; entonces llegan al final de camino en una situación límite, al borde del default, como consecuencia de la debilidad de un Presidente que tiene que lidiar con las distintas facciones que componen el Frente de Todos. Entonces en el accionar irresponsable la cereza del postre era justamente votar en contra. ¡Lo que parecía imposible lo han hecho realidad!, es decir los sectores de la izquierda y, aunque no todos, algunos sectores que están en el otro extremo, votaron con La Cámpora.

Le hago casi dos preguntas al mismo tiempo. Coincide con lo que han dicho otros que, como usted, son referentes políticos y parlamentarios de la UCR y de Juntos por el Cambio que se está frente a un Presidente débil y, por otro lado, cree que esa debilidad puede llevar al país en una crisis de carácter institucional.

Tenemos una crisis de poder en la coalición que gobierna la Argentina; una crisis como consecuencia de que esa conducción política, que está en el Senado de la Nación, está quebrada en la relación al propio Poder Ejecutivo. Tenemos un Presidente que está devaluado, aislado y vaciado de poder. Ahora bien. El saldo positivo es que el sentido de responsabilidad, que no lo tiene la totalidad del frente que gobierna la Argentina, sí lo tiene este espacio que actuó con cohesión para evitar el default en el país. Si la oposición no acompañaba en la Cámara de Diputado el proyecto de ley para el financiamiento los números no le daban al gobierno para evitar el default.

No se puede hablar de que estemos frente a una crisis institucional.

Crisis institucional es otra cosa.

Sí, ¿una crisis política?

Se trata de una crisis política enorme que tiene la coalición gobernante de la Argentina. Hoy lo que hay es un gobierno en caída libre que tiene fecha de vencimiento. Es el precio de un presidencialismo de un país que está marcado a fuego y quien ejerce el pode no tiene la conducción real. Y, por el contrario, ahí está nuestra responsabilidad de mostrar a la sociedad madurez para actuar en función de la situación límite en que está la Argentina y evitar el default.

Seguramente habrá una evaluación política en el Bloque de Senadores que usted preside y en la mesa política de Juntos por el Cambio pero en principio ¿qué puede ocurrir en el Senado cuando se trate esta ley sancionada en Diputados?, ¿la posición de Juntos por el Cambio va a ser la misma que en la Cámara baja?

Juntos por el Cambio adoptó una decisión orgánica desde la mesa de conducción. Esa mesa de conducción, que la componen los cuatro gobernadores que tiene Juntos por el Cambio, los presidentes de los partidos que la integramos y los presidente de los bloques, jugó muy claro a la hora de avalar el proyecto y en función de ese criterio los líderes parlamentarios en la Cámara de Diputados lograron cambiar el criterio de la versión original de la iniciativa y no se incorporó el programa económico porque el programa corre por cuenta del gobierno. Por lo tanto debería caer de maduro que si fue una decisión orgánica, al menos desde nuestro espacio, debe ser receptada en el ámbito del Senado. No sé lo que podrá pasar en el oficialismo.

¿Qué mirada tiene sobre el presente y el futuro de Juntos por el Cambio de cara al 2023?

Veo una coalición muy fortalecida. Lógicamente que hay que partir de la base de que en toda coalición hay diversidad porque no hay coalición de iguales. Cuando construís una coalición tiene que ser respetando las distintas miradas y las orientaciones doctrinarias e ideológicas de las fuerzas que la componen pero en el momento de decisiones cruciales Juntos por el Cambio siempre adoptó decisiones en conjunto como, por ejemplo, con la designación de Procurador General siempre hemos dicho que el país necesita Procurador General y que no se trataba el pliego de (Daniel) Rafecas por decisión del Poder Ejecutivo y lo mismo cuando se trató el tema del endeudamiento y Juntos por el Cambio solicitó una reunión con (Martín) Guzmán y por la mediocridad del propio gobierno esa reunión no se concretó.

Y cuando el gobierno está golpeado, prácticamente al borde del knock out, fue esta fuerza, la de Juntos por el Cambio, la que actuó con responsabilidad y permitió justamente no sólo habilitar el tratamiento sino aprobar el financiamiento. ¿Por qué? Porque somos una fuerza que no solamente tiene vocación de poder sino que actúa con responsabilidad, Yo estoy convencido que vamos a hacer gobierno en el 2023 y para eso hay que ser previsibles

Ser previsibles significa que el peor escenario para la Argentina era el default y nosotros evitamos el default; ser previsibles también significa saber que el desafío que tenemos por delante es consolidar un verdadero programa de gobierno que tenga una mirada productiva y de desarrollo y, fundamentalmente ampliar la base, pero siempre con previsibilidad. Y la previsibilidad tiene que ver con éstas cosas.

Por lo tanto yo no tengo dudas que, ante este escenario de crisis, el mejor aporte de esta coalición ha sido la cohesión, la unidad y el sentido de responsabilidad para evitar el colapso que significaba el default para el país.

Juntos por el Cambio como principal fuerza de oposición al gobierno se vio en Diputados, y seguramente ocurrirá en el Senado, compelida a apoyar el proyecto de ley que evitará que la Argentina entre en default ¿Crees que el votante que apoyo en las últimas elecciones puede verse confundido frente a este decisión?, ¿Esto podría conspirar contra las chaces electorales de la coalición en las elecciones del 2023?

Una fuerza política tiene que tomar las decisiones que correspondan con una visión de Estado; hay que dejar de lado el cortoplacismo; no se puede apostar siempre al cortoplacismo o lo que indica las encuestas o el relevamiento de opinión. Cuando está en jaque el país y se puede entrar en default hay que actuar con la responsabilidad de ponerse los pantalones largos. Eso es lo que hemos hecho.

Falta casi un año y medio para las próximas elecciones pero visualiza a Juntos por el Cambio en un camino de consolidación y gobernando en el 2023?

Sí. De consolidación y ampliación y gobernando en el 2023.

Y lo ves al radicalismo, como así parece ambicionarlo, yendo a ubicar como candidato presidencial a un radical.

El mayor activo que tiene la coalición Juntos por el Cambio tiene que ver con las fuerzas política, con los partidos que la componen, En ese sentido el radicalismo tiene una gravitación trascendente y muy buenos candidatos. Dependerá de aquí en más de los perfiles, del programa, para trabajar con mucha fuerza en instalar un candidato presidencial pero es responsabilidad de todos y más allá de lógicamente el anhelo de que eventualmente el candidato pertenezca al radicalismo, me parece que la mayor responsabilidad que tenemos es construir un programa para transformarle la vida a la sociedad argentina.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo

Rodolfo Terragno

Contra la inmigración y el aborto