jueves 22 de febrero de 2024
spot_img

Los nombres de Milei y las primeras medidas

El referente de La Libertad Avanza propondrá la privatización de empresas públicas. Tiene en carpeta a dirigentes del Pro. Viajará a Estados Unidos e Israel antes del 10 de diciembre.

Javier Milei, presidente electo de la Argentina, anticipó parte de lo que serán sus primeras medidas y quiénes integrarán sus equipos al asumir el gobierno el 10 de diciembre, cuando se cumplirán 40 años de democracia.

Diana Mondino, diputada nacional electa, ocupará la Cancillería. Carolina Píparo, excandidata a la gobernación de la provincia de Buenos Aires, será titular de Anses. Por otra parte, Mariano Cúneo se encargará de Justicia y Gustavo Morón de Trabajo. Santiago Viola, su abogado y apoderado de La Libertad Avanza, tomará el control de la Secretaría Legal y Técnica.

Otros nombres que espera formen parte del organigrama son los de Florencio Randazzo en algún área vinculada a transporte, y Guillermo Dietrich en cuanto a una política de “cielos abiertos” en relación al tráfico aéreo.

“Vamos a sorprender con el equipo que estamos armando”, apostó Milei en declaraciones a Radio Mitre en la mañana de este lunes. Contó que no durmió. Pasadas las 4, en la madrugada, recibió su primer llamado del exterior. Al otro lado del teléfono le hablaba Luis Lacalle Pou, presidente del Uruguay, quien se hallaba en China. “Fue una charla formidable”, describió, y llenó se comprometieron a reunirse, asado de por medio, para estrechar lazos.

Antes de su asunción Milei viajará a Estados Unidos e Israel, dos países con los que espera sean socios principales de Buenos Aires.

Con respecto al manejo del Estado y lo legislativo Milei confirmó que buscará avanzar hacia la privatización de empresas públicas como YPF, Télam y TV Pública. A su vez impulsarán la derogación de la Ley de Alquileres, modificada durante la campaña electoral.

Sobre la dolarización y el cierre del Banco Central únicamente deslizó una “transacción libre de monedas” sin mayores detalles, implementación o plazos, cuando esas fueron dos de sus banderas desde hace dos años, cuando dio el salto a la arena política. El arancelamiento o privatización de la salud y la educación pública los pateó para adelante, contrario a sus intervenciones de los últimos años.

Hasta ahora no hay fecha ni lugar definido para una reunión entre Alberto Fernández, presidente saliente, y Javier Milei, presidente electo. En las últimas horas circuló que podrían juntarse este mismo lunes, pero finalmente, en caso de producirse el encuentro, sería más entrada la semana.

 Uno de los grandes desafíos del gobierno de La Libertad Avanza está en la conformación del Congreso, donde ni con los legisladores del Pro poseen mayoría para impulsar reformas en el ámbito fiscal, laboral, previsional, educativo o sanitario, como se lee en sus slogans.

En la campaña Milei apostó por consultas populares. No mencionó que no son vinculantes ni pueden aplicarse a cualquier temática. El presidente de la Corte Suprema de la Nación, Horacio Rosatti, anticipó en una entrevista con El País de España que la dolarización, como está inicialmente planteada, y el cierre del Banco Central, son inconstitucionales.

La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, partidos fundadores de Cambiemos – Juntos por el Cambio, optaron por la neutralidad en el balotaje. Incluso dentro del Pro hubo dirigentes que tampoco siguieron la jugada de Mauricio Macri y Patricia Bullrich de abroquelarse con La Libertad Avanza.

La UCR gobierna cinco provincias, cientos de intendencias y mantiene un bloque importante de diputados y senadores.

Elisa Carrió, referente de la Coalición Cívica, alertó en campaña que se exiliaría si ganaba Milei.

A la noche del domingo, en su primer discurso tras conocerse los resultados, Milei apostó por el ajuste: “La situación es crítica, los cambios que se necesitan son drásticos, no hay lugar para medias tintas”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable