martes 23 de julio de 2024
spot_img

Los hombres jóvenes se están moviendo hacia la derecha en Corea. Es una advertencia para Estados Unidos

Corea es sólo el comienzo. En todo el mundo, las mujeres jóvenes se inclinan hacia la izquierda, mientras que los hombres jóvenes abrazan la derecha.

Traducción Alejandro Garvie

Fue una escena bastante inofensiva, sólo un poco de espuma para mantener felices a los fans: en febrero, Huh Yun-jin, una integrante de 22 años del popular grupo femenino surcoreano LE SSARAFIM, apareció en la televisión nacional para mostrar un día en su vida. Mientras una maquilladora la cuidaba, Huh mantenía sus ojos pegados a las páginas de Breast and Eggs, una novela aclamada por la crítica que captura la tensa realidad de la feminidad en Japón. Huh no tenía intención de iniciar un debate, pero sus hábitos de lectura rápidamente avivaron las guerras de género en curso en Corea del Sur.

Poco después de la emisión del programa, los foros de chat de Corea se convirtieron en zonas de batalla, ya que los comentaristas diseccionaban furiosamente la elección de Huh en cuanto a literatura “feminista”. El feminismo ya había sido etiquetado como una mala palabra en Corea durante años, y Huh ahora estaba siendo tildada de seguidora.

“Si un grupo de chicas está contaminado por el feminismo, hay que enviarlas al infierno”.

“¿Por qué no aprovechan este tiempo para hacerse un favor y leer un libro también?”

“Ella quiere actuar como una persona culta, asistiendo a exposiciones y leyendo libros, pero lo único que lee es feminismo. Jajaja”.

“¿De verdad es tan malo el feminismo? Ustedes, los humildes coreanos, tienen un gran complejo de inferioridad”.

“Feministas, si las veo les daré una paliza y las dejaré lisiadas”.

En todo el mundo, desde Estados Unidos hasta China, Reino Unido, Alemania y Túnez, en las salas de chat y en las calles, la división de género se está ampliando a medida que la Generación Z se divide por líneas políticas: las mujeres jóvenes se inclinan cada vez más hacia la izquierda, mientras que los hombres jóvenes se están moviendo hacia la derecha, contradiciendo la idea convencional de que los jóvenes en su conjunto son más progresistas que la generación anterior a ellos. La “Generación Z”, observó el periodista de datos John Burn-Murdoch, que siguió esta tendencia para el Financial Times, “son dos generaciones, no una”.

Estados Unidos, en particular, vio esta creciente división partidista de género durante las elecciones intermedias de 2022, cuando muchas más mujeres votantes de entre 18 y 29 años apoyaron a los candidatos demócratas que sus homólogos masculinos.

Pero en ningún lugar es más evidente esta división que en Corea, donde la brecha ideológica entre hombres y mujeres jóvenes está creciendo más que en ningún otro lugar, alterando la política del país y apoderándose por completo de la sociedad coreana.

En Corea, posiblemente el país más conectado del mundo, los foros en línea se han convertido en campos de batalla sobre la violencia en las citas, la industria del juego y el sexismo sistémico. Y en la carrera presidencial del país de 2022, un candidato populista avivó a su favor la polarización política entre los dos géneros.

Al comienzo de su campaña, Yoon Suk Yeol, el candidato conservador y declarado “antifeminista”, declaró que “la discriminación estructural basada en el género” no existe. Era un mensaje que los jóvenes coreanos realmente querían escuchar, aunque no fuera cierto. En lo que respecta a la igualdad de género, Corea se ubica constantemente cerca del final de la mayoría de las naciones desarrolladas. Pero Yoon sabía lo que estaba haciendo: estaba hablando directamente a los jóvenes que se sentían abandonados por una economía difícil y que estaban descontentos con el rápido impulso hacia la igualdad de género.

Votaron abrumadoramente por Yoon y su Partido del Poder Popular (PPP), con casi un 60 por ciento, catapultándolo a la presidencia con un estrecho margen de 0,7 puntos.

Hoy en día, tanto para hombres como para mujeres en Corea, la ira es la emoción dominante, un cambio marcado para un país que normalmente se enorgullece de promover un sentido de esperanza y una actitud positiva. La economía se está hundiendo, los precios de la vivienda están en su punto más alto, la desigualdad de ingresos continúa creciendo y las tasas de fertilidad y matrimonio son mucho más bajas que hace una década. Pero en lugar de presionar por el cambio, como lo han hecho las generaciones más jóvenes durante siglos, los jóvenes coreanos están luchando entre sí por los derechos de género, y tanto hombres como mujeres insisten en que ellos son las verdaderas víctimas. Según una nueva encuesta, el 86 por ciento de los hombres entre 18 y 39 años creen que el odio contra los hombres es un problema grave. Un porcentaje igual de mujeres de la misma edad cree que el odio contra las mujeres es un problema grave.

Nadie sale ganando.

Los jóvenes coreanos pueden encontrar alivio desahogando su ira en Internet, pero su calidad de vida no ha mejorado y no es probable que lo haga pronto, dice el sociólogo Kim Nae-hoon, autor de Radical 20s: K-Populism and the Political, que explora el ascenso de los jóvenes iracundos de Corea. Un tercio de los coreanos todavía cree que sus perspectivas laborales son peores que el año anterior. Los niveles de felicidad de Corea del Sur siguen siendo uno de los más bajos de todos los países de la OCDE. La confianza en la sociedad se ha desplomado. Como resultado, los índices de aprobación de Yoon han alcanzado un mínimo histórico.

“El objetivo [de los políticos] es que las quejas de los hombres se dirijan a individuos o grupos específicos, no al sistema”, dice Kim. “Al darles siempre algo de lo que quejarse, los políticos mantienen al grupo bajo su control. Esta es la verdadera naturaleza de la ‘política del odio’ actual”.

La división de género en Corea tiene un lado oscuro preocupante. Hoy en día, los hombres coreanos en Internet aplauden que el gobierno destripe el Ministerio de Igualdad de Género y Familia, que promueve la igualdad de género, protege a las víctimas de violencia sexual y doméstica y apoya políticas favorables a la familia. Pero lo más preocupante es que acecha la amenaza de violencia contra las mujeres: un análisis de 2023 encontró que era probable que las mujeres coreanas fueran asesinadas o casi asesinadas por su pareja cada 19 horas, una rápida escalada desde 2021, cuando una mujer fue asesinada o casi asesinada por una pareja íntima cada día y medio. Mientras tanto, según Human Rights Watch, la violencia de género en Corea está “sorprendentemente extendida” y casi el 90 por ciento de las víctimas de delitos violentos del país son mujeres. En un vídeo reciente que se volvió viral, un hombre borracho golpea repetidamente a una empleada en una tienda de conveniencia mientras grita: “Hay que golpear a las feministas”. Y en uno de los casos más impactantes, el año pasado una mujer fue asesinada a puñaladas en el baño de una estación de metro por un compañero de trabajo que la había estado acosando y amenazando.

“Ahora veo muchas más publicaciones en línea de hombres que critican duramente a las mujeres de manera despectiva”, dice Kim Dain, una estudiante universitaria de 23 años en Corea del Sur, hablando con vacilación mientras elige sus palabras con cuidado. “Ahora, cuando estoy afuera, tengo el miedo constante de preguntarme si todos los hombres piensan igual”.

A pesar de todas las diferencias entre ambos países, algunos piensan que esto podría ser una historia de advertencia para Estados Unidos, si sus hombres y políticos deciden seguir el mismo camino de división.

Ésta no es la Corea en la que crecí.

Cuando era niña, allá a principios de los años 2000, de vez en cuando las noticias aparecían con algún caso impactante de violencia, pero eso no afectaba mi forma de actuar en el mundo.

Las controversias en línea nunca fueron tan intensas como ahora. Hace 11 años me fui a Estados Unidos para estudiar la secundaria. En ese entonces, Internet era la única forma en que podía sentirme en contacto con mi país (navegando por foros en línea para ver de qué hablaban mis compañeros), pero la dinámica de género, que cambia rápidamente, ha convertido a Internet en un lugar cada vez más tóxico, que ahora evito.

Entonces, ¿cómo llegó Corea hasta aquí?

Algunos señalan una publicación de Facebook.

Menos de 100 días antes de las elecciones presidenciales de Corea de 2022, las encuestas mostraban que Yoon estaba perdiendo frente a su oponente, Lee Jae-myung, un abogado laboralista convertido en político que ganó popularidad por repartir dinero de estímulo de Covid-19 a sus residentes como gobernador de la provincia de Gyeonggi.

La campaña de Yoon necesitaba un anuncio explosivo para cambiar la situación. Entonces Yoon entró en Facebook y subió una publicación simple: “Abolición del Ministerio de Igualdad de Género y Familia”.

Hasta entonces, Yoon había dejado las críticas directas a los miembros más radicales de su partido. En el pasado, simplemente exigió que se cambiara el nombre del ministerio para reflejar el apoyo a ambos géneros. (Para comprender completamente la lógica detrás de esta decisión, es importante señalar que una traducción más precisa de su nombre coreano es Ministerio de Asuntos de la Mujer y Familia).

Pero su publicación en Facebook subió la apuesta. Acumuló más de 40.000 me gusta y casi 10.000 comentarios: “Te apoyo después de ver esto”; “KING ESTÁ DE VUELTA”; “Esta es la mejor estrategia de campaña”; “EL SUEÑO SE HACE REALIDAD”.

En una encuesta publicada unos días después, Yoon, que también culpó al feminismo de la baja tasa de natalidad del país (porque, si no, ¿por qué las mujeres no querrían tener bebés?) obtuvo una ligera ventaja de 2,3 por ciento.

Quizás el aumento en las encuestas no debería haber sido una sorpresa, especialmente en un país con una larga historia de patriarcado tradicional. La reacción contra el propio movimiento #MeToo de Corea ya había estado aumentando durante años, después de su pico en 2018. La gente desconfiaba del movimiento, que había repopularizado el feminismo y derribado a nombres de alto perfil en el entretenimiento, la academia y los negocios. Sí, el público estuvo de acuerdo en que el movimiento ayudó a abordar la historia de discriminación de género en Corea. Pero también había una preocupación generalizada de que tratara a los hombres como criminales potenciales y penalizara erróneamente a todos los hombres por las malas acciones de unos pocos elegidos. Y para los hombres jóvenes que alcanzaron la mayoría de edad durante el movimiento #MeToo, esas preocupaciones fueron particularmente apremiantes: en 2018, el 77 por ciento de los hombres menores de 30 años apoyaron el movimiento #MeToo. Ese número se redujo al 29 por ciento para 2021.

“La idea que está fijada es: ‘El feminismo es malo'”, dice Minyoung Moon, profesora de la Universidad de Clemson que publicó un informe sobre la reacción contra el feminismo en Corea del Sur . “[Los hombres] piensan que los activistas del movimiento de mujeres son como personas de grupos de interés, que sólo trabajan por los intereses de las mujeres, punto”.

Los jóvenes se volvieron locos por Yoon. Los miembros de Ilbe Storehouse, un foro en línea que ha servido durante mucho tiempo como cámara de resonancia para ideas misóginas y marginales y que disfrutó de un aumento de popularidad en medio de la reacción violenta contra #MeToo, fueron especialmente fanáticos en sus elogios. “Ustedes, viejos, pueden callarse, estoy dispuesto a votar por Yoon Seok Yeol”, comentó un fan. (Una amiga mía rompió con su novio después de descubrir que era un usuario activo).

En una publicación de principios de este año que tuvo muchos “me gusta”, un usuario subió una caricatura mal dibujada de una mujer coreana poco atractiva, vestida con una camiseta que dice “Cerda soltera” y quejándose amargamente de que los hombres coreanos se están casando con mujeres extranjeras en masa. Detrás de ella hay un grupo de mujeres que parecen Barbie y que no parecen coreanas.

“Simplemente hay que filtrar a todas las mujeres coreanas”, escribió un usuario con aprobación.

Animadas por las declaraciones antifeministas de Yoon, estas comunidades en línea ayudaron a liderar un movimiento para atraer a los votantes jóvenes hacia el candidato presidencial. (Si bien la mayoría de los hombres jóvenes votaron por Yoon, sólo el 34 por ciento de las mujeres en ese grupo de edad hicieron lo mismo). La candidatura de Yoon marcaría una nueva etapa en el sexismo moderno, una en la que los políticos lo impulsan y lo convierten en un arma.

Cuando hablo con otras jóvenes coreanas, escucho una mezcla de miedo, ira y aprensión. Miedo, porque les preocupa ser víctima de violencia. Ira, porque los legisladores han envalentonado a los misóginos para obtener beneficios políticos. Y temor, porque si las cosas continúan a este ritmo, ¿qué significa esto para el futuro de Corea?

La tasa de matrimonios ya está sufriendo un duro golpe. La desconfianza entre hombres y mujeres ha alcanzado su punto más alto. Solo uno de cada tres coreanos tiene una percepción positiva del matrimonio. Mis familiares y amigos me repiten una y otra vez la misma pregunta: “¿Qué sentido tiene el matrimonio si sé que no voy a poder encontrar una buena pareja?”.

Si a ese cinismo se suma una crisis del costo de vida, no es de extrañar que la tasa de natalidad de Corea se encuentre en un mínimo histórico. Y, a medida que la población siga disminuyendo, también lo hará la otrora floreciente economía del país.

La amenaza de la violencia también se cierne sobre nosotros, y no son sólo son víctimas las mujeres comunes. Corea del Sur también ha visto un aumento de la violencia política contra los políticos, una violencia que está surgiendo en todo el espectro político y que afecta tanto a hombres como a mujeres. Esto se debe a que una vez que el odio en general, sin importar el objetivo, se vuelve ampliamente aceptado, se propaga, según Nathan Park, investigador no residente y observador de Corea en el Instituto Quincy.

“Este tipo de violencia nihilista comenzó entre los jóvenes y se convirtió en la munición de los conservadores surcoreanos”, afirma Park. “Es lo más preocupante”.

A principios de enero, el líder de la oposición Lee Jae-myung fue apuñalado por un agresor que luego dijo que quería impedir que Lee se convirtiera en presidente. Apenas tres semanas después, el representante Bae Hyun-jin del partido gobernante fue atacado con una piedra por un niño de 14 años que afirmó haber cometido el crimen porque Bae estaba “haciendo un (mal) trabajo en política”.

“En Estados Unidos ya existe un nivel de terrorismo incel (Incel es un acrónimo de “célibe involuntario”) un término asociado con una subcultura en línea de personas (en su mayoría blancas, hombres y heterosexuales) que se definen a sí mismos como incapaces de conseguir una pareja romántica o sexual a pesar de desearla N del T.)”, dice Park, “y estoy muy, muy preocupado de que pueda volverse cada vez más común y más mortífero en Estados Unidos”.

En opinión de Park, los problemas de Corea son una advertencia para Estados Unidos, que también está viendo una creciente brecha partidaria entre hombres y mujeres jóvenes y ya está viendo cómo los políticos utilizan el género como una cuestión divisiva. Las encuestas muestran que algunos hombres jóvenes en Estados Unidos rechazan cada vez más el feminismo en su conjunto.

En 2023, Daniel Cox, un encuestador del American Enterprise Institute que estudia la brecha de género entre los jóvenes, realizó una serie de encuestas a hombres jóvenes. Encontró que, a diferencia de las generaciones anteriores, la mayoría de la cohorte encuestada no ve el feminismo como una forma de “promover los intereses de las mujeres y perseguir la igualdad de género”. Consideran que el feminismo “perjudica a los hombres, reduce sus oportunidades y limita lo que pueden hacer en el mundo”.

“Aproximadamente la mitad de los hombres jóvenes todavía dicen que es importante que se los considere masculinos”, dice Cox, “pero no está claro qué significa eso. Y cuando [la masculinidad] se define de forma muy imprecisa, se la define en contra del feminismo”.

Algunos políticos estadounidenses están haciendo todo lo posible para complacer a estos jóvenes enojados. Donald Trump se jacta de agarrar a las mujeres por los genitales, llama a sus rivales políticas “cerebros” y “monstruos” y rechaza ser etiquetado como feminista porque “estoy a favor de todos”.

El ex candidato republicano al Senado, Blake Masters, que ahora se postula para representar al octavo distrito de Arizona en el Congreso, niega que a las mujeres se les pague menos en los EE. UU. (Verificación de hechos: las mujeres en los EE. UU. ganan un 14 por ciento menos que sus homólogos masculinos, por un trabajo similar). Luego está el senador republicano Josh Hawley, quien dice a su audiencia que las elites liberales quieren que “los hombres se callen y se callen”. Es el mismo tipo de retórica que se ha visto en los discursos de Yoon: validación para los hombres que sienten que los liberales los han arrinconado al impulsar políticas feministas como la igualdad salarial y la representación en el liderazgo.

Y, al igual que los políticos de Corea, los legisladores estadounidenses tienen a Internet de su lado para reclutar acólitos. Como en Corea, donde comunidades en línea como Ilbe han radicalizado a los jóvenes, las redes sociales en Estados Unidos también han alimentado narrativas extremas sobre el género entre los jóvenes, dice Cox.

Mientras tanto, en Corea, no es probable que las cosas mejoren en el corto plazo.

Le pregunto al sociólogo Kim Hak-jun si el vitriolo extremo en mi país natal obligará a los coreanos a despertar y cambiar las cosas.

Él se ríe y luego ofrece una respuesta contundente de una sola palabra: “No.”

Link: https://www.politico.com/news/magazine/2024/07/01/south-korea-gender-divide-feminism-00155207

 

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino