jueves 20 de junio de 2024
spot_img

Lo que realmente significa la condena de Trump para Estados Unidos

Historiadores y analistas políticos opinan sobre las consecuencias de la primera condena de un ex (y posiblemente futuro) presidente.

Por REVISTA POLITICO

Traducción Alejandro Garvie

El jueves por la tarde, Donald Trump hizo historia como el primer expresidente en ser condenado por un delito grave. La condena por los 34 cargos relacionados con un pago de dinero para mantener el silencio trastorna casi todo lo relacionado con la política habitual y rápidamente desencadenó una avalancha de preguntas sobre las elecciones de 2024. ¿Puede Trump seguir postulándose para presidente? (Sí) ¿Puede votar? (Tal vez, tal vez no)

Pero, ¿qué más nos espera después de este acontecimiento verdaderamente sin precedentes en la historia de Estados Unidos?

Nos comunicamos con un grupo de importantes mentes políticas e historiadores para preguntarles cuál creen que será la mayor consecuencia de la condena de Trump. Por supuesto, cubrieron las elecciones de este otoño, incluido el impacto del veredicto en los independientes y las elecciones negativas. Pero también previeron el efecto que este veredicto podría tener en la democracia estadounidense y en la confianza de los estadounidenses en las instituciones a largo plazo.

“El hecho de que uno de los dos hombres que probablemente serán presidente el próximo año sea ahora un delincuente convicto plantea la posibilidad de que esas mismas instituciones judiciales que garantizan el Estado de derecho sufran el ataque político más feroz de nuestra historia”, uno de los contribuyentes predijo.

 

“El Estado de derecho será objeto del ataque político más feroz de nuestra historia”

Por Timothy James Naftali. Historiador e investigador senior en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Columbia.

El veredicto de culpabilidad de hoy se presenta de dos maneras dramáticamente diferentes. Por un lado, es una poderosa demostración de que en este país incluso un ex jefe de Estado puede ser acusado y condenado por un grupo de sus pares. Difícilmente podría haber un barómetro más dramático de la fortaleza del Estado de derecho y de nuestras instituciones judiciales.

Por otro lado, el hecho de que uno de los dos hombres que probablemente serán presidente el próximo año sea ahora un delincuente convicto plantea la posibilidad de que esas mismas instituciones judiciales que garantizan el Estado de derecho sufran el ataque político más feroz de nuestra historia. Podemos esperar que Trump utilice al Partido Republicano durante el resto de la campaña para destrozar nuestro sistema judicial. Podemos esperar que la mayoría, si no todos, los candidatos republicanos se hagan eco de las opiniones venenosas del candidato Trump sobre la equidad del Estado de derecho, creando una política nacional y local de una toxicidad que no hemos visto desde la campaña de “detener el robo” de 2020.

 

En consecuencia, es demasiado pronto para evaluar las consecuencias a largo plazo para el Estado de derecho de la primera condena de un ex presidente estadounidense. Esas consecuencias se decidirán mediante un veredicto diferente, el que el pueblo estadounidense emitirá colectivamente en las urnas en noviembre.

 

Una carrera armamentista de recriminaciones’

Por Curt Mills. Director ejecutivo de The American Conservative.

Los estadounidenses no van a estar de acuerdo con este veredicto, y probablemente nunca lo harán. Pero el principio del Estado de derecho y la igualdad de justicia deben equilibrarse con evitar la plaga de criminalización del proceso político que ha arruinado otros sistemas en todo el mundo y a lo largo de la historia.

La faceta más inquietante de este caso es que no se refería a nada de lo que Trump hizo como presidente, ni a nada de lo que Trump hizo durante su actual candidatura al cargo, ni a nada de lo que Trump hizo en el macabro proceso de transición hace cuatro años. Se trataba de sus acciones hace casi diez años, en relación con el encubrimiento de un presunto delito por el que otros fiscales se negaron a acusar al expresidente.

El potencial de una carrera armamentista de recriminaciones ahora no tiene fondo. Los estadounidenses de todas las tendencias políticas algún día se arrepentirán de haber dejado salir a este genio de la botella.

 

“No hay duda de que este veredicto es políticamente malo para Trump”

Por Mike Madrid. Estratega político del Partido Republicano y director de Grassroots Lab, una empresa de gestión de campañas y cabildeo ubicada en California.

No hay duda de que este veredicto es políticamente malo para Trump. Es sólo una cuestión de qué tan malo. El veinte por ciento de los votantes republicanos se han presentado sistemáticamente para votar en su contra en las primarias y es mucho más probable que este veredicto los bloquee en su oposición a que Trump sea su nominado. Cualquier pérdida de votantes del Partido Republicano que supere el 10 por ciento sería devastadora y sin precedentes. Trump está mucho más allá de este peligroso nivel de deserciones del Partido Republicano.

No se sorprenda si hay un pequeño aumento en las encuestas para Trump, ya que los votantes con poca información responderán apoyándolo, reuniéndose efectivamente alrededor de la bandera. Pero perder votantes con mayor propensión a tener educación universitaria sigue siendo el problema de Trump. Lo mismo que motiva una mayor participación del Partido Republicano en su apoyo es precisamente lo que está provocando que un número cada vez mayor de republicanos más educados deserten.

El martes 4 de junio veremos la última ronda de primarias estatales en Montana, Nueva Jersey, Nuevo México y Guam. Si los niveles de apoyo a Trump bajan por debajo del consistente 20 por ciento que ha estado perdiendo en las primarias republicanas, podría recuperarse. Sin embargo, si vemos que más del 20 por ciento vota por Nikki Haley u otros candidatos, es probable que los republicanos se encaminen al desastre.

“Prestaré especial atención a los independientes en las nuevas encuestas”

Por Andra Gillespie. Profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad Emory.

Lo que más me interesa es cómo repercute este veredicto en el electorado. A corto plazo no espero ver grandes cambios. En la encuesta NPR/PBS NewsHour/Marist realizada la semana pasada, dos tercios de los encuestados dijeron que el veredicto en el caso del dinero para guardar silencio no tendría relación con su elección de voto en noviembre. Es probable que esto se deba a que la mayoría de las personas ya han tomado una decisión sobre el candidato elegido; esta misma encuesta encontró que el voto indeciso era sólo el 3 por ciento de los votantes registrados y el 2 por ciento de los votantes probables.

Sin embargo, resulta esclarecedor profundizar en las respuestas de los subgrupos. Cuando observamos cómo respondieron los partidistas a la pregunta de si un veredicto de culpabilidad cambiaría su voto, vemos que era más probable que los republicanos dijeran que una condena los haría más propensos a apoyar a Trump y que los demócratas eran más propensos a decir que una condena los haría menos propensos a apoyar a Trump. Los independientes eran el grupo que tenía más probabilidades de decir que una condena no los haría cambiar de opinión en un sentido u otro.

Esto resume la complejidad política de este juicio. Los partidarios parecen planear utilizar el veredicto para reforzar su apoyo u oposición existente a Trump, mientras que los independientes parecen insistir en que el juicio no será decisivo en su toma de decisiones. Ahora que hay un veredicto real, prestaré especial atención a los independientes en nuevas encuestas para ver si dicen algo diferente ahora que no estamos hablando de una situación hipotética.

A largo plazo, este veredicto refuerza la idea de que esta elección se trata fundamentalmente de movilización y participación. Trump va a reunir a sus partidarios en torno a su supuesto martirio, mientras que Biden intentará reunir a su base en torno a la idea de que es más apto para el cargo y que hará más para proteger las instituciones democráticas que un delincuente convicto que espera juicio por cargos adicionales y más cargos graves relacionados con subversión electoral y retención de documentos clasificados. Debemos asumir que esta contienda seguirá siendo reñida y que ganará el candidato que haga el mejor trabajo para atraer a sus partidarios.

 

‘La fe cívica se derrumba’

Por Mark Bauerlein. Profesor emérito de inglés en la Universidad Emory y editor senior de First Things.

Va a ser una suposición común entre los estadounidenses comunes y corrientes que la única manera de que la fiscalía hubiera acertado 34 a 34 era si hubiera un arreglo. Una tasa de condena del 50 por ciento habría al menos impresionado a los observadores sobre cierta medida de discreción en las decisiones de los jurados. Pero no iba a ser. Como demostró una encuesta de PBS publicada el jueves, el veredicto tendrá escaso efecto fuera del edificio de todos modos. Si las condenas son revocadas rotundamente en la apelación, como probablemente sea el caso, el escepticismo general empeorará aún más.

Independientemente de lo que uno piense de Trump, cuando la mitad del país desconfía del sistema judicial, cuando los fiscales y jueces actúan de una manera tan partidista que los ideales de imparcialidad ya no se sostienen, la fe cívica se derrumba. La infusión de política en los casos judiciales suena a persecución. Golpea el corazón de la justicia estadounidense. Ya vemos a los demócratas en la televisión saludando el principio de “nadie está por encima de la ley” y afirmando que “la democracia se ha salvado”, pero el estadounidense promedio claramente no se lo cree. Ven los juicios de Trump como un golpe político. Los demócratas no deberían alardear ni fingir una solemnidad que los espectadores interpretan como poco sincera. Probablemente serán castigados a través del único recurso del que disfruta actualmente el estadounidense promedio, el 5 de noviembre.

 

‘Un caso clásico de culpabilidad por asociación’

Por Michael Starr Hopkins. Director ejecutivo de Northern Star Strategies, una empresa de comunicaciones políticas.

Los principales partidarios de Trump no van a ninguna parte. El impacto más profundo puede que lo sientan los republicanos menos favorecidos, en particular los de los estados indecisos. Probablemente enfrentarán carreras aún más desafiantes debido a sus asociaciones con Trump, un caso clásico de culpa por asociación. Los republicanos que intentan distanciar sus campañas del expresidente corren el riesgo de sufrir una reacción violenta por parte del ala derecha del partido (me refiero a usted, Larry Hogan). Por otro lado, las campañas que defienden firmemente a Trump corren el riesgo de perder un apoyo crucial de los independientes en una elección donde cada voto podría marcar la diferencia. Ver al partido de “ley y orden” convertirse en pretzels defendiendo a Trump y socavando nuestro sistema judicial será todo un espectáculo.

 

“Más esfuerzos concertados para erosionar el Estado de derecho”

Por Catherine J. Ross. Profesora emérita de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington y autora de ¿Derecho a mentir? Presidentes, otros mentirosos y la Primera Enmienda.

El Estado de derecho parece vivo y coleando esta noche en Nueva York. Pero los veredictos de culpabilidad probablemente serán seguidos por una serie de pruebas de estrés para las instituciones y normas básicas en las que se basa nuestro sistema.

Incluso antes de que comenzara el juicio, Trump y sus aliados atacaron el sistema mismo y los cargos en su contra. A lo largo del proceso, difamaron sin piedad a la familia del juez, a los testigos e incluso a los valientes y trabajadores miembros del jurado. Momentos después de que se anunciara el resultado, Trump estaba nuevamente afuera del tribunal, denunciando todo el juicio como “amañado”, una “vergüenza”. Temo que los ataques al veredicto de Nueva York hasta la fecha sean meros precursores de nuevos esfuerzos concertados para erosionar el Estado de derecho y las instituciones en las que se basa la democracia.

Considere algunos de los puntos de estrés que podemos anticipar. Los verdaderos creyentes del MAGA bien podrían recurrir a más amenazas y violencia contra jueces, fiscales, agentes del FBI, personal judicial y jurados de los que ya hemos presenciado. Quizás lo más preocupante es que los activistas conservadores de la Corte Suprema podrían explotar las condenas de Trump y su riesgo de encarcelamiento para justificar un fallo a favor de sus reclamaciones de inmunidad presidencial expansivas y sin precedentes.

Para quienes valoramos nuestro sistema constitucional, no es momento de bajar la guardia; en cambio, deberíamos prepararnos para las intensas batallas que se avecinan.

 

“Quizás esta vez sea diferente”

Por Jeff Greenfield. Autor y analista de televisión en cadena ganador de cinco premios Emmy.

“Bueno, ya ha terminado”. Esa frase aparece con solo presionar una tecla de función en mi computadora.

Es lo que pensé cuando Trump insultó a John McCain hace casi nueve (nueve) años; cuando insultó a una familia Gold Star hace ocho años; cuando salió la cinta de “Access Hollywood”; cuando despidió al jefe del FBI que no le juró lealtad; cuando… oh, al diablo con esto. Lo que hemos visto una y otra vez es que, como un gigante mítico, Trump ha ganado fuerza cada vez que lo arrojan al suelo.

¿Han advertido muchos ex asesores de alto nivel de Trump que su regreso a la presidencia representaría un peligro para la República? Sí. ¿Es posible que no le permitan votar por sí mismo tras el veredicto del jueves? Sí. ¿Y algo de eso ha importado?

Quizás esta vez sea diferente. Tal vez la perspectiva de que un delincuente convicto llegue a ser presidente sea demasiado para una porción crítica de votantes. Pero basándonos en los últimos nueve años, esta vez no presionaré esa tecla en mi PC.

 

‘Reafirma, o eso parece por ahora, el precepto de la era Watergate de que nadie está por encima de la ley’

Por David Greenberg. Escritor colaborador de la revista POLITICO, es profesor de historia y periodismo en la Universidad de Rutgers y autor de la próxima biografía, John Lewis: A Life .

Votar es un proceso mucho menos racional de lo que solemos creer en los medios de comunicación. Aunque muchos de nosotros tenemos fuertes preferencias partidistas o personales, también hay millones de votantes que sólo prestan atención intermitente a los candidatos y a la campaña y cuyas mentes cambian basándose en impresiones a veces fugaces informadas por los acontecimientos noticiosos. Eso significa que, si bien es razonable suponer que muchos votantes tendrán en cuenta las convicciones de Trump en su pensamiento, sigue siendo imposible saber cuántas personas lo harán y cómo sopesarán las convicciones frente a las demás consideraciones. Estamos ante una carrera presidencial muy reñida y es probable que siga estando muy reñida.

Quizás pueda hacerse una afirmación más definitiva sobre la importancia histórica del veredicto. Como Richard Nixon fue indultado antes de poder ir a juicio, nunca fue condenado por los crímenes de Watergate, aunque es casi seguro que lo habría sido. La buena suerte de Nixon es la desgracia de Trump. Ahora lleva la mancha permanente de ser el primer presidente condenado por un delito grave. Esto reafirma –o eso parece por ahora– el precepto de la era Watergate de que nadie está por encima de la ley.

‘Consecuencias imposibles de predecir pero que no pueden ser buenas’

Por Mona Charen. Columnista y editora de políticas en The Bulwark, donde presenta el podcast “Beg to Differ”.

En nuestro vertiginoso universo político, un lugar donde un insurrecto que causó cientos de miles de muertes innecesarias por Covid y prometió “terminar la Constitución” es el favorito republicano, y dos candidatos presidenciales compiten para ser vistos como los más opuestos a las vacunas que salvan vidas, hay más trampas que botes salvavidas. El riesgo de que las cosas salgan mal supera las posibilidades de que las cosas salgan bien.

El juicio de Donald Trump en Nueva York encarnó perfectamente esta realidad de 2024. Si el jurado hubiera colgado, o peor aún, absuelto a Trump, la trampa se habría abierto. Trump y sus secuaces en el mundo MAGA habrían pregonado una “reivindicación completa y total”. Incluso un jurado de neoyorquinos liberales, alardearían, este intento del Estado profundo de “atrapar” a Trump. Habría consolidado la conclusión desmoralizadora entre muchos de que nunca hay consecuencias por su flagrante inmoralidad y desprecio por la ley. Su marca: ¡Fuerza! ¡Invencibilidad! – habría sido sobrealimentado. Un solo jurado reticente podría haber iniciado la cascada que podría haber llevado a la victoria de Trump en noviembre.

En cambio, Trump es ahora un delincuente convicto, con consecuencias imposibles de predecir pero que no pueden ser buenas. Una parte del electorado no estará dispuesta a elevar a un delincuente a la Oficina Oval. No podemos saber cuántos. Pero con unas elecciones tan reñidas como ésta, cualquier disminución del apoyo podría ser crucial.

Ésta no es la única trampa que hemos evitado este año. No Labels plegó su tienda. Robert F. Kennedy, Jr. no recibió el respaldo del Partido Libertario. Seguimos caminando sobre la cuerda floja sobre un abismo profundo, pero mantenemos el equilibrio. Un veredicto diferente podría haber roto la cuerda.

 

“El veredicto sirve como test de Rorschach”

Por Liam Donovan. Estratega político senior de Bracewell LLP y ex asistente del Comité Senatorial Nacional Republicano.

Si bien aún no se han decidido las implicaciones electorales de una condena, el veredicto sirve como una prueba de Rorschach para un país cada vez más dividido en términos de confianza institucional.

Para algunos estadounidenses, el juicio por dinero secreto en Manhattan fue un modelo de rendición de cuentas, una victoria para el Estado de derecho y un recordatorio público de que nadie –ni siquiera un expresidente multimillonario– puede escapar para siempre de las consecuencias de sus acciones. El sistema funcionó de manera efectiva y eficiente, a pesar de la mirada furiosa de los medios y las dudas de la clase parlanchina.

Para otros, el asunto fue una farsa. La solución estaba ahí desde el principio, la culminación torcida de una promesa de campaña de derrotar a un enemigo político despreciado, uno que se volvía más desesperado y urgente cada día que pasaba a medida que el presidente Biden iba rezagado en las encuestas. Si pudieron hacerle esto a uno de los hombres más famosos y poderosos del mundo, ¿a quién no se lo pueden hacer? Después de todo, como el ex presidente desea recordar a sus seguidores: “En realidad, no me persiguen a mí, sino a ustedes; sólo estoy en el camino”.

La condena de Trump por 34 cargos puede o no mover votos, y en una elección notablemente reñida incluso una pizca podría resultar decisiva. Esa parte aún está por verse; pero para la mayoría de los estadounidenses, el resultado simplemente sirve para confirmar sus antecedentes profundamente arraigados tanto sobre el país en el que viven como sobre la naturaleza de la tribu política opuesta.

 

“Muchas cosas tendrían que salir mal para que Biden pierda la reelección”

Por Allan Lichtman. Distinguido profesor de historia en la American University.

El veredicto de culpabilidad del jurado tiene una gran importancia histórica y política. En 235 años de historia de Estados Unidos, ningún ex presidente o candidato presidencial, presunto o actual de un partido importante, ha sido acusado de un delito. Ahora Trump ha sido condenado no sólo por uno sino por 34 delitos graves. No fue condenado por sus enemigos políticos sino unánime y rápidamente por un jurado de 12 estadounidenses comunes y corrientes. Al contrario de las mentiras de Trump, el juicio no estuvo amañado. El respetado juez fue eminentemente justo en sus fallos, incluso respetuoso con Trump, quien violó repetidamente su orden de silencio. Le dio a Trump amplia oportunidad de montar una defensa.

Los comentaristas afirman que el veredicto no afectará el apoyo de Trump entre su base. Tal vez sea así; eso aún está por verse. Sin embargo, Trump no puede ganar la presidencia sólo con su base. Necesita ganarse a los votantes indecisos moderados que tienen más probabilidades de reaccionar negativamente al veredicto. Incluso una pequeña deserción de votantes moderados podría ser suficiente para obstaculizar sus posibilidades de victoria. Según mi sistema de predicción de las 13 claves de la Casa Blanca, que ha pronosticado correctamente el resultado de las elecciones presidenciales desde 1984, Trump ya se enfrentaba a un duro camino hacia las elecciones. Aunque no he hecho una predicción final, he observado que muchas cosas tendrían que salir mal para que Biden pierda la reelección.

 

‘Abandonar la esperanza de un momento que cambie las reglas del juego’

Por Ruy Teixeira. Investigador principal del American Enterprise Institute.

Ser juzgado no pareció afectar negativamente a Trump. Los demócratas esperan que ahora que Donald Trump, es “criminal convicto”, finalmente lo derribe y los ayude a ganar en noviembre. Creo que esto es dudoso. Las preguntas de las encuestas que indagan a las personas si cambiarían su voto si sucediera X son notoriamente poco confiables. El veredicto podría incluso ayudar a Trump al hacer más probable que sus partidarios, que están desproporcionadamente concentrados entre los votantes periféricos y poco frecuentes, realmente se presenten en noviembre. Pero el resultado más probable es que no tenga mucho efecto en las elecciones.

Si hay otra consecuencia notable del veredicto, puede ser que obligue a los demócratas a abandonar la esperanza de un momento de “cambio de juego” y concentrarse, en cambio, en el duro trabajo de vencer al tipo por medios convencionales.

 

‘Hay algo en las condenas por delitos graves que tiende a centrar la mente’

Por Charles Sykes. A autor de “Cómo la derecha perdió la cabeza”.

Los sospechosos habituales nos asegurarán que nada importa y que la condena de Trump en todos los aspectos no moverá la aguja de nuestra política disfuncional.

Pero hay algo en las condenas por delitos graves que tiende a centrar la mente; y la condena por 34 cargos es un hecho esclarecedor. La opinión generalizada es que esto ya está “incluido en el pastel”. Pero tal vez no lo sea, porque hasta el jueves la criminalidad de Trump era meramente teórica. Ahora es un asunto de dominio público.

Trump ahora se presentará como un delincuente convicto. Será nominado por el Partido Republicano como un delincuente convicto. Y comparecerá ante los votantes en noviembre como el primer expresidente condenado por un delito.

En muchos estados ya no tiene derecho a votar. No se le permitiría poseer un arma. Se le prohibiría formar parte de la junta directiva de cualquier empresa que cotice en bolsa, no sería elegible para ningún puesto de confianza pública y se le prohibiría absolutamente obtener una autorización de seguridad.

Algunos votantes (y nadie sabe cuántos) pueden pensar que eso es relevante cuando elijan al próximo presidente de Estados Unidos.

 

“La democracia estadounidense es frágil y está en crisis”

Por Leah Wright Rigueur. Profesora asociada de Historia del Instituto SNF Agora en la Universidad John’s Hopkins y autora de “The Loneliness of the Black Republican”.

La condena de Trump destaca al menos dos cosas importantes que la nación debe contemplar. Primero, la democracia estadounidense es frágil y está en crisis. La voluntad de la administración Trump de rechazar los procesos democráticos para obtener lo que quieren y de utilizar el juicio para avivar una narrativa ideológica generalizada entre la base de persecución política del MAGA, es alarmante. El expresidente ya incitó a sus seguidores a la violencia. Este veredicto puede ser la yesca necesaria para otro momento antidemocrático violento como el 6 de enero. En segundo lugar, en una nación que tiene una historia profundamente tensa y controvertida de injusticia criminal, 12 neoyorquinos demostraron que es posible retener incluso a los más ricos y poderosos y hacer que la gente de este país rinda cuentas. La democracia representativa no ocurre sólo en las urnas. Cuando se hace de manera correcta y ética, también se puede hacer a través del sistema de justicia estadounidense.

 

“Es bueno que Donald Trump no sea rey”

Por Sarah Longwell. Editora de The Bulwark, presentadora del podcast The Focus Group y directora ejecutiva de Republican Voters Against Trump.

Es bueno que Trump no sea un rey. Se supone que somos una república democrática, lo que significa que todos tienen los mismos derechos y responsabilidades ante la ley, incluso aquellos que son elegidos para altos cargos. La condena de Trump por parte de un jurado de sus pares es uno de los pocos puntos brillantes para la rendición de cuentas y el estado de derecho últimamente, especialmente porque parece que no enfrentará un juicio en ninguno de los otros casos en su contra antes de las elecciones. Todos podemos estar agradecidos de que el sistema de justicia todavía funcione.

Los votantes republicanos no van a abandonar a Trump en masa por esta convicción. En los márgenes, sin embargo, podría hacer que algunos votantes reacios de Trump se queden en casa, no voten en la carrera presidencial o incluso voten por otro candidato, tal vez incluso por Biden. El número de personas que podrían dejar de votar por Trump debido a su convicción podría ser pequeño, pero con las elecciones a punto de ser decididas por unos pocos miles de votantes en unos pocos estados, eso podría ser suficiente.

 

‘Este veredicto demuestra que realmente practicamos lo que predicamos’

Por Sophia A. Nelson. Ex asesora del Comité de Investigación del Congreso Republicano y fue admitida en el colegio de abogados de la Corte Suprema de los Estados Unidos en 2005.

La suerte está echada: el expresidente estadounidense Donald Trump es ahora un delincuente convicto. Mientras observaba (junto con millones de otros estadounidenses) los cargos de culpabilidad leídos uno por uno en la televisión nacional el jueves por la tarde, no tuve emociones encontradas. No pensé que la condena de Trump fuera un día triste para Estados Unidos. De hecho, creo que es un gran día para Estados Unidos. Porque prueba una de las declaraciones sobre las que se construyó este país, escrita por uno de mis virginianos favoritos, Thomas Jefferson, de que “todos los hombres son creados iguales”. Eliminamos los reyes allá por 1776. Creamos un sistema de gobierno y controles y equilibrios judiciales que hasta el día de hoy es la envidia del mundo libre. Por encima de todo, este veredicto demuestra que en realidad practicamos lo que predicamos: ningún estadounidense está por encima de la ley.

Como solía decir mi abuela paterna: “Hay un día para correr y un día para pescar”. Bueno, el jueves atraparon a Trump.

 

‘Este récord es ahora parte del legado presidencial de Trump’

Por Julia Azari. Profesora de ciencias políticas en la Universidad de Marquette.

Cuando los partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero de 2021, Trump enfrentó un segundo juicio político pospresidencial sin precedentes por incitar a una insurrección. Le faltaron 10 votos para lograr la condena. Cuando surgió una llamada telefónica en la que Trump intentaba utilizar su posición como presidente para persuadir a los funcionarios ucranianos de que investigaran a su presunto oponente (o a su hijo), la votación de juicio político en el Senado estuvo muy por debajo del umbral de condena.

Alvin Bragg ha hecho lo que ninguno de los encargados del impeachment pudo hacer en el Senado: convencer a un jurado de que las acciones ilegales de Trump sumaron no sólo una violación menor o incumplimiento de las normas, sino un esfuerzo deliberado y criminal para interferir con una elección presidencial.

Trump no es la primera persona condenada por violar las leyes de financiación de campañas. Y muchos se quejarán, tal vez con razón, de que este delito palidece en comparación con los demás, incluidas sus acusaciones por delitos graves pendientes. Pero las acciones de Trump encajan en un proyecto más amplio de deshonestidad y anarquía en lo que respecta a las elecciones, y el veredicto de culpabilidad en Manhattan aclara el registro histórico sobre cómo estas acciones pasan de ser poco éticas a ilegales. Independientemente de lo que suceda en noviembre, este récord ahora es parte del legado presidencial de Trump.

‘Sus seguidores acérrimos de MAGA se unirán a él’

Por Brenda Wineapple. Ensayista y autora de “The Impeachers: The Trial of Andrew Johnson and the Dream of a Just Nation”.

Que un ex presidente estadounidense –a pesar de ser una celebridad y un hombre blanco rico rodeado de abogados y leales– sea ahora un delincuente convicto es un hito dudoso en la historia de la nación, pero que nos recuerda útilmente que nadie está por encima de la ley.

Aun así, las ramificaciones políticas son difíciles de predecir. Según se informa, la mayor parte del país no siguió el juicio. Como era de esperar, Trump afirmó que el juicio fue amañado e injusto. Y, en su intervención ante el tribunal, después de escuchar el fallo del jurado, como era de esperar, afirmó que el veredicto “real” se conocerá en noviembre en las urnas, casi como si se negara a aceptar un fallo dictado por un tribunal de justicia. Eso sugiere que no acepta la validez del sistema de justicia, del mismo modo que no aceptó los resultados de unas elecciones libres y justas y la posterior transferencia de poder.

Ciertamente, sus acérrimos magaitas se unirán a él. En cuanto al resto, aquellos que están descontentos con él y su candidatura a la presidencia, o que recuerdan el caos y las crueldades de su administración, o que no han estado seguros de apoyarlo, pueden preguntarse por el recuento (los 34, culpables) y mirar más allá de este único individuo y poner su fe en un país gobernado no por los caprichos de un solo hombre sino por el estado de derecho.

 

‘Va a importar’

Por Molly Jong-Fast. Corresponsal especial de Vanity Fair, presentadora del podcast Fast Politics y analista política de MSNBC.

Pensé que Trump iba a ser condenado. La fiscalía contó una historia, respaldaron todo con documentos, y con David Pecker y Hope Hicks. Cuando Hicks lloró en el estrado, pensé: “Ella sabe lo que hizo. Ella sabe que lo ha atrapado”.

Muchos expertos dijeron que era un caso débil, pero no lo era. Muchos expertos dirán que no importará, pero el presunto candidato republicano es un delincuente convicto. Este es el partido de la ley y el orden que dirige un delincuente. Va a importar en noviembre.

 

“Los votantes estadounidenses son las últimas barreras de seguridad”

Por Joshua Zeitz. Historiador y escritor colaborador de la revista POLITICO.

La historia no proporciona ningún precedente para este momento, pero sí proporciona una advertencia. Escuche a la generación fundadora: “Los derechos humanos sólo pueden garantizarse entre un pueblo virtuoso. El gobierno general… nunca puede estar en peligro de degenerar en una monarquía, una oligarquía, una aristocracia o cualquier otra forma despótica u opresiva, mientras subsista alguna virtud en el cuerpo del pueblo”. —George Washington

“La virtud pública no puede existir en una nación sin la virtud privada, y la virtud pública es el único fundamento de las repúblicas”. —John Adams

“Sólo un pueblo virtuoso es capaz de alcanzar la libertad. A medida que las naciones se vuelven corruptas y viciosas, necesitan más amos”. -Benjamin Franklin

Trump es la encarnación de todo lo que temían: un hombre de virtud pública y privada extremadamente baja, hostil a los principios de una democracia constitucional, enamorado de los poderes y símbolos de la monarquía.

Los fundadores eran fundamentalmente pesimistas en su valoración de la naturaleza humana. Intentaron construir barreras contra este tipo de amenaza, como el sistema judicial, que cumplió con su deber de responsabilizar a Trump. Pero esta convicción por sí sola no lo derrotará. En última instancia, los votantes estadounidenses son las últimas barreras de seguridad.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/05/31/trump-trial-verdict-conviction-consequences-00160933

 

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases