domingo 26 de mayo de 2024
spot_img

Las asignaciones familiares no cubren el valor de la Canasta Básica Total

Las asignaciones familiares por hijo/a contuvieron los altos niveles de indigencia, pero no revirtieron el crecimiento de la pobreza. A precios constantes de 2022, el valor real del monto por hijo/a es un 20% menor que en 2008. En 15 años, las asignaciones familiares por hijo/a se triplicaron y sumaron aproximadamente 6,8 millones de beneficiarios.

Buenos Aires, 9 de enero – Las asignaciones familiares que otorga el Estado nacional alcanzan al 66% de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país, pero no logran cubrir el costo pleno de la Canasta Básica Total (CBT). A su vez, en precios constantes, representan un 20% menos que en el 2008. Estos y otros datos se desprenden de un informe elaborado por Fundación Éforo, que analiza las asignaciones familiares por hijo/a vigentes en Argentina en los últimos 15 años.

El estudio observa el desempeño que estas políticas sociales muestran en relación al alcance de su cobertura, su participación presupuestaria y si realmente complementan los ingresos de los hogares con niños, niñas y adolescentes (NNyA) más vulnerables.

En Argentina, la realidad de los hogares donde habitan niños, niñas y adolescentes de hasta 17 años es crítica. Según datos del INDEC para el primer semestre de 2023, 7 de cada 10 NNyA viven en hogares indigentes o pobres. Al respecto, en 15 años las asignaciones familiares por hijo/a se triplicaron y sumaron aproximadamente 6,8 millones de beneficiarios; en ese sentido, la inversión pública destinada al respecto pasó de representar el 0,4% del PBI en el 2008, al 1,2% el año pasado.

El presidente de Fundación Éforo, Federico Recagno, advirtió al referirse al informe “que los grandes problemas no nos impidan ver la realidad de las personas. Trabajemos sobre los datos pero sepamos diferenciar el gasto innecesario de las necesidades de la pobreza y la indigencia” y sostuvo que desde la Fundación “pretendemos que los datos nos permitan debatir y generar las mejores políticas sociales”.

El pasado 12 de diciembre, el nuevo gobierno nacional anunció un aumento del 100% en el valor de la Asignación Universal por hijo/a (AUH) a partir de enero de 2024. De este modo, la asignación pasaría de $20.661 en diciembre de 2023 a $41.322 en enero de 2024, alcanzando un valor real cercano al percibido en diciembre de 2022.

Desde 2017 la asignación ha ido perdiendo capacidad de compra, llegando a registrar desde junio de 2022 los valores reales más bajos desde su creación. En concreto, el monto del beneficio de la AUH no logra cubrir el valor total de la Canasta Básica Total (CBT). En ningún caso llega a cubrir ni el 15% de la CBT.

A medida que se acelere el nivel de precios comenzará una nueva fase de caída del poder de compra de la AUH, que se encuentra en la actualidad en los niveles más bajos en la historia de esta prestación. El aumento dispuesto para el mes de enero de 2024 no revertirá la tendencia decreciente de los últimos seis años. Aún si combinamos la cobertura de la AUH y la Tarjeta Alimentar (que cubre, según el caso entre el 11% y 14% de la canasta básica), ambas políticas no alcanzan a cubrir un cuarto de la Canasta Básica Total.

La ayuda social no solo corre por detrás del costo de la Canasta Básica Total, sino que también existen problemas relativos a la cobertura: hay importantes segmentos sociales a los que no se llega.

El informe concluye que las asignaciones familiares por hijo/a son un apoyo fundamental para atender y contener los altos niveles de indigencia, pero no pudieron revertir el crecimiento de la pobreza y aún persiste una brecha entre los ingresos de los hogares y el costo de los bienes y servicios esenciales.

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Agustín Campero

Así como está, la “Ley Bases” es inconveniente para la ciencia y el desarrollo tecnológico

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal