jueves 29 de febrero de 2024
spot_img

Las alarmantes noticias que los grupos progresistas entregaron a la Casa Blanca

Altos asesores de la Casa Blanca revisaron encuestas privadas que muestran que el mensaje económico de Biden fracasa y sugieren caminos hacia un cambio de rumbo.

Traducción Alejandro Garvie

A principios de este otoño, los principales asesores del presidente Joe Biden se reunieron con un par de progresistas que habían llegado al ala oeste con una gran cantidad de datos y una advertencia privada: las “bidenomics” no se abrían paso.

La Casa Blanca había pasado los últimos tres meses tratando de generar entusiasmo por el historial económico de Biden, destacando importantes logros políticos y celebrando una economía en auge que planeaba convertir en fundamental para su candidatura a la reelección.

Pero los votantes, desanimados por el aumento de los precios y desconcertados por la marca “Bidenomics”, no se lo creyeron. Ahora los asesores más cercanos de Biden tenían una serie de nuevas pruebas que lo confirmaban.

Sólo el 35 por ciento de los estadounidenses confiaba más en los demócratas en cuestiones económicas, según encuestas privadas presentadas a la Casa Blanca a mediados de septiembre y obtenidas recientemente por POLITICO. Los datos reforzaron amplias preocupaciones sobre el sombrío panorama del público. A pesar de expresar un amplio apoyo a la agenda política de Biden, pocos votantes sabían que había logrado grandes avances en cualquiera de las más de una docena de prioridades principales, como el precio de los medicamentos o la infraestructura.

Quizás lo más alarmante es que 7 de cada 10 personas encuestadas creían que la economía no estaba mejorando, incluso después de que se les dijera explícitamente que la inflación había disminuido y el desempleo se encontraba cerca de mínimos históricos. Ese prefacio, diseñado específicamente para persuadir a los votantes a mejorar su visión de la economía, no pareció conmoverlos.

“Cuando intencionalmente ponemos el dedo en la balanza y el 100 por ciento de la gente escucha buenos indicadores económicos antes de decir si la economía les va bien, todavía nos golpean”, dijo Adam Green, cofundador del Comité de Campaña de Cambio Progresista. El grupo, junto con Data for Progress, realizó la encuesta e informó a funcionarios de la Casa Blanca, a líderes demócratas del Congreso y altos funcionarios del partido durante varios días en septiembre y octubre.

Las reuniones, cuyo alcance no se ha informado previamente, incluyeron encuentros con miembros del círculo íntimo de Biden, así como con altos asesores encargados de dar forma a la estrategia política y de políticas de Biden antes de 2024. Ofrecen una ventana a una Casa Blanca muy consciente de que su mensaje económico no tuvo resonancia, aun cuando repetidamente desestimó esos temores como exagerados.

Los demócratas se han preocupado durante meses por los bajos índices de aprobación económica de Biden, y algunos han llegado incluso a instar directamente a la Casa Blanca a abandonar la marca “Bidenomics”, que la administración ha utilizado como abreviatura de la agenda económica del presidente.

Los asesores de Biden siguen confiando en que su estrategia dará sus frutos a largo plazo. Pero las discusiones sobre encuestas privadas brindan pistas sobre cómo la administración podría modificar su argumento en los próximos meses. Durante las sesiones, los funcionarios de Biden analizaron minuciosamente datos que pusieron a prueba una serie de nuevos mensajes diseñados para reducir el déficit en las encuestas, desde atacar más directamente a los republicanos por los recortes de impuestos de la era de Donald Trump hasta intentar revivir una lucha por la Seguridad Social.

“Los demócratas no pueden simplemente golpear a la gente en la cabeza con la insistencia de que la economía es excelente”, dijo Green, cuyo trabajo con la Casa Blanca en una iniciativa de tarifas basura durante el verano impulsó discusiones más amplias sobre los mensajes de Bidenomics. “Tenemos que reconocer el dolor y dar un giro, y hay maneras de optimizar ese giro para castigar a Trump por su mala gestión de la economía.”

La Casa Blanca caracterizó la encuesta como una confirmación más de que la agenda económica de Biden es popular entre los votantes y que el desafío central es convencerlos de que le den crédito.

“Lo que tenemos que hacer es crear conciencia de que es el presidente quien trajo esas cosas a sus vidas”, dijo un alto funcionario, a quien se le concedió el anonimato. “Somos conscientes y hemos sido conscientes de que existe una brecha.”

Los asesores de Biden han insistido en que pronto comenzarán a cerrar esa brecha estableciendo un contraste más marcado entre Biden y los republicanos. Señalan específicamente un memorando de mediados de septiembre que anticipaba planes para enfrentar las Bidenomics con las políticas del Partido Republicano que denominaron “MAGAnomics”.

Pero hay pocas señales de que las perspectivas de los estadounidenses sobre la economía estén mejorando, lo que frustra a los asesores incluso cuando sostienen que hay mucho tiempo para cambiar la trayectoria.

“Trabajamos todos los días para mostrarle al pueblo estadounidense lo que el presidente Biden y los demócratas del Congreso han logrado”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Michael Kikukawa, en un comunicado, enumerando los avances en los precios de los medicamentos, los empleos en el sector manufacturero y la infraestructura. “Continuaremos acercándonos a la porción de estadounidenses que aún no son conscientes de esos logros increíblemente populares.”

La dificultad de esa tarea ha sorprendido incluso a los partidarios más acérrimos de Biden, quienes admiten que comenzó en un agujero más profundo de lo previsto. Los votantes culpan a la administración por el fuerte aumento de los gastos básicos como alimentos, gasolina y vivienda, y siguen obsesionados con el costo de vida incluso cuando la inflación se ha moderado. Le dan poco crédito a Biden por sacar a Estados Unidos de una recesión inducida por Covid, o por orquestar un crecimiento récord del empleo sin hundir al país nuevamente en una recesión.

“Acabamos de tener cifras enormes del PIB, los salarios están creciendo en términos reales, tenemos un mercado laboral en auge y tenemos la manufactura en recuperación”, dijo Jim Kessler, vicepresidente ejecutivo de políticas del centro de estudios demócrata centrista Third Way. Pero cuando se trata de lograr que los votantes aprecien ese progreso, Biden “tiene trabajo por hacer. No hay duda al respecto.”

La ansiedad demócrata por las Bidenomics alcanzó su punto máximo en las últimas semanas, en medio de nuevas encuestas que muestran a Biden por debajo del nivel económico y por detrás del expresidente Trump en estados clave. Los asesores de Biden rápidamente descartaron los resultados, argumentando que las encuestas a un año de las elecciones no son confiables.

Pero los hallazgos reflejan desafíos arraigados de los que la Casa Blanca ha sido consciente durante semanas. La encuesta del PCCC y Data for Progress mostró que los votantes apoyaron abrumadoramente los puntos centrales de la agenda de Biden, como recortar los precios de los medicamentos, proteger el Seguro Social y eliminar las llamadas tarifas basura, solo para luego decir que aún no habían escuchado mucho del presidente sobre el tema.

Por ejemplo, menos de un tercio de los votantes dijeron que habían escuchado mucho de Biden sobre limitar el costo de la insulina, una disposición tremendamente popular que entró en vigor en enero. Sólo el 20 por ciento había “escuchado mucho” sobre el trabajo realizado para defenderse de las amenazas al Seguro Social y Medicare, y aún menos estaban al tanto del trabajo de la administración en materia de beneficios para veteranos y cuidado infantil.

Una barrera central, concluyeron los grupos progresistas, fue que la Casa Blanca ha tenido dificultades para distinguir su postura sobre varios temas importantes de la de los republicanos. El límite de insulina de Biden ha provocado relativamente poco rechazo por parte del Partido Republicano desde que entró en vigor, privándolo del tipo de intercambio partidista sostenido que podría elevar el tema en la mente de los votantes.

En cuanto a la Seguridad Social, a principios de este año el presidente incitó a los republicanos a renunciar a los recortes al programa, evitando lo que los demócratas anticiparon sería una pelea de gran volumen. Eso representó una gran victoria en este momento. Pero el impacto a largo plazo, según la encuesta del PCCC y Data for Progress, es que los votantes siguen divididos sobre si Biden o Trump tendrían más probabilidades de proteger sus beneficios. Trump instó públicamente a los republicanos a dejar en paz los programas de seguro social durante la lucha por el techo de la deuda a principios de este año. La encuesta encontró que muchos encuestados no creen que los republicanos vayan a recortar ahora la Seguridad Social.

“Biden fue casi una víctima de su propio éxito”, dijo Danielle Deiseroth, directora ejecutiva de Data for Progress. “Sí, deberíamos educar a los votantes sobre [las políticas de Biden]. … Pero también se trata de pasar a la ofensiva y buscar peleas”.

En reuniones con asesores de la Casa Blanca y líderes del Congreso, Green y Deiseroth detallaron el empinado camino que enfrenta Biden para convencer a los votantes de que las condiciones económicas están mejorando. Los votantes respondieron mucho mejor cuando se habló del historial de Biden junto con el reconocimiento de que la economía seguía siendo desafiante y un recordatorio del historial de Trump. Pero ni siquiera ese enfoque logró que la mayoría de los votantes se mostraran positivos sobre la economía.

En cambio, ambos han instado a la administración a perfeccionar su mensaje de las Bidenomics, centrándose en un puñado de políticas populares y encontrando puntos de tensión en los que Biden pueda incitar a los republicanos a la batalla. En un momento dado, plantearon que Biden propusiera una expansión de la Seguridad Social financiada con mayores impuestos a los multimillonarios, argumentando que la medida sería ampliamente popular y obligaría al Partido Republicano a debatir ambos elementos. El alto funcionario de la Casa Blanca se negó a decir cómo y si las discusiones influirían en la estrategia de campaña de Biden.

Pero no importa cómo la Casa Blanca agudice su argumento económico, Green y Deiseroth dijeron que la capacidad de Biden para llegar a los votantes dependerá en gran medida de una mejor definición de qué son exactamente las Bidenomics y, lo que es igualmente importante, qué no lo es.

“Se trata de desvirtuar el mensaje”, dijo Deiseroth. “Cuando reconocemos el dolor que la gente ha sentido y les recordamos que los republicanos no van a ser los salvadores de esto, ahí es donde empezamos a ganar terreno. Ahí es donde empieza a dar mucho menos miedo”.

Link https://www.politico.com/news/2023/11/14/white-house-bidenomics-polling-00126982

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Lecciones de Maquiavelo a los argentinos