lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

La verdadera línea divisoria entre Israel y Palestina

Si bien los escandalosos actos de terrorismo de Hamas deben condenarse incondicionalmente, no se debe confundir lo que realmente está en juego en Tierra Santa. La elección no es una facción de línea dura u otra; es entre los fundamentalistas de ambos lados y todos aquellos que todavía creen en la posibilidad de una coexistencia pacífica.

Traducción Alejandro Garvie

La barbarie que Hamas ha desatado contra Israel debe condenarse incondicionalmente, sin “si” ni “peros”. Las masacres, violaciones y secuestros de civiles en aldeas, kibutzim y un festival de música fueron un pogromo, lo que confirma que el verdadero objetivo de Hamás es destruir el Estado de Israel y a todos los israelíes. Dicho esto, la situación exige un contexto histórico, no como ningún tipo de justificación, sino para aclarar el camino a seguir.

Una primera consideración es la desesperación absoluta que caracteriza la vida de la mayoría de los palestinos. Recordemos la serie de ataques suicidas aislados en las calles de Jerusalén hace aproximadamente una década. Un palestino común y corriente se acercaría a un judío, sacaría un cuchillo y apuñalaría a la víctima, sabiendo muy bien que lo matarían inmediatamente. No hubo ningún mensaje en estos actos “terroristas”, ni gritos de “¡Palestina libre!” Tampoco había ninguna organización más grande detrás de ellos. Fueron sólo actos individuales de violenta desesperación.

Las cosas empeoraron cuando Binyamin Netanyahu formó un nuevo gobierno aliándose con partidos de extrema derecha pro colonos que abogan abiertamente por la anexión de territorios palestinos en Cisjordania. El nuevo ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, cree que “mi derecho, el derecho de mi esposa y el derecho de mis hijos a moverse libremente [en Cisjordania] es más importante que el de los árabes”. Se trata de un hombre a quien anteriormente se le había prohibido el servicio militar debido a sus afiliaciones con partidos extremistas antiárabes que habían sido designados como organizaciones terroristas tras la masacre de árabes en Hebrón en 1994.

Después de alardear durante mucho tiempo de su condición de única democracia en Medio Oriente, Israel, bajo el actual gobierno de Netanyahu, se está transformando en un Estado teocrático. La lista de “principios básicos” del gobierno actual establece que: “El pueblo judío tiene un derecho exclusivo e inalienable sobre todas las partes de la Tierra de Israel. El gobierno promoverá y desarrollará la colonización de todas las partes de la Tierra de Israel: en Galilea, el Néguev, el Golán, Judea y Samaria”.

Ante tales compromisos, es absurdo reprochar a los palestinos que se nieguen a negociar con Israel. El propio programa oficial del gobierno actual descarta las negociaciones.

Algunos teóricos de la conspiración insistirán en que el gobierno de Netanyahu debe haber sabido que se avecinaba algún tipo de ataque, dada la fortaleza de la capacidad de vigilancia y recopilación de inteligencia de Israel en Gaza. Pero si bien el ataque ciertamente sirve a los intereses de los israelíes de línea dura que ahora están en el poder, también arroja dudas sobre la afirmación de Netanyahu de ser el ” Señor Seguridad “.

En cualquier caso, no es difícil ver que ambas partes – Hamás y el gobierno ultranacionalista de Israel– están en contra de cualquier opción de paz. Cada uno está comprometido a una lucha a muerte.

El ataque de Hamás se produce en un momento de gran conflicto dentro de Israel, debido a los esfuerzos del gobierno de Netanyahu por destripar el poder judicial. Por tanto, el país está dividido entre fundamentalistas nacionalistas que quieren abolir las instituciones democráticas y un movimiento de la sociedad civil que es consciente de esta amenaza, pero reacio a aliarse con palestinos más moderados.

Ahora, la inminente crisis constitucional ha quedado en suspenso y se ha anunciado un gobierno de unidad nacional. Es una vieja historia: divisiones internas profundas y aparentemente existenciales se superan repentinamente gracias a un enemigo externo común.

¿Debe haber un enemigo externo para lograr la paz y la unidad interna? ¿Cómo se rompe este círculo vicioso?

El camino a seguir, señala el ex Primer Ministro israelí Ehud Olmert, es luchar contra Hamás y al mismo tiempo tender la mano a los palestinos que no son antisemitas y están dispuestos a negociar. Al contrario de lo que afirman los ultranacionalistas israelíes, estas personas existen. El 10 de septiembre, más de un centenar de académicos e intelectuales palestinos firmaron una carta abierta “rechazando rotundamente cualquier intento de disminuir, tergiversar o justificar el antisemitismo, los crímenes nazis contra la humanidad o el revisionismo histórico frente al Holocausto”.

Una vez que reconozcamos que no todos los israelíes son nacionalistas fanáticos y que no todos los palestinos son antisemitas fanáticos, podremos empezar a reconocer la desesperación y la confusión que dan lugar a estallidos de maldad. Podemos empezar a ver la extraña similitud entre los palestinos, cuya patria se les niega, y los judíos, cuya historia está marcada por la misma experiencia.

Una homología similar se aplica al término “terrorismo”. Durante el período de lucha judía contra el ejército británico en Palestina, “terrorista” tenía una connotación positiva. A finales de la década de 1940, los periódicos estadounidenses publicaron un anuncio con el titular “Carta a los terroristas de Palestina”, en el que el guionista de Hollywood Ben Hecht escribía: “Mis valientes amigos. Quizás no creas lo que te escribo, porque en este momento hay mucho fertilizante en el aire. Los judíos de Estados Unidos están a favor de ustedes”.

Detrás de todas las polémicas actuales sobre quién se considera terrorista, está la masa de árabes palestinos que han estado viviendo en un estado de limbo durante décadas. ¿Quiénes son y qué tierra es suya? ¿Son habitantes del “territorio ocupado”, “Cisjordania”, “Judea y Samaria” ¿o el Estado de Palestina, reconocido por 139 países y que ha sido un Estado observador no miembro de las Naciones Unidas desde 2012? Sin embargo, Israel, que controla el territorio real, trata a los palestinos como colonos temporales, como un obstáculo para el establecimiento de un Estado “normal” en el que los judíos sean los únicos verdaderos nativos. Los palestinos son tratados estrictamente como un problema. El Estado de Israel nunca les tendió la mano, ofreciéndoles alguna esperanza o describiendo positivamente su papel en el Estado en el que viven.

Hamás y la línea dura israelí son dos caras de la misma moneda. La elección no es una facción de línea dura u otra; es entre los fundamentalistas y todos aquellos que todavía creen en la posibilidad de una coexistencia pacífica. No puede haber ningún compromiso entre los extremistas palestinos e israelíes, a quienes se debe combatir con una defensa total de los derechos palestinos que va de la mano de un compromiso inquebrantable con la lucha contra el antisemitismo.

Por utópico que esto pueda parecer, las dos luchas son de la misma pieza. Podemos y debemos apoyar incondicionalmente el derecho de Israel a defenderse contra ataques terroristas. Pero también debemos simpatizar incondicionalmente con las condiciones verdaderamente desesperadas y desesperanzadas que enfrentan los palestinos en Gaza y los territorios ocupados. Quienes piensan que hay una “contradicción” en esta posición son quienes en la práctica están bloqueando una solución.

Link https://www.project-syndicate.org/commentary/israel-palestine-hamas-and-hardliners-against-peace-by-slavoj-zizek-2023-10

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo