miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

La receta de Trump para una toma de poder sorprendentemente cruda

Según se informa, el expresidente y sus aliados planean sitiar el Estado de derecho. No se puede decir que Donald Trump no nos advirtió.

Traducción Alejandro Garvie

Trump y sus leales grupos de expertos están reuniendo los ingredientes y perfeccionando la receta para un régimen autoritario en caso de que gane las elecciones presidenciales de 2024. Según un artículo de la primera página del Washington Post del lunes, Trump planea invocar la Ley de Insurrección el primer día de su nueva administración para poder enviar al ejército a contrarrestar cualquier manifestación que pueda resistir sus políticas.

¿Por qué podría necesitar la Ley de Insurrección? Bueno, el artículo también señala que Trump tiene la intención de turbo-politizar el Departamento de Justicia y ordenar procesamientos de sus ex asistentes y funcionarios que lo han criticado. Tal vez piense que el país no le permitirá volverse loco con el Estado de derecho sin pestañear, por lo que quiere estar preparado para lanzar tropas contra los inevitables manifestantes. Están señalados por sus palizas legales – informa el Post – aquellos que alguna vez fueron incondicionales de Trump y miembros del personal como el exjefe de gabinete John F. Kelly, el exfiscal general William Barr, su exabogado Ty Cobb y el exjefe del Estado Mayor Conjunto Mark A. Milley. Trump ha apuntado a otros funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia para ser procesados, agrega el artículo, así como al presidente Joe Biden y su familia.

Al frente de la iniciativa de la Ley de Insurrección de Trump está Jeffrey Clark, un funcionario del Departamento de Justicia de la era Trump que actualmente está siendo procesado por su participación en un supuesto plan para anular los resultados de las elecciones de 2020 en Georgia. Según el artículo del Post, Trump tiene la intención de animar a toda la burocracia federal con personas designadas como Clark que estén dispuestas a cumplir sus órdenes. (Cuando un colega le dijo que habría disturbios en las calles si Trump intentaba permanecer en el cargo a pesar de perder las elecciones de 2020, se dice que Clark respondió: “Por eso existe una Ley de Insurrección”).

¿Cuánto de esta ansia de poder de Trump es nueva? Recordemos que pidió la terminación de la Constitución en diciembre de 2022 para poder regresar a la presidencia. Además, siempre le ha encantado entretenerse a sí mismo y a sus seguidores hablando de meter a sus oponentes en la cárcel. Durante el verano, ABC News compiló una lista de muchas personas que quería acusadas o encarceladas por sus crímenes, incluido el ex director del FBI James Comey, el ex fiscal especial Robert Mueller, el autor del expediente Steele, Christopher Steele, Bill y Hillary Clinton, ex jefe de seguridad nacional y asesor John Bolton. Tal vez recuerden que encerrar a Hillary Clinton fue fundamental para su campaña de 2016. En cuanto a poner a prueba los límites del poder presidencial, eso también es algo anticuado. Durante su primera administración, prohibió los visitantes musulmanes, emitió una declaración de emergencia para construir un muro fronterizo después de que el Congreso se negó a pagarlo y buscó anular los resultados de las elecciones de 2020.

Pero esta nueva ronda de grandilocuencias y amenazas no se trata sólo de que Trump sea Trump. Lo que es diferente esta vez es que Trump está construyendo una base extralegal de declaraciones y nombramientos para hacer realidad sus aspiraciones del período 2017-2021, que en ese momento sonaban como desvaríos improvisados. Recordemos el aterrador avance de sus ambiciones que dio en un discurso de marzo de 2023 en la Conferencia de Acción Política Conservadora, en el que prometió a sus partidarios “agraviados y traicionados” que él sería su “justicia” y su “retribución”.

Por muy crítico que uno sea respecto del equipo que Trump reunió en su primera administración, nunca pudo convencerlos de llevar a cabo procesamientos ni de sus oponentes políticos ni de los funcionarios que lo desafiaron. La próxima vez no tendremos suerte si logra acribillar al Departamento de Justicia y otras agencias con sus hombres que dicen sí. ¿Podrá salirse con la suya? No es ilegal que un presidente dé instrucciones a un fiscal general sobre cómo hacer su trabajo, siempre y cuando esas instrucciones sean consistentes con la ley. Pero hacer que los críticos presidenciales sean procesados, como Trump parece dispuesto a hacer, es una burla de esa coherencia, ¡especialmente cuando no parece que se haya infringido ninguna ley!

Al avisarnos de que planea castigar a sus enemigos del pasado (y presumiblemente a sus enemigos futuros) con el sistema de justicia, Trump nos ha dado una ventaja para bloquear su futura anarquía. Estas promesas (llamémoslas promesas de campaña) merecen un escrutinio total por parte de la prensa.

A partir de hoy, los periodistas políticos tienen el deber de interrogar a los principales oponentes de Trump, especialmente a los candidatos “Trump Lite” Ron DeSantis, Tim Scott y Vivek Ramaswamy, sobre si apoyan o no los planes de Trump de enjuiciamientos políticos y la imposición del poder militar sobre la ciudadanía, propiciando esencialmente el rápido desmantelamiento de nuestro sistema democrático de gobierno. No se deben aceptar respuestas vacilantes a estas preguntas. En cambio, los periodistas deberían presionar a los candidatos para que den el tipo de respuestas inequívocas que los califiquen para puestos en el gabinete del régimen de Trump (“Sí, está bien que un presidente encarcele a sus oponentes y que los militares ocupen ciudades”) o que se ganen la reprobación de Trump en caso de que gane (“No, todo lo relacionado con los planes de Trump para juicios y control militar apesta”).

Los periodistas deberían hacerle las mismas preguntas a Trump dondequiera que vaya: en la televisión, en llamadas de radio, mientras comen hot dogs y algodón de azúcar de campaña, cuando se sientan con los consejos editoriales de los periódicos.

Si The Washington Post ha captado con precisión el estilo de gobierno que Trump pretende desplegar en caso de ganar, no hay mayor problema en juego que los planes informados por Trump. Si tiene almacenados diseños totalitarios para juicios políticos masivos y planea liberarlos en 2025, la prensa y sus oponentes políticos, incluido Joe Biden, deberían intensificar sus críticas hacia él lo antes posible para convertirlo en el tema político principal. Biden no puede pretender ser un defensor del autogobierno constitucional a menos que presione fuertemente a Trump en este punto.

No se puede permitir que Trump, siempre un maestro de la evasión, eluda a quién pretende procesar ni debemos permitirle que haga tales amenazas sin describir en detalle qué crímenes cree que se han cometido y qué evidencia existe. Las mismas preguntas deberían dirigirse a los partidarios de Trump y a sus donantes. Después de todo, Trump también les ha avisado de sus planes. Son tan cómplices del complot para estrangular nuestras libertades civiles como se cree que lo es Trump.

Trump afirma que sus actuales promesas de enjuiciamiento son una cuestión de venganza. Los fiscales de Georgia y Nueva York y del gobierno federal lo procesaron por lo que él considera razones políticas, por lo que cree que eso lo libera para devolver el favor a sus enemigos. Pero la ecuación de Trump no cuadra. Recuerde, era su estilo pedir el encarcelamiento de sus enemigos mucho antes de que cualquier acusación llegara a su puerta. Además, los presuntos crímenes de Trump han sido nombrados, delineados con pruebas que los respaldan y aceptados para ser juzgados por un poder judicial independiente. Cualquier contrademanda de Trump, como la reciente en la que insistió en que es un Nelson Mandela estadounidense es una completa fantasía.

Una vez más, hemos sido advertidos. Trump no sólo quiere ser presidente. Quiere ser fiscal, juez, jurado y también carcelero. ¿Por qué no se sincera y anuncia su campaña para ser dictador?

Link https://www.politico.com/news/magazine/2023/11/07/trump-power-grab-00125767

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular