jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

La próxima anarquía post-COVID

La pandemia es un mal augurio para el poder estadounidense y chino, y para el orden mundial.

(Traducción Alejandro Garvie)

En enero y febrero de este año, hubo estallidos audibles de corchos de champán en ciertos sectores del establishment de la política exterior de los Estados Unidos. Lo que algunos observadores habían visto durante mucho tiempo como la burbuja geopolítica gigante de esta era, finalmente había comenzado a desinflarse. El pensamiento del partido comunista de China, según se pensaba, finalmente se estaba desmoronando, como resultado de su obsesión con el secreto oficial, sus errores iniciales al responder al nuevo brote de coronavirus y la carnicería económica que se desarrollaba en todo el país.

Luego, cuando China comenzó a recuperarse y el virus emigró a Occidente en marzo y abril, el júbilo irracional se convirtió en desesperación irracional. Los comentaristas saludaron con indignación cualquier posibilidad de que la pandemia pudiera, de hecho, ayudar a China a salir triunfante en la contienda geopolítica en curso con Estados Unidos. Esta preocupación fue producto de la remodelación, aparentemente astuta, de China de la narrativa sobre los orígenes del virus, la brutal eficacia del modelo autoritario chino para contenerlo y la campaña global de ayuda COVID de Beijing. Los comentaristas nacionalistas de China, a su turno, continuaron deleitándose con la angustia de Estados Unidos y notando el supuesto contraste entre la generosidad china y la indiferencia estadounidense: se había ganado la “guerra popular” contra COVID-19, y se habían reivindicado las virtudes del modelo político chino.

Sin embargo, a pesar de los mejores esfuerzos de los guerreros ideológicos en Beijing y Washington, la verdad incómoda es que es probable que China y los Estados Unidos salgan de esta crisis significativamente disminuidos. Ni una nueva Pax Sinica ni una renovada Pax Americana se levantarán de las ruinas. Más bien, ambos poderes se debilitarán, en el país y en el extranjero. Y el resultado será una deriva lenta pero constante hacia la anarquía internacional en todo, desde la seguridad internacional hasta el comercio y la gestión de la pandemia. Sin nadie dirigiendo el tráfico, varias formas de nacionalismo desenfrenado están tomando el lugar del orden y la cooperación. La naturaleza caótica de las respuestas nacionales y mundiales a la pandemia es, por lo tanto, una advertencia de lo que podría venir en una escala aún más amplia.

DE PODER Y PERCEPCIÓN

Al igual que con otros puntos de inflexión históricos, tres factores darán forma al futuro del orden global: cambios en la fuerza militar y económica relativa de las grandes potencias, cómo se perciben esos cambios en todo el mundo y qué estrategias implementan las grandes potencias. Sobre la base de los tres factores, China y Estados Unidos tienen motivos para preocuparse por su influencia global en el mundo posterior a la pandemia.

Contrariamente al tropo común, el poder nacional de China se ha visto afectado por esta crisis en múltiples niveles. El brote ha abierto una importante disensión política dentro del Partido Comunista Chino, incluso provocando críticas poco veladas al estilo de liderazgo altamente centralizado del presidente Xi Jinping. Esto se ha reflejado en una serie de comentarios semioficiales que misteriosamente llegaron al dominio público durante abril. El bloqueo draconiano de Xi en la mitad del país durante meses para suprimir el virus ha sido ampliamente aclamado, pero no ha salido ileso. El debate interno continúa sobre el número exacto de muertos e infectados, sobre los riesgos de los efectos de la segunda ola a medida que el país se reabre lentamente y sobre la dirección futura de la política económica y exterior.

Contrariamente al tropo común, el poder nacional de China se ha visto afectado por esta crisis en múltiples niveles.

El daño económico ha sido masivo. A pesar de las tasas de retorno al trabajo publicadas por China, ninguna cantidad de estímulo interno en la segunda mitad de 2020 compensará la pérdida de actividad económica en el primer y segundo trimestres. La drástica reducción económica entre los principales socios comerciales de China impedirá aún más los planes de recuperación económica, dado que antes de la crisis, ese sector del comercio representaba el 38 por ciento del PIB. En general, es probable que el crecimiento en 2020 sea cercano a cero, el peor desempeño desde la Revolución Cultural hace cinco décadas. La relación deuda / PIB de China ya es de alrededor del 310 por ciento, lo que representa un lastre para otras prioridades de gasto chinas, incluidas la educación, la tecnología, la defensa y la ayuda exterior. Y todo esto ocurre en la víspera de las celebraciones del centenario de la fiesta en 2021. En ese momento, el liderazgo se había comprometido a duplicar el PIB de China en una década. La pandemia ahora lo hace imposible.

En cuanto al poder de los Estados Unidos, la gestión caótica de la administración Trump ha dejado una impresión indeleble en todo el mundo de un país incapaz de manejar sus propias crisis, y mucho menos las de los demás. Más importante aún, parece que Estados Unidos emergerá de este período como un sistema político más dividido en lugar de uno más unido, como normalmente sería el caso después de una crisis nacional de esta magnitud. Esta fractura continua del establishment político estadounidense agrega una restricción adicional al liderazgo global de los Estados Unidos.

Mientras tanto, las estimaciones conservadoras muestran que la economía de EE.UU. se contraerá entre seis y 14 por ciento en 2020, la mayor contracción individual desde la desmovilización al final de la Segunda Guerra Mundial. Las intervenciones fiscales de Washington destinadas a detener la caída ya representan el diez por ciento del PIB, empujando la proporción de deuda pública a PIB de los Estados Unidos hacia el 100 por ciento, cerca del récord de 106 por ciento en tiempos de guerra. El estado de la moneda de reserva global del dólar estadounidense le permite al gobierno continuar vendiendo bonos del Tesoro estadounidense para financiar el déficit. No obstante, la deuda a gran escala tarde o temprano limitará el gasto posterior a la recuperación, incluso en el ejército. Y también existe el riesgo de que la crisis económica actual haga metástasis en una crisis financiera más amplia, aunque la Reserva Federal, otros bancos centrales del G-20 y el Fondo Monetario Internacional hasta ahora han logrado mitigar ese riesgo.

Los líderes chinos tienen una visión leninista simple del poder de los Estados Unidos. Se basa en dos fundamentos: el ejército estadounidense y el dólar estadounidense (incluida la profundidad y liquidez de los mercados financieros estadounidenses que lo sustentan). Todo lo demás es detalle.

Todos los estados son conscientes de lo que los leninistas llaman “poder objetivo” y la disposición de las grandes potencias para desplegarlo. Pero la percepción del poder es igualmente importante. China ahora está trabajando horas extras para reparar el enorme daño a su posición global que resultó del origen geográfico del virus y el fracaso de Beijing para contener la epidemia en los críticos primeros meses. Independientemente de lo que la nueva generación de diplomáticos de “guerreros lobo” de China pueda informar a Beijing, la realidad es que la posición de China ha recibido un gran golpe (la ironía es que estos guerreros lobo están aumentando este daño, no mejorando). La reacción anti-china sobre la propagación del virus, a menudo con una carga racial, se ha visto en países tan dispares como India, Indonesia e Irán. El poder blando chino corre el riesgo de ser destruido.

Por diferentes razones, Estados Unidos no sale de la crisis mucho mejor. El mundo ha visto con horror cómo un presidente estadounidense actúa no como el líder del mundo libre, sino como un boticario que recomienda “tratamientos” no probados. Ha visto lo que significa “América primero” en la práctica: no busque la ayuda de Estados Unidos en una verdadera crisis mundial, porque ni siquiera puede cuidarse a sí misma. Hubo una vez los Estados Unidos del puente aéreo de Berlín. Ahora, tenemos la imagen del USS Theodore Roosevelt paralizado por el virus, informes de la administración que intenta tomar el control exclusivo de una vacuna que se está desarrollando en Alemania, e intervención federal para detener la venta comercial de equipos de protección personal a Canadá. El mundo se ha vuelto de cabeza.

DESPUÉS DEL COMPROMISO

La crisis también parece haber destruido gran parte de lo que quedaba de la relación entre Estados Unidos y China. En Washington, cualquier retorno a un mundo de “compromiso estratégico” anterior a 2017 con Beijing ya no es políticamente sostenible. Un segundo término de Trump significará un mayor desacoplamiento y posiblemente un intento de contención, impulsado por la base de Trump y la ira nacional generalizada por los orígenes del virus, aunque esta estrategia se volverá incoherente en ocasiones por las intervenciones personales del presidente. En una administración de Biden, la competencia estratégica (y el desacoplamiento en algunas áreas) continuará, probablemente ejecutada de manera más sistemática y dejando un margen para la cooperación en áreas definidas, como el clima, las pandemias y la estabilidad financiera global. En general, Beijing preferiría la reelección de Trump sobre la alternativa, porque ve valor en su tendencia a fracturar las alianzas tradicionales, a retirarse del liderazgo multilateral y a descarrilar episódicamente la estrategia china de Estados Unidos. De cualquier manera, la relación de Estados Unidos con Beijing se volverá más conflictiva.

En Beijing, la respuesta de China a la postura cada vez más dura de los Estados Unidos está ahora bajo una intensa revisión. Este proceso comenzó en 2018, durante el primer año completo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Ahora se ha intensificado debido a la pandemia y sus consecuencias internacionales. La revisión es parte de un debate interno más amplio en Beijing sobre si la estrategia nacional de China, en esta etapa de su desarrollo económico y militar, en los últimos años se ha vuelto insuficientemente reformista en el país y excesivamente asertiva en el extranjero.

Antes de Xi, la estrategia era esperar hasta que la correlación de las fuerzas económicas y militares cambiara a favor de China antes de buscar cualquier ajuste importante al orden regional e internacional, incluso en Taiwán, el Mar del Sur de China y la presencia de Estados Unidos en Asia. Bajo Xi, Beijing se ha vuelto significativamente más asertivo, asumiendo riesgos calculados, y hasta ahora exitosos, para provocar cambios en el terreno, como lo demuestra la recuperación de la isla en el Mar del Sur de China y la Iniciativa de la Franja y de la Ruta (BRI). Se ha considerado que la reacción de los Estados Unidos a este enfoque es manejable, pero ese cálculo podría cambiar en un mundo posterior a la guerra comercial y post pandemia. Xi podría tratar de aliviar las tensiones con Estados Unidos hasta que la pandemia se pierda en la memoria política; o enfrentando desafíos internos, podría adoptar un enfoque más nacionalista en el extranjero.

Eso significaría endurecer la postura de China hacia Estados Unidos, incluso en temas como Taiwán, el elemento más desestabilizador en la relación entre Estados Unidos y China. Es probable que Pekín agudice su estrategia de reducir el espacio internacional de Taiwán, incluso cuando se intensifiquen los esfuerzos de Estados Unidos para asegurar la readmisión de Taiwán en la Organización Mundial de la Salud. Dado que esto viene inmediatamente después de otros esfuerzos recientes de Estados Unidos para mejorar el compromiso a nivel oficial entre Washington y Taipei, la comprensión de la “política de Una China” que sostuvo la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y China, en 1979, podría comenzar a desmoronarse. Si estos entendimientos colapsan, la perspectiva de alguna forma de confrontación militar sobre Taiwán, incluso como resultado inadvertido del manejo fallido de la crisis, de repente pasa de la abstracción a la realidad.

¿UNA NUEVA GUERRA FRÍA?

Antes de la crisis actual, el orden internacional liberal de la posguerra ya comenzaba a fragmentarse. El poder militar y económico de los Estados Unidos, el punto de apoyo geopolítico sobre el que descansaba el orden, estaba siendo desafiado por China, primero regionalmente y más recientemente, globalmente. El gobierno de Trump se sumó a los problemas del orden al debilitar la estructura de la alianza estadounidense (que en la lógica estratégica convencional habría sido fundamental para mantener un equilibrio de poder contra Beijing) y deslegitimar sistemáticamente las instituciones multilaterales (creando efectivamente un vacío político y diplomático para que China pueda llenar). El resultado ha sido un mundo cada vez más disfuncional y caótico.

Es probable que la crisis actual refuerce tales tendencias. La rivalidad estratégica definirá ahora todo el espectro de la relación chino-estadounidense (militar, económica, financiera, tecnológica, ideológica) y configurará cada vez más las relaciones de Beijing y Washington con terceros países. Hasta la crisis actual, la noción de que el mundo había entrado en una nueva Guerra Fría, o Guerra Fría 2.0, parecía prematura en el mejor de los casos; los sistemas financieros de los dos países estaban tan entrelazados que era poco probable que se produjera un desacoplamiento verdadero, y parecía haber pocas posibilidades de guerras de poder geopolíticas o ideológicas en terceros países, una característica definitoria de la rivalidad entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Pero las nuevas amenazas que ambas partes están haciendo a medida que crecen las tensiones relacionadas con el COVID podrían cambiar todo eso. Una decisión en Washington de poner fin a las inversiones de fondos de pensiones estadounidenses en China, restringir las futuras tenencias chinas de bonos del Tesoro de los Estados Unidos o comenzar una nueva guerra de divisas (exacerbada por el reciente lanzamiento de la nueva moneda digital de China) eliminaría rápidamente el lazo financiero que se ha mantenido las dos economías juntas; una decisión en Beijing de militarizar cada vez más el BRI aumentaría el riesgo de guerras por poder. Además, a medida que crece la confrontación entre Estados Unidos y China, el sistema multilateral y las normas e instituciones que lo sustentan comienzan a tambalearse. Muchas instituciones se están convirtiendo en escenarios de rivalidad. Y con un Estados Unidos dañado y una China dañada, no hay un “administrador del sistema” para tomar prestada la frase de Joseph Nye, para mantener el sistema internacional en orden de funcionamiento. Puede que aún no sea una Guerra Fría 2.0, pero está empezando a parecerse a una Guerra Fría 1.5.

Hay mejores alternativas a este escenario. Sin embargo, dependen de un cambio político y de políticas significativo en Washington; un reajuste reformista e internacionalista en Beijing; el desarrollo de una nueva arquitectura de distensión entre los Estados Unidos y China (basándose en la experiencia soviético-estadounidense), que establezca parámetros claros en torno a la competencia para evitar un desastre militar; y los esfuerzos de otros países para aunar recursos políticos y financieros para preservar las instituciones multilaterales esenciales del sistema actual como una forma de tríada institucional hasta que haya un retorno a la estabilidad geopolítica. La historia no está predeterminada. Pero nada de esto ocurrirá a menos que los líderes políticos en múltiples capitales decidan cambiar de rumbo. Con las decisiones equivocadas, la década de 2020 se verá como una repetición sin sentido de la década de 1930.

Publicado en Foreign Affairs el 5 de junio de 2020.

Link https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2020-05-06/coming-post-covid-anarchy?utm_medium=newsletters&utm_source=on_the_ballot&utm_campaign=on_the_ballot_2020_prospects&utm_content=20200610&utm_term=prospects-OTB-021020

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular