lunes 15 de julio de 2024
spot_img

La gran preocupación de Canadá: una guerra civil estadounidense

Justin Trudeau probablemente no le preguntará a Joe Biden si Estados Unidos se dirige a una guerra entre estados. Pero un informe dentro de su gobierno dice que es hora de que Canadá se prepare.

Por Alexander Burns

Traducción Alejandro Garvie

Cuando Justin Trudeau se reúna con Joe Biden en la cumbre del G7 en Italia esta semana, probablemente no preguntará si Estados Unidos corre el riesgo de estallar en una guerra civil en los próximos años. Un think tank ubicado dentro del gobierno de Trudeau ya está reflexionando sobre esa cuestión.

En un informe de primavera titulado “Disrupciones en el horizonte”, una oficina silenciosa conocida como Policy Horizons Canada propuso la guerra civil estadounidense como un escenario para el cual Ottawa debería considerar prepararse.

Esta hipótesis estaba metida en la mitad del documento de 37 páginas, que esboza la posibilidad en 15 palabras: “Las divisiones ideológicas de Estados Unidos, la erosión democrática y el malestar interno aumentan, hundiendo al país en una guerra civil”.

Es inquietante descubrir que su vecino inmediato se está poniendo nervioso ante la posibilidad de que se produzca una violencia espantosa en su hogar. No han faltado pronósticos apocalípticos sobre la política estadounidense de la era Trump. Desde las elecciones de 2016, organizaciones sin fines de lucro, consultores políticos y académicos de tendencia izquierdista se han entregado a interminables ejercicios de especulación y juego de roles, aparentemente para ayudarlos a defender la democracia. En la práctica, mucho de esto ha equivalido a autocomplacencia. Un episodio histérico en 2020 involucró una simulación de juego de guerra que terminó con Biden y sus aliados alentando a toda la costa oeste a separarse de la unión.

El informe Policy Horizons me pareció diferente: no era una oscura fan fiction (o anti-fan fiction) de partisanos estadounidenses, sino una rama sobria de un gobierno extranjero amigo que contemplaba nuestra crisis nacional.

Entonces, ¿con qué seriedad debería tomarse esto la gente a ambos lados del paralelo 49?

El informe Policy Horizons encuestó a cientos de expertos y funcionarios gubernamentales sobre eventos disruptivos para los cuales Canadá haría bien en prepararse. Luego, los autores clasificaron esos escenarios según la probabilidad de que ocurran, qué tan pronto podrían suceder y cuánto caos podrían crear.

La guerra civil estadounidense se consideró un acontecimiento improbable, pero de altísimo impacto.

Otros escenarios en esa categoría general incluían la proliferación de armas biológicas caseras; el aumento de patógenos resistentes a los antibióticos, que provocan muertes masivas y escasez de alimentos; y el estallido de la Tercera Guerra Mundial.

John McArthur, un académico de la Brookings Institution que forma parte del comité directivo de Policy Horizons, me dijo que la descripción del informe de la guerra civil estadounidense podría reflejar la profundidad de la ansiedad canadiense sobre la política estadounidense, más que una preocupación literal sobre una guerra entre los estados al estilo de 1861.

 

Al enfatizar que estaba hablando por sí mismo y no por Policy Horizons, McArthur señaló que el aumento del proteccionismo y el aislacionismo estadounidenses durante la administración Trump había sacudido la psique canadiense y trastocado relaciones económicas de décadas. Las políticas y el comportamiento personal de Donald Trump hacia Canadá (incluido criticar a Trudeau después de una reunión anterior del G7 en Quebec) han dejado una huella dolorosa.

“Cualquier sensación de interrupción de su relación soberana más cercana en el mundo, cualquier interrupción dentro de ese país, es una profunda preocupación, creo, para cualquier perspectiva canadiense”, dijo McArthur, y agregó: “El lugar de Canadá en el mundo se ha convertido en un terreno más complejo de transitar”. La verosimilitud del escenario de una guerra civil, dijo, depende de “cómo se define la guerra civil”.

Catherine Beaudry, profesora del Polytechnique Montréal que analizó el informe en un panel de Policy Horizons en mayo, se mostró más escéptica.

El valor del informe “Disrupciones”, en opinión de Beaudry, radicaba en diseñar una red de eventos hipotéticos para los cuales vale la pena prepararse, de modo que los expertos y funcionarios pudieran ver cómo están interconectados y cómo abordar un escenario temprano podría ayudar a enfrentar otros más adelante.

Muchos de los escenarios en el informe, dijo, apuntaban a la urgencia de dominar la nueva tecnología: la amenaza de ataques cibernéticos que deshabiliten la infraestructura crítica, por ejemplo, o que los servicios de emergencia se vean abrumados hasta el punto de colapsar. Un gobierno podría calibrar sus prioridades en vista de esas ideas.

La aplicación práctica de un escenario de guerra civil estadounidense no es tan obvia.

“¿Cómo actúas ante esto?” Se preguntó Beaudry. “Ya sabes, ‘estalla la guerra mundial’: hay cosas en las que tienes muy poco control y otras en las que tienes control total”.

Un informe futuro, dijo, haría bien en considerar “el grado en que el gobierno tiene herramientas para actuar” ante diversas contingencias.

No pude pedir a los funcionarios de Policy Horizons que aceptaran esta crítica. Varios funcionarios se negaron a hablar conmigo o no respondieron a los correos electrónicos. Un portavoz del Ministerio de Empleo y Desarrollo Social, que alberga Policy Horizons, me envió una declaración explicando la metodología del informe y subrayando que el contenido “no refleja necesariamente las opiniones del Gobierno de Canadá ni de los departamentos y agencias participantes.”

¿Se habían dado cuenta, tal vez, de que especular sobre la incipiente guerra civil de un aliado podía resultar descortés?

Sin un sentido más desarrollado del pensamiento de Policy Horizons, me pregunté: ¿Cómo sería una guerra civil estadounidense? Sospecho, que no sería cómo una gran parte del país separándose en masa y anunciando su salida bombardeando una base militar. El enfoque confederado parece obsoleto frente al vasto ejército federal actual, profesionalizado y de alta tecnología.

La mayoría de las guerras civiles contemporáneas –en Yemen o Sudán, por ejemplo– no son puntos de referencia útiles para Estados Unidos. Implican gobiernos débiles en países pobres, a menudo con interferencia desestabilizadora de regímenes vecinos.

Entonces, ¿el escenario de Policy Horizons es sólo una provocación ociosa?

Quizás no del todo.

Hay un escenario creíble para la guerra civil estadounidense, extraído no del pasado distante ni de muy lejos, sino de un ejemplo reciente y cercano: el propio Canadá.

La batalla por el separatismo de Quebec de la década de 1960 no fue una guerra civil en toda regla, pero sí un ataque violento y sostenido contra el estado, llevado a cabo por militantes seccionales que creían que el sistema federal había cambiado de manera inaceptable. Casi una década de bombardeos, robos y secuestros culminó en la crisis de octubre de 1970, cuando los separatistas de Quebec secuestraron y asesinaron a Pierre Laporte, el viceprimer ministro de la provincia.

Este fue un período de conflicto civil brutal y traumático, y en un período posterior a enero. En el mundo no es una especulación descabellada imaginar una secuencia similar de acontecimientos en Estados Unidos. Somos un país fuertemente armado con un sistema federal cuestionado e identidades provinciales orgullosas y poderosas. Algunos de nuestros estados, como Texas y California, ya son entidades cuasinacionales. Seguramente el próximo presidente será odiado por gran parte del país y probablemente visto como ilegítimo por una gran minoría.

No hace falta una imaginación caleidoscópica para ver cómo ese conjunto de condiciones podría conducir a nuestra propia crisis de octubre.

¿Ese pensamiento ha pasado por la mente de Justin Trudeau? Su mandato como primer ministro es en sí mismo un legado de ese período: fue en parte aplastando a los militantes de Quebec con una resolución de “mírenme” que el padre de Trudeau, Pierre Trudeau, se convirtió en una figura dominante de la política canadiense moderna: el tipo de líder que podría fundar una dinastía.

Es posible que Justin Trudeau no necesite un grupo de expertos que le diga que la ira agitada al otro lado de la frontera es una amenaza para la estabilidad de América del Norte.

Pero él no es su padre y ésta no es la crisis de Canadá. Son vecinos y espectadores, y por ahora tienen un papel diferente: simplemente mirar.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/06/11/canada-us-civil-war-00162521

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor