sábado 15 de junio de 2024
spot_img

La fascinación con el terrorismo fundamentalista no es solo de la ultraizquierda

La masacre que realizó el grupo terrorista Hamas contra civiles israelíes pegó fuerte en la campaña presidencial de Argentina. En el segundo debate, la candidata presidencial del Frente de Izquierda se negó a solidarizarse por los civiles asesinados por fundamentalistas y, en vez de criticar a los terroristas verdugos de niños y abuelas, criticó a Israel por su política en relación a Gaza. 

Myriam Bregman sorprendió a todos por esta actitud tan lejana a principios humanistas, que supuestamente reivindica la izquierda. Increíblemente al otro día, el Frente de Izquierda hizo una pequeña manifestación contra Israel, cuando todavía en dicho país se buscaban a los ciudadanos asesinados por los terroristas. Todo llevaba a interpretar que el FIT se solidarizaba con los verdugos de tantos inocentes muertos y secuestrados,

Mientras tanto miles de ciudadanos se concentraban en Buenos Aires, en un acto en solidaridad con Israel y las víctimas de Hamas, entre ellos siete argentinos asesinados. En este acto la única candidata presidencial presente fue Patricia Bullrich.

La postura del Frente de Izquierda es terriblemente contradictoria ya que tanto Hamas como Hezbollah son grupos terroristas organizados, financiados y dirigidos por el régimen teocrático de Irán. El Estado Islámico persa persigue no solo a los disidentes, sino también a las mujeres que se niegan a ser esclavizadas con normas religiosas medievales, a los homosexuales y por supuesto a los demócratas y a la izquierda. No ser fundamentalista es un delito en ese sistema ultraconservador.

Luego de la revolución islámica del ayatollah Jomeini, se inició en Irán una verdadera cacería de militantes de izquierda, y de minorías como los kurdos. En este genocidio se asesino a mas de 10,000 personas por su creencias políticas o simplemente por considerarlos apóstatas, es decir por abandonar la fé religiosa islámica La gran mayoría de los asesinados fueron militantes de grupos de izquierda. De esa misma extrema izquierda que hoy defiende a los verdugos. 

Durante la Segunda Guerra Mundial el trotskismo también había tenido una política contraria a los derechos humanos al pregonar la neutralidad ante el enfrentamiento entre nazis y aliados.

También llamó la atención el hecho que Cristina Kirchner se solidarizara con los familiares de las víctimas del ataque pero no condenara al grupo terrorista Hamas, como le hubiera correspondido a la actual vicepresidenta. Increíblemente tampoco se pronunció el Secretario de Derechos Humanos ante los crímenes de lesa humanidad cometidos en Israel por los invasores fundamentalistas. Esta posición también contraria a los Derechos Humanos tiene que ver con las alianzas del kirchnerismo con el chavismo latinoamericano, firme aliado del fundamentalismo iraní, pese a que está comprobado que estos terroristas fueron los autores de los atentados contra la Embajada de Israel y la Amia en Buenos Aires, que costaron la vida a más de cien argentinos.

Por el lado de la Libertad Avanza también se recordó que el candidato de Milei a vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Francisco Oneto, fue uno de los abogados defensores de los iraníes de la Guardia Revolucionaria de Irán, organización que financia y entrena a los terroristas de Hamas, cuando su avión proveniente de Venezuela quedó detenido en Ezeiza. Más polémico aún fue cuando este letrado aseguró que defendería a Hitler, porque su compromiso es con el cliente.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones