viernes 19 de julio de 2024
spot_img

La evolución del imperio

Por John Andrews

Traducción Alejandro Garvie

La respuesta trillada a la pregunta de por qué caen los imperios es que se convierten en víctimas de su propio éxito: crecen demasiado, se corrompen y se agotan demasiado para defenderse de los enérgicos recién llegados. Si éste será el destino de Estados Unidos se ha convertido en una cuestión urgente en el mundo cada vez más inestable y multipolar de hoy.

Ahora que la recién concluida cumbre del G7 ha dejado al descubierto el estatus disminuido del grupo, resulta apropiado preguntarse dónde reside el poder en el mundo actual. Las Naciones Unidas tienen 193 Estados miembros (el más reciente, que se unió en 2011, es el ignorado Sudán del Sur), todos los cuales, como lo expresó el Secretario General António Guterres, en 2016, están técnicamente comprometidos con “los valores consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”: paz, justicia, respeto, derechos humanos, tolerancia y solidaridad”. Pero si bien cada uno obtiene un voto en la Asamblea General, nadie se atrevería a afirmar que cada país tiene el mismo peso.

En cambio, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad – Estados Unidos, China, Rusia, Francia y el Reino Unido – reinan de forma suprema, y ​​cada uno ejerce un poder de veto sobre lo que los otros 192 miembros. Por eso Israel, gracias al apoyo de Estados Unidos, puede ignorar alegremente innumerables resoluciones de la ONU, y por eso Siria, gracias al apoyo de Rusia y China, escapó fácilmente de las sanciones por su uso de armas químicas hace una década.

Debido al poder desproporcionado que ejercen, los “Cinco Permanentes” comparten un antiguo sentido de imperio decididamente británico. Si bien los autores de dos libros recientes sobre el imperio, Lawrence James y Nandini Das, no ofrecen ideas sobre cómo se podría (o debería) reformar la ONU, sospecho que estarían de acuerdo.

En “El león y el dragón”, James, un prolífico historiador del papel del Reino Unido en los asuntos mundiales, sigue las relaciones de Gran Bretaña con China desde la Guerra del Opio del siglo XIX hasta el regreso de Hong Kong y las tensiones actuales sobre Taiwán. Y en “Cortejando a la India”, Das, profesor de la Universidad de Oxford, se concentra en los inicios mismos del Imperio Británico y su codicioso alcance en lo que entonces era el Imperio Mughal en la India.

Lo que esta historia muestra es que el imperio todavía está entre nosotros. Aunque los estadounidenses, orgullosos de deshacerse del gobierno del rey Jorge III, tienden a enfadarse ante la idea, su propio poder militar, tecnológico y comercial es tan imperial y omnipresente como lo fue alguna vez el dominio territorial de Gran Bretaña. Como señala James, podemos agradecer a la Pax Americana posterior a la Segunda Guerra Mundial las relaciones internacionales en su mayoría estables que prevalecieron durante la acertadamente llamada Guerra Fría con los soviéticos (y su propio imperio).

Una pregunta constante, especialmente durante períodos de agitación geopolítica, no es sólo cómo surgen los imperios, sino cómo se desvanecen. Aunque Gran Bretaña y Francia todavía disfrutan de sus recuerdos imperiales, hace mucho que aceptaron ser, en el mejor de los casos, “potencias medias”. Desde la crisis de Suez de 1956, cuando la amenaza de sanciones estadounidenses obligó a Gran Bretaña, Francia e Israel a retirarse del egipcio Canal de Suez, Gran Bretaña ha seguido indolentemente el ejemplo de Estados Unidos en las relaciones internacionales. (La negativa del primer ministro británico, Harold Wilson, a enviar tropas a Vietnam en los años 1960 es la excepción que confirma la regla.) Al mismo tiempo, Francia ha buscado consuelo en el abrazo colectivo de lo que se convirtió en la Unión Europea.

En cuanto a los otros miembros de los Cinco Permanentes, la Rusia de Vladimir Putin está en una búsqueda desesperada para revertir el colapso de la Unión Soviética (la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX, en su opinión) y recrear el imperio de Pedro el Grande; y China ya se ve a sí misma, con cierta justificación, ejerciendo una influencia global que rivaliza con la del imperio estadounidense.

La búsqueda de China de un estatus de superpotencia nace no sólo de las realidades económicas y políticas actuales, sino también de su profundo resentimiento por el “siglo de humillación” (1839-1949) que sufrió a manos de las potencias imperiales europeas (y japonesas). Por supuesto, sentimientos similares también animan el revanchismo de Putin, así como el desdén del primer ministro indio, Narendra Modi, ante las propuestas diplomáticas de la Gran Bretaña post-Brexit. En palabras de William Faulkner, frecuentemente citadas, “El pasado nunca está muerto. Ni siquiera ha pasado”.

PASAJE A LA INDIA

La respuesta trillada a la pregunta de por qué caen los imperios es que se convierten en víctimas de su propio éxito: crecen demasiado, se corrompen y se agotan demasiado para defenderse de los recién llegados enérgicos. Como argumentó el filósofo e historiador árabe Ibn Jaldún en el siglo XIV, los imperios son como organismos vivos: crecen, maduran y mueren.

Como muestra la maravillosa investigación plasmada en el libro de Das, el Imperio mongol estaba casi maduro cuando llegaron los británicos en el siglo XVII. Sus gobernantes musulmanes, con raíces en Asia Central, son figuras fascinantes. El emperador Jahangir, un generoso mecenas de las artes, era adicto al opio y al vino, mientras que su esposa, Nur Jahan, ejercía una importante influencia política. El hijo del emperador, Shah Jahan, era un “rey del mundo”, cuyo amor por su esposa, Mumtaz Mahal, se conmemora permanentemente en el Taj Mahal. La India mognol era a la vez un lugar de inmensa riqueza y un bastión de tolerancia religiosa (a diferencia de Europa, con su Inquisición de siglos de duración contra musulmanes, judíos y herejes).

Por el contrario, el Imperio Británico apenas estaba en su infancia cuando comenzó su choque con la India mogol. En “Cortejando a la India”, Das pinta un cuadro vívido de las experiencias –en su mayor parte soportadas, más que disfrutadas– del embajador del rey James, Thomas Roe, en la corte mongol. Pero más que eso, también ofrece una rica descripción de la Inglaterra jacobea mientras emergía de la primera época isabelina y luchaba por el poder con Portugal, España, Francia y Holanda.

Los propios diarios de Roe son una fuente primaria importante, pero también lo son los intérpretes culturales de la época, desde William Shakespeare hasta el poeta John Donne (un amigo de Roe). La suya era una Inglaterra llena de energía, que buscaba fortuna en las Américas y las Indias. Sin embargo, no era tan sofisticada como parecían creer cortesanos como Roe.

De hecho, Roe era casi una caricatura del inglés en el extranjero. Se negó a aprender cualquier idioma que pudiera haber ayudado a su misión (ya fuera farsi o turco), e insistió en que él y su personal vistieran lana y seda inglesas, incluso durante el verano indio. Si bien finalmente llegó a admirar la tolerancia pragmática de la sociedad mongol, siguió convencido de la superioridad de Inglaterra y del cristianismo protestante. Nunca se habría permitido “volverse nativo”.

Roe era responsable no sólo ante el rey James sino también ante su patrocinador financiero, la Compañía de las Indias Orientales, a la que Isabel I había concedido sus estatutos en 1600. Esto significaba que estaba constantemente peleando con la avara compañía por dinero (sus comerciantes siempre estaban celoso de él), además de luchar por sofocar, o al menos poner excusas, para el comportamiento desenfrenado de los marineros ingleses en los puertos de la India.

EL SIGLO DE LA HUMILLACIÓN

Dos siglos más tarde, la Compañía de las Indias Orientales, tal como aparece en el libro de James, todavía se aferraría a los mismos supuestos que había sostenido Roe. La superioridad y la integridad de la Gran Bretaña cristiana no se cuestionaron y todavía contrastaban marcadamente con la “codicia y el despotismo asiático”. Mientras tanto, el mayor cambio había sido el colapso del Imperio Mongol.

La India mongol, el lugar más rico del mundo a finales del siglo XVII, estaba constantemente debilitada por la disidencia interna y las invasiones persas y afganas. En 1857, la Compañía de las Indias Orientales disolvió formalmente el imperio, preparando el terreno para que la reina Victoria estableciera el “Raj británico” y gobernara directamente el subcontinente indio al año siguiente.

Parafraseando a Ibn Jaldún, la Gran Bretaña del siglo XIX ya no era una niña con ambiciones imperiales; ahora era un adulto con toda la energía y la crueldad necesarias para extender su alcance por todo el mundo. Como tal, el león británico no tuvo reparos en deshonrar al dragón chino. Mirando retrospectivamente este período, es fácil ver por qué el presidente chino Xi Jinping está tan decidido a borrar de la memoria nacional el siglo de humillación.

Ese siglo comenzó en 1839 con la Primera Guerra del Opio. Cuando China intentó bloquear las importaciones de opio de Bengala de la Compañía de las Indias Orientales, Gran Bretaña respondió con todo su poder militar (industrializado). En 1842, los buques de guerra y los soldados británicos habían aplastado toda oposición y obligaron al emperador Qing de China a firmar el Tratado de Nanjing. Eso abrió a China al comercio internacional y garantizó que los ciudadanos británicos en puertos de “tratados” estuvieran sujetos a la ley británica, no a la china. Otra consecuencia de la guerra fue que Gran Bretaña tomó posesión de Hong Kong, que mantendría hasta 1997.

Mientras que Das describe la India principalmente a través de los ojos de Roe, James desea presentar un equilibrio entre las acciones británicas y las reacciones chinas. Al hacerlo, subraya que China no estaba reaccionando sólo ante el imperialismo británico. Después de todo, aquella era una época en la que “un espíritu de imperialismo depredador… impregnaba los ministerios de Asuntos Exteriores de Rusia, Francia, Alemania y el vecino cercano de China, el recién industrializado Japón”. Atrapados por sus propias ambiciones comerciales, los cuatro “consideraban a China como una masa de tierra que había que dividir y compartir de la misma manera que el África contemporánea”.

Pero estos otros proyectos imperiales difícilmente dieron vía libre a Gran Bretaña. Al argumentar que “Gran Bretaña fue absorbida a regañadientes por la compleja geopolítica de la construcción del imperio de las grandes potencias en el Lejano Oriente”, James simplemente no es convincente. Gran Bretaña, la principal potencia naval del mundo y cuna de la Revolución Industrial, ya era experta en el juego de la geopolítica y estaba bastante preparada para proteger sus intereses en China, sobre todo porque eso también protegería sus intereses en la India.

En el siglo XVIII, la dinastía Qing se había expandido desde sus raíces manchúes y había establecido un imperio que se extendía desde Mongolia y el Tíbet hasta el Pacífico. Pero en el siglo XIX estaba demasiado exhausto para soportar la presión no sólo de las otras potencias imperiales sino también de su propio pueblo.

El siglo de humillación siempre se refiere a intervenciones extranjeras, pero igualmente importantes fueron las vergüenzas internas como la rebelión Taiping de 1850-64 – en la que murieron unos 30 millones de personas – y la rebelión de los Bóxers de 1899-1901. El “Mandato del Cielo” de la dinastía claramente se le estaba escapando de las manos. Finalmente llegó a su fin en 1912, cuando Sun Yat-sen, educado en Occidente, después de una breve revolución, estableció la “República de China”.

RECUERDA A TUCÍDIDES

Hoy en día, ese título se aplica sólo a la isla de Taiwán, mientras que Xi preside la “República Popular China”, que se estableció en 1949 con la victoria del Partido Comunista de Mao Zedong sobre las fuerzas nacionalistas de Chiang Kai-shek. Desde la década de 1970, la mayoría de los países – incluidas las dos Chinas rivales – han abrazado la ficción de que la República de China y la República Popular China se refieren a un solo país.

Pero existe un temor constante de que Taiwán pueda declarar formalmente su independencia y destruir la ficción, provocando así una invasión desde el continente. Si hay que creer al presidente Joe Biden, Estados Unidos vendría al rescate de Taiwán y el Mar de China Meridional sería testigo de una guerra chino-estadounidense con consecuencias regionales y globales de gran alcance.

Dado su enfoque en Gran Bretaña y China, es comprensible que James dedique sólo un puñado de sus últimos párrafos al pronóstico “sombrío” de los analistas estadounidenses sobre una futura guerra por Taiwán. Además, a lo largo de los capítulos anteriores, aborda hábilmente otros casos en los que estalló un conflicto entre potencias regionales rivales. Entre ellas se incluyen la guerra chino-japonesa de 1894, que condujo a la ocupación japonesa de Taiwán; la guerra ruso-japonesa de 1904; el sangriento expansionismo japonés en la década de 1930; y, por supuesto, el ataque japonés a Pearl Harbor, que llevó a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

El gran riesgo hoy es que China y Estados Unidos terminen en guerra tanto por accidente como por diseño. Graham Allison, de la Universidad de Harvard, advirtió sobre la “trampa de Tucídides”, en alusión a la Guerra del Peloponeso, en la que Esparta, la potencia hegemónica en ejercicio, estaba “destinada a la guerra” con la potencia en ascenso, Atenas.

En un mundo que ha creado tantas instituciones multilaterales – desde la Organización Mundial del Comercio hasta el G20 – resulta tentador descartar el argumento de Allison como alarmismo. Pero en los últimos 500 años, ha habido 16 casos en los que una potencia en el poder se enfrentó a una potencia en ascenso, y la guerra se evitó sólo en cuatro de ellos, el más famoso fue el ascenso de Estados Unidos para reemplazar a Gran Bretaña como la principal potencia mundial a principios de siglo veinte.

En particular, James recuerda que China quedó “sorprendida” por el voto británico de 2016 a favor de abandonar la Unión Europea. El mensaje difundido por los medios de comunicación controlados por el Estado chino fue que el Reino Unido se había rendido a “una mentalidad perdedora”. Es evidente que los actuales dirigentes chinos no tienen intención de mostrar debilidad.

La buena noticia es que los líderes políticos y militares de ambos lados del Pacífico son conscientes de los riesgos. Como dijo Xi en 2015, en su primera visita de Estado a Estados Unidos, “No existe en el mundo la llamada trampa de Tucídides. Pero si los grandes países cometen una y otra vez errores de cálculo estratégico, podrían crearse esas trampas”. La mala noticia, sin embargo, es que todos los países son propensos a cometer “errores de cálculo”.

¿Fue un error, por ejemplo, que la Gran Bretaña imperial respaldara el sionismo con la Declaración Balfour de 1917? Teniendo en cuenta todas las guerras en Oriente Medio que siguieron al establecimiento de Israel, es muy posible que algunos piensen que sí. Pero intente contárselo a los supervivientes de los pogromos antisemitas del siglo XIX y del Holocausto.

TIC TAC

Hace casi medio siglo, John Bagot Glubb, un general británico que comandó el ejército jordano desde 1939 hasta 1956, publicó un libro titulado “El destino de los imperios y la búsqueda de la supervivencia”. Su tesis era esencialmente la misma que la de Ibn Jaldún, sólo que con la afirmación añadida de que casi todos los imperios surgen y caen en un período de aproximadamente 250 años. Dejando de lado los errores obvios en la aritmética de Glubb (el Imperio Otomano ciertamente no “terminó” en 1570), la idea central no debe descartarse demasiado a la ligera. Después de todo, los historiadores ahora dan a la dinastía Qing una vida útil de 267 años, y el Imperio Mongol del libro de Das comenzó a perder territorio después de sólo dos siglos.

Un pesimista podría señalar que la China actual comenzó con la victoria comunista en 1949, y que el poder cuasiimperial de Estados Unidos comenzó hace 201 años con la Doctrina Monroe. Puede que el tiempo no esté del lado de quienes depositan su confianza en Estados Unidos para proteger la democracia y los “valores liberales occidentales”.

Link https://www.project-syndicate.org/onpoint/evolution-of-empire-lessons-from-british-indian-chinese-and-japanese-history-by-john-andrews-1-2024-06

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha