sábado 15 de junio de 2024
spot_img

La estrategia filtrada de Estados Unidos sobre Ucrania ve la corrupción como la verdadera amenaza

Un informe obtenido por el portal POLITICO detalla planes específicos para reformar las instituciones ucranianas y advierte que el apoyo occidental puede depender de la reducción de la corrupción.

Traducción Alejandro Garvie

Los funcionarios de la administración Biden están mucho más preocupados por la corrupción en Ucrania de lo que admiten públicamente, sugiere un documento confidencial de estrategia estadounidense.

La versión “sensible pero no clasificada” del plan estadounidense a largo plazo establece numerosas medidas que Washington está tomando para ayudar a Kiev a erradicar las malas prácticas y reformar una serie de sectores ucranianos. Destaca que la corrupción podría hacer que los aliados occidentales abandonen la lucha de Ucrania contra la invasión rusa y que Kiev no puede posponer el esfuerzo contra la corrupción.

“Las percepciones de corrupción de alto nivel”, advierte la versión confidencial del documento, podrían “socavar la confianza del público ucraniano y de los líderes extranjeros en el gobierno de tiempos de guerra”.

Esto es más claro que el análisis disponible en la versión pública poco conocida del documento de 22 páginas, que el Departamento de Estado parece haber publicado en su sitio web sin fanfarrias hace aproximadamente un mes.

La versión confidencial de la “Estrategia de País Integrado” es aproximadamente tres veces más larga y contiene muchos más detalles sobre los objetivos de Estados Unidos en Ucrania, desde privatizar sus bancos hasta ayudar a que más escuelas enseñen inglés y alentar a sus militares a adoptar los protocolos de la OTAN. Muchos objetivos están diseñados para reducir la corrupción que aqueja al país.

La publicación silenciosa de la estrategia y el hecho de que el lenguaje más duro se dejó en la versión confidencial subraya el desafío de mensajería que enfrenta el equipo de Biden.

La administración quiere presionar a Ucrania para que ponga fin a la corrupción, sobre todo porque están en juego dólares estadounidenses. Pero hablar demasiado ruidosamente sobre el tema podría envalentonar a los opositores a la ayuda estadounidense a Ucrania, muchos de ellos legisladores republicanos que están tratando de bloquear dicha asistencia. Cualquier percepción de un apoyo estadounidense debilitado a Kiev también podría hacer que más países europeos piensen dos veces sobre su papel.

Cuando se trata de los ucranianos, “hay algunas conversaciones honestas entre bastidores”, dijo un funcionario estadounidense familiarizado con la política en Ucrania. La corrupción ucraniana ha sido durante mucho tiempo una preocupación para los funcionarios estadounidenses, hasta el presidente Joe Biden. Pero se le restó importancia al tema a raíz de la invasión a gran escala de Rusia en febrero de 2022, que Biden ha llamado una batalla real de la democracia contra la autocracia.

Durante meses, los asesores de Biden se limitaron a hacer breves menciones a la corrupción. Querían mostrar solidaridad con Kiev y evitar dar combustible a un pequeño número de legisladores republicanos críticos con la ayuda militar y económica de Estados Unidos a Ucrania.

Más de un año después del comienzo de la guerra a gran escala, los funcionarios estadounidenses están presionando más sobre el asunto en público y en privado. El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, por ejemplo, se reunió a principios de septiembre con una delegación de instituciones anticorrupción ucranianas.

Un segundo funcionario estadounidense familiarizado con las discusiones confirmó que la administración Biden está hablando con los líderes ucranianos sobre la posibilidad de condicionar la ayuda económica futura a “reformas para abordar la corrupción y hacer de Ucrania un lugar más atractivo para la inversión privada”.

Estas condiciones no se consideran para la ayuda militar, afirmó el funcionario.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania no respondió a las solicitudes de comentarios. Pero el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, despidió a varios altos funcionarios de defensa en una reciente ofensiva contra la presunta corrupción, un mensaje a Estados Unidos y Europa de que está escuchando.

La Estrategia Integrada de País es un producto del Departamento de Estado que se basa en contribuciones de otras partes del gobierno de Estados Unidos, incluido el Departamento de Defensa. Incluye listas de objetivos, cronogramas para alcanzarlos e hitos que a los funcionarios estadounidenses les gustaría que se alcanzaran. (El Departamento de Estado elabora este tipo de estrategias para muchos países una vez cada pocos años).

William Taylor, ex embajador de Estados Unidos en Ucrania, dijo que muchos ucranianos comunes y corrientes probablemente acogerán con agrado la estrategia porque ellos también están cansados de la corrupción endémica en su país.

Todo está bien “siempre que no interfiera con la asistencia que les brindamos para ganar la guerra”, dijo.

El documento dice que cumplir los objetivos estadounidenses para Ucrania incluye cumplir las promesas estadounidenses de equipamiento y entrenamiento para ayudar a las fuerzas armadas de Ucrania a defenderse de los ataques del Kremlin.

La versión confidencial también describe los objetivos de Estados Unidos, como ayudar a reformar elementos del aparato de seguridad nacional de Ucrania para permitir un “enfoque descentralizado y tolerante al riesgo para la ejecución de tareas” y reducir las “oportunidades de corrupción”.

Aunque la alianza militar de la OTAN no está ni cerca de permitir que Ucrania se una, la estrategia estadounidense a menudo cita el deseo de hacer que el ejército de Ucrania adopte los estándares de la OTAN.

Un hito esperado que figura en la versión confidencial es que el Ministerio de Defensa de Ucrania “establezca un cuerpo de oficiales subalternos y suboficiales profesionalizados con la doctrina y los principios estándar de la OTAN”.

Incluso el formato y el contenido de los documentos de defensa ucranianos deberían “reflejar la terminología de la OTAN”, dice una sección confidencial de la estrategia.

Uno de los objetivos incluye la creación de un “plan de resistencia a nivel nacional”. Eso podría aludir a que los ucranianos comunes y corrientes contraatacarán si Rusia gana más territorio.

Estados Unidos también quiere que Ucrania produzca su propio equipo militar mediante el establecimiento de una “industria de defensa nacional capaz de satisfacer las necesidades básicas”, así como un entorno que impulse las nuevas empresas de tecnología de la información de defensa, según una de las secciones confidenciales.

Los funcionarios estadounidenses parecen especialmente preocupados por el papel de una minoría selecta en la economía de Ucrania.

“La desoligarquización, particularmente de los sectores energético y minero, es un principio fundamental para reconstruir una Ucrania mejor”, declara la parte pública de la estrategia. Un indicador de éxito, afirma la versión confidencial, es que el gobierno ucraniano “adopta reformas significativas que descentralicen el control del sector energético”.

Estados Unidos parece dispuesto a ayudar a las instituciones ucranianas a desarrollar sus capacidades de supervisión. Los objetivos enumerados incluyen desde ayudar a los gobiernos locales a evaluar los riesgos de corrupción hasta reformas en las oficinas de recursos humanos.

Como ejemplo, la estrategia dice que Estados Unidos está ayudando a la Cámara de Cuentas de Ucrania a mejorar su auditoría y su trabajo relacionado, en parte para que pueda rastrear el apoyo presupuestario directo de Estados Unidos.

La estrategia describe las formas en que Estados Unidos está ayudando al sector de la salud, las defensas cibernéticas y las organizaciones que luchan contra la desinformación de Ucrania. Pide apoyar los esfuerzos e iniciativas antimonopolio de Ucrania para estimular mayores ingresos fiscales para las arcas del país.

La parte confidencial pide a los sistemas financieros de Ucrania que “aumenten los préstamos para fomentar la expansión empresarial” y una reducción del papel del Estado en el sector bancario.

Un hito previsto para esa sección es que “Alfa Bank vuelva de forma transparente a propiedad privada”. Esto parece ser una referencia a una institución ahora conocida como Sense Bank, que anteriormente era de propiedad rusa pero nacionalizada por Ucrania.

La estrategia estadounidense parece decidida a garantizar que Ucrania no sólo mantenga su orientación hacia Occidente, sino que desarrolle vínculos especiales con Estados Unidos.

Una forma en que Washington cree que eso sucederá es a través del idioma inglés. La estrategia indica que Estados Unidos está ofreciendo ayuda técnica y de otro tipo al Ministerio de Educación de Ucrania para mejorar la enseñanza del inglés y que cree que ofrecer lecciones de inglés puede ayudar a reintegrar a los ucranianos liberados de la ocupación rusa.

Los funcionarios estadounidenses también están ayudando a Ucrania a desarrollar su capacidad para procesar crímenes de guerra en su propio sistema judicial. Los hitos deseados incluyen la selección de más de 2.000 nuevos jueces y la resolución de un atraso de más de 9.000 denuncias de mala conducta judicial.

La estrategia también exige reconstruir la presencia diplomática estadounidense en Ucrania, expandiéndola más allá de Kiev a ciudades como Lviv, Odesa, Kharkiv y Dnipro.

Debido a las anteriores reducciones de personal provocadas por la invasión rusa en gran escala, “la embajada sigue en modo de crisis”, afirma una de las secciones públicas.

Como lo han hecho en comunicaciones anteriores informadas por POLITICO, los funcionarios estadounidenses señalan formas ingeniosas en las que Estados Unidos supervisa la ayuda estadounidense a Ucrania a pesar de enfrentar limitaciones debido a la guerra. Esos esfuerzos han incluido el uso de una aplicación llamada SEALR para ayudar a rastrear la ayuda.

Link https://www.politico.com/news/2023/10/02/biden-admin-ukraine-strategy-corruption-00119237

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones