lunes 15 de julio de 2024
spot_img

La Corte Suprema de los EE.UU. apoya a Starbucks en contra del sindicato

La campaña para sindicalizar a los 135.000 empleados de Starbucks ayudó a galvanizar un resurgimiento del poder de los trabajadores en los EE. UU., pero esos esfuerzos se acaban de topar, este jueves, con un gran obstáculo: la Corte Suprema.

Hay mucho impulso a favor de los trabajadores en estos días con apoyo de la Casa Blanca, pero el tribunal más pro empresarial de la historia amenaza con obstaculizarlo, votando por 8-1 a favor de Starbucks en un caso que la compañía presentó contra la Junta Nacional de Relaciones Laborales que involucra a los llamados 7 de Memphis, un grupo de trabajadores sindicalizados que dijeron que fueron despedidos ilegalmente después de aparecer en un segmento de noticias de televisión. La jueza Ketanji Brown Jackson, fue la única que votó en disidencia con la mayoría, convirtiéndose en la solitaria defensora de los trabajadores en la corte.

La decisión hará que sea más difícil para la NLRB, la agencia que administra la ley laboral nacional, perseguir a los empleadores por violar sus reglas. Bajo la dirección de Jennifer Abruzzo, designada por Biden, la junta laboral ha adoptado una postura mucho más agresiva contra los empleadores acusados ​​de violar las leyes laborales, dice Kate Bronfenbrenner, profesora titular de la Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell. Sus esfuerzos han dado oxígeno a un movimiento laboral que ha cobrado nueva energía, en particular la campaña de Starbucks.

“Más que cualquier otra en la historia de Estados Unidos, [la campaña de Starbucks] inyectó una vivacidad y una concreción al debate sobre la representación sindical”, dice John Logan, historiador laboral de la Universidad Estatal de San Francisco.

Los empleadores están luchando agresivamente contra la NLRB en los tribunales, y están encontrando un poder judicial bastante amigable, en particular en la Corte Suprema. Incluso los jueces liberales están llegando al extremo pro empresarial de la escala.

Este fallo ni siquiera fue particularmente político, dice Logan. “El tribunal prácticamente siempre ha dictaminado que los derechos individuales de los empleadores (libertad de expresión, propiedad) prevalecen sobre los derechos colectivos de los trabajadores”.

El año pasado, en Glacier Northwest v. Teamsters, el tribunal emitió otro fallo de 8 a 1 en contra del sindicato en un caso que involucraba el derecho a la huelga. En esa oportunidad, Jackson también fue la única disidente.

Qué ver: Otro caso de la Corte Suprema que involucra a la Comisión de Bolsa y Valores, que se discutió el año pasado, podría poner patas arriba a la NLRB y a muchas otras agencias federales que hacen cumplir las leyes que protegen a los trabajadores y consumidores (es decir, al público) de acciones perjudiciales de las empresas.

El caso cuestiona el uso que hace la SEC de jueces de derecho administrativo para escuchar casos, argumentando que violan el derecho a un juicio por jurado. Algunos conservadores parecen abiertos a este argumento.

La NLRB y muchas otras agencias utilizan a estos jueces, por lo que una decisión amplia podría poner en tela de juicio todo el estado burocrático. Se espera que la Corte Suprema se pronuncie al respecto muy pronto.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor