lunes 15 de julio de 2024
spot_img

La CIA, el asesinato de Lumumba y el ascenso de Mobutu

Traducción Alejandro Garvie

No pasó mucho tiempo para que la transición del Congo de colonia belga a estado soberano se volviera fea. Tanto la Unión Soviética como Estados Unidos vigilaban de cerca a este país rico en minerales situado en el corazón de África cuando, el 30 de junio de 1960, obtuvo su independencia bajo un gobierno elegido democráticamente y encabezado por el primer ministro Patrice Lumumba. Lumumba, un nacionalista carismático, encabezó el único partido en el parlamento con una base nacional, en lugar de étnica o regional. Sin embargo, a los pocos días, las tropas del Congo se amotinaron contra su cuerpo de oficiales exclusivamente blancos (un vestigio de la era colonial) y comenzaron a aterrorizar a la población europea. Bélgica respondió enviando fuerzas para volver a ocupar el país y ayudando a la provincia más rica del Congo, Katanga, a separarse. Estados Unidos, que rechazó los llamamientos de ayuda del nuevo gobierno congoleño, dio su apoyo a una misión de mantenimiento de la paz de la ONU, que esperaba obviaría cualquier solicitud congoleña de asistencia militar soviética. Pero Lumumba rápidamente entró en conflicto con la ONU por no haber podido expulsar a las tropas belgas y poner fin a la secesión de Katanga. Después de lanzar una serie de ultimátums cambiantes a la ONU, recurrió a Moscú en busca de ayuda, que respondió enviando aviones de transporte para llevar a las tropas de Lumumba a Katanga.

Fue entonces cuando la administración Eisenhower envió a la CIA. En las décadas siguientes, la narrativa dominante en los círculos de política exterior estadounidense describió la acción encubierta de Estados Unidos en el Congo como un éxito quirúrgico y de bajo costo. Incluso la investigación del Senado estadounidense de 1975 realizada por el Comité Church, que fue muy crítico con la CIA, concluyó que de las cinco campañas paramilitares encubiertas que estudió, la operación en el Congo fue la única que “logró sus objetivos”. Quienes sostienen este punto de vista atribuyen al gobierno estadounidense el haber evitado una confrontación militar directa con la Unión Soviética y China, al tiempo que frustraron los intentos de los comunistas de ganar influencia sobre un país africano clave. Reconocen que la CIA contribuyó a la caída de Lumumba, quien perdió una lucha por el poder con Joseph Mobutu, el jefe pro occidental del ejército del Congo, en septiembre de 1960. Pero sostienen que, aunque la CIA conspiró para asesinar a Lumumba -una vez incluso intentar que un recluta envenenara su pasta de dientes o su comida; nunca lo hizo, y no tuvo nada que ver con su eventual asesinato, en enero de 1961. También reconocen la contribución de la agencia a la derrota militar de los seguidores de Lumumba. En cuanto a Mobutu, que se convertiría en uno de los líderes más duraderos y venales de África, los defensores de la versión ortodoxa sostienen que sus errores sólo se hicieron evidentes más tarde, muchos años después de que la participación de la CIA hubiera llegado a su fin.

A lo largo de los años, muchos académicos y periodistas han cuestionado partes de esta ortodoxia, y la percepción pública ha comenzado a ponerse al día. Pero su caso se ha visto obstaculizado por la escasez de pruebas documentales oficiales. Sin embargo, recientemente han aparecido nuevas pruebas que pintan un panorama mucho más sombrío de lo que imaginaban incluso los críticos. Las fuentes clave incluyen archivos del Comité Church, que se han desclasificado lentamente durante los últimos 20 años; una investigación parlamentaria belga de 2001 sobre el asesinato de Lumumba; y un nuevo volumen, publicado el año pasado, de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, la serie del Departamento de Estado que presenta un registro documento por documento de la toma de decisiones de los Estados Unidos. El nuevo volumen, sobre el Congo, contiene el conjunto más amplio de documentos operativos de la CIA jamás publicado.

Hoy sabemos que, aunque la amenaza del comunismo en el Congo era bastante débil en el momento de la independencia del país, la CIA se dedicó a una intromisión política generalizada y a una acción paramilitar entre 1960 y 1968 para garantizar que el país mantuviera un gobierno prooccidental y ayudar a su patético ejército en el campo de batalla. Estos esfuerzos fueron tan amplios que en su momento se clasificaron como la mayor operación encubierta en la historia de la agencia, con un coste estimado de entre 90 y 150 millones de dólares-  en dólares actuales – sin contar los aviones, las armas y los servicios de transporte y mantenimiento proporcionados por el Departamento de Defensa. La CIA intervino en cada uno de los principales puntos de inflexión políticos del Congo durante el período y mantuvo una relación financiera y política con todos los jefes de su gobierno. Y, contrariamente a la conclusión del Comité Church, Lawrence Devlin, el jefe de la estación de la CIA en el Congo durante la mayor parte del período, tuvo influencia directa sobre los acontecimientos que llevaron a la muerte de Lumumba.

La intervención de Estados Unidos no sólo fue amplia, sino también maligna. El uso de sobornos y de la fuerza paramilitar por parte de la CIA logró mantener en el poder a una camarilla estrecha y políticamente débil durante la mayor parte de la primera década de independencia del Congo. Y la naturaleza misma de la ayuda de la CIA desanimó a los políticos congoleños a construir bases genuinas de apoyo y adoptar políticas responsables. El legado de clientes y técnicas de la agencia contribuyó a una espiral de decadencia de larga duración, que se caracterizó por la corrupción, la agitación política y la dependencia de la intervención militar occidental. El Estado era tan disfuncional que en 1997 se derrumbó por completo, dejando tras de sí una inestabilidad que continúa hasta hoy.

JUGAR A LA POLÍTICA

Al principio, la acción encubierta de Estados Unidos en el Congo fue de naturaleza exclusivamente política. A Washington le preocupaba que Lumumba fuera demasiado errático y demasiado cercano a los soviéticos y que, si permanecía en el poder, el Congo pudiera caer en un mayor caos y volverse comunista. Allen Dulles, director de la CIA, telegrafió a la estación de la CIA en Léopoldville, la capital, en agosto de 1960: “Concluimos que su destitución debe ser un objetivo urgente y primordial y que, en las condiciones existentes, esto debería ser una alta prioridad de nuestra acción encubierta.” Así, la estación de la CIA, junto con funcionarios de inteligencia belgas, subvencionó a dos senadores de la oposición que intentaron organizar un voto de censura contra el gobierno de Lumumba. El plan era que Joseph Kasavubu, presidente del Congo y rival de Lumumba, disolviera el gobierno después de la votación y nombrara a uno de los senadores como nuevo primer ministro. La CIA también financió manifestaciones callejeras, movimientos sindicales y propaganda contra Lumumba.

Pero Kasavubu, alentado por los belgas, se apresuró y despidió públicamente a Lumumba dos días antes de la celebración de la votación. Lumumba respondió negándose a retirarse y acentuando su dominio sobre el parlamento, que tendría que aprobar un nuevo gobierno. Devlin encontró rápidamente una solución al estancamiento en Mobutu, el jefe del Estado Mayor del ejército, de 29 años. En dos reuniones, Mobutu le dijo a Devlin que estaba trasladando tropas a la capital y pidió ayuda a Estados Unidos para actuar contra Lumumba. Devlin aceptó financiar sus esfuerzos y posteriormente dijo a los informantes de la CIA que, como dice el nuevo volumen de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, “este fue el comienzo del plan para que Mobutu se hiciera cargo del gobierno”. El 14 de septiembre, Mobutu anunció que suspendía el parlamento y la constitución. Despidió a Lumumba y se quedó con Kasavubu, pero ahora Mobutu era el poder detrás del trono.

La CIA corrió a su lado con más dinero, advertencias sobre complots de asesinato y recomendaciones para nombramientos ministeriales. Aconsejó a Mobutu que rechazara la reconciliación con Lumumba y, en cambio, lo arrestara a él y a sus asociados clave, consejo que Mobutu aceptó fácilmente. Devlin se convirtió no sólo en el pagador sino también en un influyente miembro de facto del gobierno que había ayudado a instalar. Su vehículo principal fue el llamado Grupo Binza, un grupo de aliados políticos de Mobutu que recibió su nombre del suburbio de Léopoldville donde vivía la mayoría de ellos. Entre ellos estaban el jefe de seguridad de Mobutu y sus ministros de Asuntos Exteriores y de Finanzas. En los meses posteriores al golpe, el grupo consultó a Devlin sobre importantes asuntos políticos y militares, especialmente los relacionados con Lumumba, que ahora estaba bajo arresto domiciliario pero protegido por tropas de la ONU.

El grupo casi siempre siguió el consejo de Devlin. En octubre, por ejemplo, Mobutu amenazó con ampliar su poder despidiendo al presidente Kasavubu, lo que habría privado al gobierno de su último atisbo de legitimidad política. Devlin lo convenció de que aceptara un compromiso en virtud del cual Mobutu trabajaría con un consejo de asociados, todos ellos pagados por la CIA, que elegiría a los ministros del gabinete de Kasavubu y controlaría el parlamento. Devlin también convenció al Grupo Binza de que abandonara un arriesgado plan para atacar el equipo de seguridad de Lumumba en la ONU y arrestarlo.

El 14 de enero de 1961, un líder del gobierno informó a Devlin que Lumumba, que había escapado de la protección de la ONU y había sido capturado por las tropas de Mobutu, estaba a punto de ser transferido a la provincia secesionista de Kasai del Sur, respaldada por Bélgica, cuyo líder había prometido asesinarlo. En su cable posterior del 17 de enero informando de este contacto crítico a la sede de la CIA, Devlin no dio ninguna indicación de haber expresado oposición al plan. Dada su íntima relación de trabajo con los gobernantes del Congo y sus anteriores intervenciones exitosas con ellos en relación con Lumumba, la postura permisiva de Devlin fue sin duda un factor importante en la decisión del gobierno de trasladar a Lumumba.

Pero Devlin hizo más que dar luz verde al traslado. También mantuvo deliberadamente a Washington al margen, una excepción en un programa encubierto que estaba siendo controlado de cerca por la CIA, el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional. El mismo día en que se le informó del posible traslado de Lumumba, Devlin se enteró de que el Departamento de Estado había denegado su urgente solicitud y la de la sede de la CIA de fondos para pagar a una guarnición clave del Congo al borde de un motín que amenazaba con devolver a Lumumba al poder. John F. Kennedy iba a asumir el cargo en seis días, y el Departamento de Estado consideró que la solicitud era “una cuestión de alta política” que debía esperar a que la nueva administración decidiera.

Al ver que su método preferido para impedir el regreso de Lumumba estaba bloqueado, Devlin pudo haber considerado el inminente traslado como un prometedor Plan B. Pero también sabía que, si informaba al cuartel general sobre el plan, éste consultaría al Departamento de Estado, que, dada su respuesta a su última solicitud, casi con toda seguridad habría considerado que la posición de Estados Unidos sobre el traslado era un asunto que debía tratar la administración entrante. Todo eso significaba que, si Washington hubiera estado plenamente informado sobre el complot, bien podría haber tratado de frenarlo a través de Devlin, el Grupo Binza y sus asesores belgas. Además, Devlin sabía que el equipo de transición de Kennedy estaba reconsiderando la política de línea dura del gobierno de Eisenhower hacia Lumumba. Así que, incluso mientras se comunicaba con el cuartel general sobre otros asuntos, Devlin retuvo información sobre el traslado planeado durante tres días, hasta que el traslado ya estaba en marcha. En un cambio de último minuto, Lumumba fue enviado a Katanga, la otra provincia secesionista apoyada por Bélgica, cuyo poderoso ministro del Interior había pedido repetidamente su cabellera. Cuando el cable de Devlin del 17 de enero llegó a Washington, Lumumba ya había sido asesinado a tiros en Katanga.

En lugar de poner fin a la lucha por el control del Congo, el asesinato de Lumumba sólo la intensificó. En agosto de 1961, Estados Unidos, bajo presión de la ONU y de un estado pro-Lumumba en el este del Congo, acordó que el parlamento congoleño debería volver a reunirse para seleccionar un nuevo gobierno nacional. Pero la CIA utilizó sobornos para asegurarse de que el nuevo gobierno estuviera dirigido por su aliado Cyrille Adoula. Si bien el acuerdo resultante para compartir el poder incluyó a algunos lumumbistas, como se llamaba a los partidarios de Lumumba, los puestos más importantes fueron para miembros del Grupo Binza (y el propio Mobutu siguió siendo jefe del ejército).

Una vez que Adoula asumió el cargo, la CIA le proporcionó una empresa de relaciones públicas para ayudarle a reforzar su imagen en el extranjero y un asesor que le escribió discursos. La CIA también sobornó al parlamento, al Grupo Binza, a un sindicato y a una organización de jefes tribales para que respaldaran al nuevo líder. Mientras tanto, Devlin seguía comportándose como un miembro del gobierno. A instancias del Grupo Binza, convenció a Adoula de que no hiciera concesiones a su viceprimer ministro lumumbista. Cuando Adoula decidió despedir a Mobutu, Devlin lo convenció de que abandonara la idea. Adoula incluso pidió a Devlin que sondeara a los líderes políticos para evaluar su propio apoyo parlamentario. En noviembre de 1961, después de sólo un año y medio en el cargo, Devlin telegrafió a la sede de la CIA que la agencia podría “atribuirse un gran crédito por la caída del gobierno de Lumumba, el éxito del golpe de Mobutu y un crédito considerable por el nombramiento de Adoula como primer ministro.”

EN EL AIRE

El gobierno de Adoula no funcionó tan bien como Washington esperaba: los soldados se vieron obligados a vivir de la tierra, funcionarios avariciosos saquearon el Tesoro y la inflación minó los ingresos de todos los demás. Después de que Adoula destituyó a casi todos sus ministros lumumbistas y disolvió el parlamento en 1963, los lumumbistas regresaron a sus provincias de origen y tomaron las armas. A principios de 1964, su rebelión se había extendido por casi la mitad del país. Alarmados por la insurgencia, el Grupo Binza y Kasavubu decidieron reemplazar a Adoula con alguien que pensaban que podría enfrentarla de manera más efectiva: Moise Tshombe, el ex líder secesionista de Katanga, cuyo gobierno separatista había asesinado a Lumumba en 1961. La CIA accedió al cambio, agregando a su nómina existente a partidarios tribales de Tshombe y otros políticos clave. También añadió un importante impulso paramilitar a su programa político en el Congo.

La agencia dotó al nuevo gobierno de Tshombe de una “fuerza aérea instantánea” para derrotar a los rebeldes, que entonces recibían una modesta ayuda financiera y de asesoramiento de los chinos. La unidad, compuesta principalmente por aviones estadounidenses pilotados por exiliados cubanos, permitió el avance de los mercenarios blancos (predominantemente sudafricanos y rodesianos) que lideraban las fuerzas del gobierno congoleño. En agosto de 1964, un comité del Consejo de Seguridad Nacional había aprobado un plan para 41 aviones de combate y transporte y casi 200 efectivos (tripulaciones aéreas cubanas y trabajadores de mantenimiento en tierra europeos). A principios de 1965, la CIA añadió a la combinación una pequeña armada, también integrada por cubanos, para obstaculizar los envíos de suministros militares a los rebeldes desde la vecina Tanzania al otro lado del lago Tanganyika.

Washington se estaba uniendo a un conflicto particularmente sangriento. Cuando tomaron las zonas controladas por los rebeldes, los mercenarios blancos y las fuerzas gubernamentales masacraron indiscriminadamente a los rebeldes y civiles que encontraron allí. Aunque no hubo un recuento sistemático de las víctimas, se estima que al menos 100.000 congoleños perecieron durante esta fase de la guerra. Los insurgentes mataron a unos 300 estadounidenses y europeos que habían tomado como rehenes tras la caída de Stanleyville, la capital rebelde.

En el otoño de 1965, el ejército congoleño y sus ayudantes extranjeros habían logrado en gran medida recuperar el control del país, pero surgía otra amenaza: la creciente competencia política entre el presidente Kasavubu y el primer ministro Tshombe. Tanto el gobierno de Estados Unidos como el Grupo Binza temían que el conflicto entre los dos hombres pudiera hacer que uno de los contendientes buscara el apoyo de los regímenes africanos más radicales. Cuando la crisis alcanzó su apogeo, Mobutu le dijo a Devlin que estaba considerando lanzar otro golpe, para reemplazar tanto a Kasavubu como a Tshombe, o encontrar alguna otra solución no identificada. El 22 de noviembre, Estados Unidos respondió aumentando la financiación de la CIA para los oficiales de Mobutu y dándole carta blanca a Mobutu para actuar como mejor le pareciera.

En tres días, Mobutu tomó el poder sin derramamiento de sangre, un resultado que Devlin llamó “la mejor solución posible”. La CIA respondió con aún más dinero, que Mobutu utilizó para pagar a oficiales clave, líderes políticos y jefes tribales. A lo largo de 1966 y 1967, la agencia envió información de inteligencia a Mobutu sobre las amenazas a su régimen, descubriendo una serie de complots importantes (uno de los cuales terminó con el ahorcamiento público de los presuntos conspiradores). Y la fuerza aérea encubierta de la CIA, junto con la ayuda manifiesta de transporte del Pentágono, ayudaron a Mobutu a defenderse de dos motines liderados por mercenarios.

En octubre de 1966, Mobutu expulsó al embajador de Estados Unidos por no mostrar el suficiente respeto por su nuevo estatus y dejó de solicitar su estipendio mensual de la CIA. Dos años después, Mobutu cambió de opinión y pidió a la CIA más dinero, que obtuvo. Para entonces, la CIA había cerrado su programa paramilitar y limitado su financiación política a cuatro personas clave, además de Mobutu. Desde la perspectiva estadounidense, sin más oposición legal que controlar y sin más rebeldes lumumbistas o mercenarios pro-Tshombe con los que luchar, el Congo podía pasar a recibir una asistencia militar y económica puramente abierta de Estados Unidos.

Lamentablemente, el panorama completo de la participación de la CIA en el Congo sigue parcialmente oculto. Preocupada por proteger sus fuentes y métodos, la agencia logró retrasar la publicación del nuevo volumen de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos durante más de una década. Y la versión que finalmente se publicó adopta un enfoque excesivamente cauteloso en lo que respecta a las redacciones: retiene cuatro documentos en su totalidad, reduce 22 en más de un párrafo, omite los costos financieros de actividades específicas e intenta proteger las identidades de los principales clientes congoleños de la CIA, además de Mobutu. Cinco décadas después de los hechos en cuestión, la mayoría de estas supresiones parecen difíciles de justificar, especialmente si se tiene en cuenta que historiadores, periodistas e incluso el propio Devlin ya han expuesto las identidades de los principales actores.

Aun así, está claro que los programas de la CIA de la década de 1960 distorsionaron la política congoleña durante las décadas siguientes. Esto no quiere decir que, en ausencia de la intromisión de Estados Unidos, el Congo habría establecido un gobierno representativo al estilo occidental. Pero incluso en una región con muchas autocracias, el país se ha destacado por su extrema disfunción. Desde la intervención de la CIA, los líderes del Congo se han distinguido por una combinación única de cualidades: escasa legitimidad política, poca capacidad para gobernar y una corrupción tan extendida que devora instituciones y normas. En los años posteriores a la acción encubierta de Estados Unidos, estas cualidades condujeron al desastre económico, la inestabilidad política recurrente y la intervención militar occidental. Finalmente, en 1997, los rebeldes encabezados por un ex lumumbista y respaldados por fuerzas militares de Ruanda, Uganda y Angola expulsaron a Mobutu, lo que provocó una guerra regional que mataría a más de tres millones y medio de personas durante la siguiente década.

Por supuesto, el principal autor de todo este desgobierno fue Mobutu. Pero dado que nunca habría podido consolidar el control si no fuera por el dinero en efectivo de la CIA que distribuyó a sus aliados, como él mismo admitió ante la agencia, Estados Unidos debe asumir cierta responsabilidad por lo que Mobutu provocó. Además, las técnicas predominantes de la CIA (corrupción y fuerza externa) constituyeron un tutorial sobre gobernanza irresponsable. Destetados por los sobornos de la agencia, Mobutu y sus asociados nunca tuvieron que competir por el afecto del público en general y desarrollar una base política real y no tuvieron incentivos para hacer un buen uso de los recursos del Estado. Y como Mobutu podía depender del apoyo paramilitar de la CIA, no sintió ninguna presión para desarrollar ni siquiera un ejército mínimamente capaz. De hecho, aunque logró ser nombrado jefe del Estado Mayor del ejército en el caos de la independencia, era un líder militar incompetente. En 1964, según Averell Harriman, subsecretario de Estado para asuntos políticos de Estados Unidos, su ejército había demostrado su “inutilidad”, siendo incapaz de asegurar territorios clave sin la ayuda de mercenarios extranjeros. Mobutu tenía un inmenso talento, por supuesto, en la habilidad que los estadounidenses le habían enseñado: engatusar a puro soborno. En dos ocasiones incluso convenció a Devlin para que le reembolsara fondos del ejército que, según afirmaba, habían utilizado para gastos no autorizados u objetivos de la CIA, argumentando que, si sus rivales descubrían el mal uso, podrían acusarlo de corrupción.

Los funcionarios estadounidenses ajenos a la CIA se enteraron de los defectos de Mobutu desde el principio. Tras el golpe de 1965, un memorando del Departamento de Estado advertía: “Es demasiado pronto para discernir dónde trazará Mobutu la línea entre la corrupción y el uso ‘normal’ de pagos y clientelismo para facilitar las operaciones gubernamentales”.

Durante los motines de los mercenarios blancos de 1966 y 1967, los cables y memorandos estadounidenses fueron mordaces. Un memorando del Consejo de Seguridad Nacional al jefe de gabinete de la Casa Blanca describía a Mobutu como “algo inepto y sus posibilidades de sacar adelante al Congo por sus propios medios son realmente remotas”.

El embajador de Estados Unidos en el Congo, Robert McBride, calificó a Mobutu de “irracional” y “altamente inestable”. El entonces asesor de seguridad nacional del presidente Lyndon Johnson, Walt Rostow, lo llamó “un hombre irritante y a menudo estúpido” que “puede ser cruel hasta el punto de la inhumanidad”. En 1968, McBride envió un cable al Departamento de Estado en el que tomaba nota del nuevo avión de lujo del presidente, del plan para parques inspirados en Versalles, de las ideas de construir una réplica de la Basílica de San Pedro en cada una de las tres ciudades más grandes del Congo y de la adquisición de una villa suiza, McBride concluyó: “Creo que no se puede hacer nada para frenar estos frívolos gastos presidenciales porque aparentemente Mobutu se ha alzado con una grandilocuencia parecida a un suflé. Siento que para llamarle la atención sobre los peligros de este tipo de cosas. . . Sería incurrir en ira instantánea. Sin embargo, consideré que debería hacerse un breve informe sobre [este] lamentable fenómeno porque creo que es el problema más grave que enfrenta el Congo en estos momentos y la culpa es del Presidente y el gasto incontrolable emana directamente de él. Además, se me ocurrió que esto podría tener un efecto en las políticas estadounidenses hacia el actual régimen en el Congo.”

NUESTRO HOMBRE

Lo que McBride parecía no darse cuenta era que ocho años de acción encubierta habían hecho mucho para descartar cualquier política alternativa de Estados Unidos, entonces o nunca. La CIA no sólo había promovido un régimen, sino que le había dado el sello de “made in America” para los futuros responsables políticos de Washington. Mientras el gobierno de Mobutu se tambaleaba de una crisis a otra, siguió disfrutando de la ayuda financiera y militar de Estados Unidos y Occidente. A lo largo de los años, muchos en el Congreso y algunos disidentes en el Departamento de Estado instaron al gobierno de Estados Unidos a impulsar reformas económicas y políticas en el país que Mobutu había rebautizado como Zaire en 1971. De no ser así, decían, debía distanciarse de Mobutu y cultivar vínculos políticos con la oposición. Cuando terminó la Guerra Fría, el Congreso finalmente cortó la asistencia militar y no humanitaria. Sin embargo, incluso después, cuando el régimen entraba en sus estertores de muerte, los funcionarios estadounidenses no pudieron decidirse a abandonarlo y apoyar la transición democrática pacífica propuesta por la creciente oposición.

Aferrarse a un dictador amigo de larga data, incluso cuando sus defectos se vuelven más riesgosos para los intereses estadounidenses, es una patología bien conocida de la política exterior estadounidense. En el caso del Congo, la relación había sido creada y alimentada por la acción encubierta de la CIA. Esto le dio un aura especial de intimidad, visible en el lenguaje posesivo que los funcionarios estadounidenses utilizaron al referirse a Mobutu. Para Devlin, Mobutu se convirtió en “casi nuestra única ancla a barlovento”. Durante la escalada de la batalla entre Kasavubu y Tshombe, Harold Saunders, miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional, escribió que Mobutu debería ser quien resolviera el conflicto -por medios militares si fuera necesario- porque “él ya es nuestro hombre”. Diez años después del golpe posterior, Edward Mulcahy, subsecretario de Estado adjunto para asuntos africanos, testificó en el Congreso: “Tenemos… un lugar cálido en nuestros corazones para el Presidente Mobutu. En un momento en que nuestra ayuda y asesoramiento eran críticos para el desarrollo de Zaire, él fue lo suficientemente bueno -y podría decir lo suficientemente sabio- para aceptar nuestras sugerencias y nuestros consejos para el gran beneficio del Estado”.

Al igual que otros compromisos cuestionables, el prolongado apoyo de Estados Unidos a Mobutu se justificó como necesario porque no había otra alternativa que el caos. En realidad, Washington desperdició oportunidades de impulsar reformas importantes. Después de que los exiliados congoleños de Angola invadieron Zaire sin éxito dos veces a fines de los años setenta, Estados Unidos no utilizó la influencia que le proporcionó la intervención militar occidental resultante para buscar un gobierno más incluyente. Durante la agitación opositora que arrasó Zaire en los años ochenta, se negó a apoyar la demanda popular de un segundo partido. Incluso cuando un fuerte movimiento democrático obligó a Mobutu a hacer concesiones políticas a principios de los años noventa, la administración de George H. W. Bush impidió que Herman Cohen, su secretario de Estado adjunto para Asuntos Africanos, pidiera la renuncia de Mobutu después de que éste incumpliera sus compromisos. Y aunque la administración Clinton prohibió las visas para los asociados de Mobutu, también respaldó su ridículo plan de “elecciones libres”.

Las acciones encubiertas dieron lugar a un gobierno congoleño que, en gran medida, apoyó la política exterior estadounidense, pero constituyeron una carga para la diplomacia estadounidense en África durante décadas. En particular, el derrocamiento y asesinato de Lumumba y el apoyo a los mercenarios blancos de Tshombe enfurecieron a los nacionalistas africanos y deterioraron las relaciones de Estados Unidos con muchos países clave, entre ellos Argelia, Ghana, Kenia y Tanzania; estas acciones también provocaron el antagonismo de los movimientos de liberación en Angola, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabwe. El resentimiento y la sospecha que generó el programa de la CIA en el Congo se apaciguaron ligeramente a medida que la intervención de la agencia allí declinaba, pero nunca desaparecieron y resurgirían a lo largo de los años setenta y ochenta, cada vez que Occidente (y en particular la CIA) intervinieron en la región.

¿UN CONGO COMUNISTA?

La raíz de la intervención de la CIA en el Congo fue un análisis exagerado de la amenaza comunista. Los estudiosos del Congo se han mostrado escépticos durante mucho tiempo ante la idea de que, si Lumumba hubiera permanecido en el poder, su gobierno habría caído bajo el dominio de la Unión Soviética o China. En ese momento, incluso algunos funcionarios estadounidenses tenían dudas. En 1962, poco después de retirarse como director de la CIA, Dulles admitió: “Creo que sobreestimamos el peligro soviético, digamos, en el Congo”. El documento político inicial de la administración Kennedy, pronto modificado, abogaba por un gobierno de base amplia integrado por “todos los principales elementos políticos del Congo”, al que seguiría la liberación de Lumumba. Incluso en el apogeo de la rebelión, en 1964, el asesor de seguridad nacional McGeorge Bundy le escribió a Johnson: “Lo que no está muy claro es hasta qué punto la mano china está en los esfuerzos rebeldes. Harriman cree que es bastante profundo; la mayor parte de la comunidad de inteligencia piensa que es más marginal”. En noviembre de 1964, Michael Hoyt –el cónsul estadounidense en Stanleyville, en poder de los rebeldes, que acababa de ser liberado de más de tres meses de cautiverio– informó a los responsables políticos que los líderes de la insurgencia lumumbista estaban “dentro del espectro político congoleño” y que fueron “esencialmente pragmáticos y siguieron sus propios intereses”.

Los escépticos tenían razón: Lumumba nunca fue comunista y no se habría rendido ante el control extranjero. Él y sus partidarios habían curtido sus dientes políticos en la lucha contra el colonialismo y consideraban anatema cualquier forma de dominación externa. Estaban mucho más interesados ​​en el no alineamiento y los extranjeros con los que se identificaban eran otros líderes independentistas africanos, no Jruschov o Mao. Lumumba y sus seguidores también comprendían que el mundo comunista nunca podría reemplazar la enorme inversión europea y los 10.000 técnicos belgas que sirvieron de base a la economía del Congo orientada hacia Occidente. Incluso cuando aceptaron la ayuda militar soviética para ayudar a reunificar su país o impugnar su exclusión política, siguieron pidiendo apoyo a Estados Unidos, al resto de Occidente y a otros países africanos. Sin embargo, Washington se negó a ayudar.

Los archivos del antiguo bloque soviético confirman que, si bien Moscú estaba deseoso de aprovechar al máximo las dificultades de Occidente en el Congo, entendía que Lumumba y sus seguidores no eran marxistas y, en consecuencia, les dio un respaldo limitado. Tras el golpe de Estado de Mobutu en 1960, Moscú retiró dócilmente sus aviones y asesores militares del país y no hizo nada para ayudar a Lumumba. Brindó poca ayuda a sus sucesores hasta que el asesinato de Lumumba y la captura de Stanleyville por mercenarios blancos indignaron al resto de África. Incluso entonces, la Unión Soviética envió armas, pero no asesores que enseñaran a los destinatarios a utilizarlas. La ayuda militar soviética y china también se vio limitada por la necesidad de conseguir derechos de transporte a través de los estados africanos vecinos, algo que no siempre se conseguía.

En retrospectiva, resulta evidente que los funcionarios estadounidenses que dirigían la política congoleña proyectaron de manera inapropiada sus experiencias de la Guerra Fría en Europa, Asia y América Latina en África, donde las condiciones eran completamente diferentes. En el Congo no había habido ocupación militar soviética ni ningún partido o cuadros marxistas o comunistas importantes. Trágicamente, Washington rechazó una política alternativa: entablar un diálogo diplomático con Lumumba y sus sucesores como parte de un esfuerzo amplio por mantener la Guerra Fría fuera del Congo. En cambio, ungió a Mobutu y a otros miembros del Grupo Binza como herederos de Bélgica. A pesar de su impaciencia e inexperiencia, Lumumba representaba la mejor esperanza de su país para una era poscolonial exitosa. Hay motivos para creer que trabajar con él y otras fuerzas democráticas incipientes habría sido más beneficioso tanto para Estados Unidos como para el Congo.

https://www.foreignaffairs.com/democratic-republic-congo/what-happened-congo-lumumba-mobutu

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor